Matsuo Bashō

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Matsuo Bashō
Retrato de Bashō, pintado por Yokoi Kinkoku (1761-1832) en una colección dedicada a los poetas y sus haikús (ed. 1820). Incluye, caligrafiado, el famoso haiku: «Un viejo estanque Una rana que salta: el sonido del agua».
Retrato de Bashō, pintado por Yokoi Kinkoku (1761-1832) en una colección dedicada a los poetas y sus haikús (ed. 1820). Incluye, caligrafiado, el famoso haiku:
«Un viejo estanque
Una rana que salta:
el sonido del agua».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 326 años.
Icon PD.svg

Matsuo Bashō (Ueno, 1644-Osaka, 28 de noviembre de 1694) fue un caminante y poeta japonés considerado como uno de los cuatro grandes maestros del haiku, junto a Yosa Buson, Kobayashi Issa y Masaoka Shiki.

Citas[editar]

  • «Hay muchos que escriben versos, pero pocos que se atienen a las reglas del corazón».
    • Nota: De una carta de Bashō a su amigo Banzan.[1]
  • «Hierbas de estío:
    ruinas son de sueños
    de paladines».[2]
  • «No sigas las huellas de los antiguos. Busca lo que ellos buscaron».[3]
    • Fuente: Citado originalmente por R. H. Blyth en Haiku vol. I, p. 329.
  • «Si hay un extraño placer en imaginar el paisaje velado por la lluvia, más hermoso nos parecerá bajo un cielo despejado».[4]
    • Fuente: Senda de Oku
  • «[Todo indica que] Bashō concibe la enseñanza del haiku como un camino de vida (...) y en el seno de la naturaleza, se trata de encontrar nuestra propia naturaleza».[5]

Haikus de Bashō citados por otros autores[editar]

  • «Bajo un mismo techo
    durmieron las cortesanas,
    la luna y el trébol».
  • «Habiendo enfermado en el camino,
    mis sueños
    merodean por páramos yermos.[7]
    • Nota: Comunicado por el propio Bashō a sus alumnos, poco antes de morir, a modo de epitafio.
  • «Un viejo estanque;
    al zambullirse una rana,
    ruido del agua». [Furuike ya / Kawazu / tobikomu / mizu / no / oto] (1686).[8]
    • Nota: Considerado por los propios alumnos y seguidores de Bashō como el modelo esencial de la ‘estética haikai’, donde el maestro utiliza «una imagen visual para captar el momento de la verdad».[9][10]

Citas sobre Bashō, por autor[editar]

  • «Casi todo el aroma de Basho se ha perdido en la traducción».[12]
  • «En atuendo de viajante,
    una grulla en las lluvias tardías de otoño:
    El venerable maestro Bashoo».[13]
  • «Habiendo pasado Bashoo,
    todavía el año
    no ha atardecido tras él».[14]
  • «Los japoneses creen evidentemente que el poeta francés Rimbaud pueda ser entendido en Japón, pero que Basho, el maestro del haiku, no puede ser comprendio por los no-japoneses».[15]
    • Kuwabara Takeo

Referencias[editar]

  1. Rodríguez-Izquierdo (1972), p. 69.
  2. Basho (1993), p. 71.
  3. Rodríguez-Izquierdo (1972), p. 68.
  4. Basho (1993), p. 85.
  5. Rodríguez-Izquierdo (1972), pp. 71-72.
  6. Basho (1993), p. 13.
  7. Rodríguez-Izquierdo (1972), pp. 82 y 285.
  8. Rodríguez-Izquierdo (1972), p. 279.
  9. Rodríguez-Izquierdo (1972), pp. 76-81.
  10. Ueda, Makoto. The Master Haiku Poet, Matsuo Bashō. Tokyo: Kodansha International, 1982. ISBN 0-87011-553-7. Página 138.
  11. Rodríguez-Izquierdo (1972), p. 67.
  12. Basho (1993), p. 15.
  13. Rodríguez-Izquierdo (1972), p. 272.
  14. Rodríguez-Izquierdo (1972), p. 7.
  15. Basho (1993), p. 15.

Bibliografía[editar]

  • Basho, Matsuo; Antonio Cabezas, ed. y trad. (1993). Senda de Oku. Hiperión.  ISBN 978-847517390X