Historia de dos ciudades

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Historia de dos ciudades
Obra original
Título original A Tale of Two Cities
Autor Charles Dickens
Editorial Chapman & Hall
Publicación 1859 (hace 160 años)
Idioma inglés
País Inglaterra
Género Novela histórica, novela social
Enlaces externos
Wikipedia-logo.png Artículo en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Charles Dickens- A Tale of Two Cities-With Illustrations by H K Browne, 1859.jpg

Historia de dos ciudades es una novela histórica de Charles Dickens, publicada en 1859, ambientada durante la Revolución francesa.[1]

Citas[editar]

  • «Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada; caminábamos en derechura al cielo y nos extraviábamos por el camino opuesto. En una palabra, aquella época era tan parecida a la actual, que nuestras más notables autoridades insisten en que, tanto en lo que se refiere al bien como al mal, sólo es aceptable la comparación en grado superlativo».
  • «Para quien se toma el trabajo de reflexionar sobre este punto, es muy sorprendente que los hombres estén hechos de tal modo que constituyen un misterio insondable los unos para los otros».
    • Oración de apertura del capitulo III ("Las sombras de la noche"), del libro primero.
  • «Es verdad que el país sigue con sus hijos el mismo principio que Tellsone, y deshereda a los que comenten el error de pensar en la transformación de las antiguas leyes y costumbres, reconocidas como malas hace mucho tiempo, pero que por eso mismo son más respetables».
    • Capitulo I ("Cinco años después"), del libro segundo.
La carmañola
  • «Se volvían a dar las manos, se tomaban de la cabeza, se separaban uno a uno y dos a dos, y recomponiendo la rueda, la hacían girar en dirección inversa. Hubo una pausa. Cada cual siguió el compás con estrépito; la masa se dividió en filas a lo largo de la calle, y los bailarines de ambos sexos empezaron a correr con la cabeza baja y las manos levantadas, lanzando espantosos alaridos».
    • Fragmento de la descripción del baile de "la Carmañola".

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]