José Lezama Lima

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
(Redirigido desde «Lezama Lima»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
José Lezama Lima
«La luz es el primer animal visible de lo invisible».
«La luz es el primer animal visible de lo invisible».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 43 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

José Lezama Lima (La Habana, 19 de diciembre de 1910 — ib., 9 de agosto de 1976) fue un poeta, novelista y ensayista cubano, autor de Paradiso (1966).

Citas[editar]

  • «Cada día que pasa siento la nostalgia de la familia ¿cuántas veces no lo he repetido? Nunca podré ser un ser feliz, pues si tuviese la familia me faltaría la tierra, aunque realmente me conformo con muy poco, pero ya estoy convencido hasta colmar la copa que nunca podré ser feliz, pues soy de esa raza de los que siempre le falta la otra mitad. Toda mi vida he sentido un anhelo, un deseo, que ni yo mismo puedo precisar, pero que es tan poderoso que todavía basta para mantenerme en pie».[1]
  • «El verdadero rey forma la estatua del humo para colocarla en el recodo más frío de la perfección».[2]
    • Fuente: Poesía completa, 1988.
  • «En los milenios, exigidos por una cultura, donde la imagen actúa sobre determinadas circunstancias históricas excepcionales, al convertirse el hecho en una viviente causalidad metafórica, es donde se sitúan esas eras imaginarias. La historia de la poesía no puede ser otra cosa que el estudio y la expresión de las eras imaginarias».[3]
    • Fuente: A partir de la poesía, 1988.
  • «Heidegger sostiene que el hombre es un ser para la muerte; todo poeta, sin embargo, crea la resurrección, entona ante la muerte un hurra victorioso. Y si alguno piensa que exagero, quedará preso de los desastres, del demonio y de los círculos infernales».
    • Fuente: Muerte de Narciso: antología poética.[4]
  • «La grandeza del hombre consiste en que puede asimilar lo que le es desconocido. Asimilar, en la profundidad, es dar respuesta».[5]
    • Fuente: Paradiso, 1966.
  • «Mi madre guardó siempre el culto del coronel Lezama: una tarde, cuando jugábamos con ella a los yaquis, advertimos, en el círculo que iban formando las piezas, una figura que se parecía al rostro de nuestro padre. Lloramos todos, pero aquella imagen patriarcal nos dio una unidad suprema e instaló en Mamá la idea de que mi destino era contar la historia de la familia».[7]
  • «Sólo lo difícil es estimulante; sólo la resistencia que nos reta, es capaz de enarcar, suscitar y mantener nuestra potencia de conocimiento».[8]
    • Fuente: La expresión americana, 1957.
  • «Un día vi en el zoológico un oso tibetano, se siente siempre intranquilo, aunque nada a su alrededor tienda a irritarlo, gira, persigue un enemigo que no llega, enarca las orejas, escarba, mira con odio a una invisible fruta que descuelga. Exteriormente impasible, pero por dentro la inútil intranquilidad del oso tibetano. ¿Cuál será su sueño? ¿Cómo hacer que ocurran al mismo tiempo la amistad visible y la enemistad invisible?».[9]
    • Fuente: Paradiso, 1966.

Citas sobre el autor y su obra[editar]

  • «En apariencia inclinado hacia lo más remoto de un pasado universal, entre real y mítico, Lezama buscó incansablemente las raíces del presente cubano, del hombre cubano, y al hacerlo iluminó los subsuelos mentales, las capas profundas de toda América Latina».[10]
  • «Leo Paradisso [sic] poco a poco, con creciente asombro y deslumbramiento.[...] Una obra en la que Ud. cumple la promesa que le hicieron al español de América Sor Juana, Lugones y unos cuantos más».[11][12]
  • «Lezama fue escritor de una palabra golosa, henchida de barruntos sobre las más extraordinarias imaginerías. [...] La estética de Lezama es la estética de la intuición y de lo intuitivo: percepción primaria donde se encuentran todas las clarividencias».[13]

Referencias[editar]

  1. La carta secreta de Lezama Lima. Artículo de Roger Salas publicado en El País del 23 de diciembre de 2012, a propósito de la edición del facsímil de una misiva inédita del poeta cubano a su hermana Rosa, más una copia firmada del poema 'La madre'.
  2. Lezama Lima (1988), p. 62.
  3. José Lezama Lima, «A partir de la poesía», en Confluencias: selección de ensayos, selección y prólogo de Abel Prieto, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1988, p. 394]
  4. José Lezama Lima (en el prólogo de ‎David Huerta a: 'Muerte de Narciso' (1988); página 10
  5. Lezama Lima (1996), p. 248.
  6. Citado por Antonio Gamoneda, como introducción al Cecilia y otros poemas. 1ª ed. Madrid, Fondo de Cultura Económica de España, 2007; ISBN 8437505947. Página 13.
  7. José Lezama Lima: el peregrino inmóvil. Ent. Tomás Eloy Martínez. Primera Plana, No. 280, pp. 58-61, Buenos Aires, 7-13 mayo, 1968.
  8. José Lezama Lima. José Lezama Lima, "Mitos y cansancio clásico", en La expresión americana, Fondo de Cultura Económica, México, 1993]
  9. Lezama Lima (1996), p. 84.
  10. Julio Cortázar,«Alto fanal presente», en Papeles inesperados, Alfaguara, Buenos Aires, 2009, p. 366
  11. Carta de Octavio Paz a José Lezama Lima, fechada el 3 de abril de 1967 en Delhi, citada por Susana Zaragoza Huerta en «José Lezama Lima o las "apologías eleáticas" mexicanas», incluido en Nueve Délficos, Ensayos sobre Lezama, Verbum, Madrid, 2014, pp. 49-50. Zaragoza Huerta señala que la carta fue publicada originalmente en la Serie Valoración Múltiple de la Casa de las Américas en 1970, y aparece citada parcialmente, con algunas modificaciones, en Cartas (1939 - 1976), editorial Orígenes, Madrid, 1979, volumen editado por Eloísa Lezama Lima que recoge la correspondencia de su hermano.
  12. México en Lezama La Jornada, 4.4.2010, acceso 19.9.2016
  13. Rafael Fauquié, «Escribir la extrañeza», revista Espéculo n° 29, Universidad Complutense de Madrid, 2005.

Bibliografía[editar]