Hans-Hermann Hoppe

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Hans-Hermann Hoppe
«La historia es en última instancia determinada por ideas, y las ideas pueden, al menos en principio, cambiar casi instantáneamente».
«La historia es en última instancia determinada por ideas, y las ideas pueden, al menos en principio, cambiar casi instantáneamente».
Véase también
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona actualmente viva.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Hans-Hermann Hoppe (n. Peine; 2 de septiembre de 1949) es un economista alemán de la Escuela Austríaca, filósofo anarco-capitalista (libertario), y profesor en la Universidad de Nevada, en Las Vegas.

Citas[editar]

Sobre la democracia[editar]

  • En cuanto a la condición moral del gobierno de la mayoría, debe ser señalado que permite que A y B se unan para despojar a C, C y A a su vez se unen para despojar a B, y luego B y C conspiran contra A, y así sucesivamente.
    • Democracia - El Dios que Falló: La Economía y Política de la Monarquía, la Democracia, y del Orden Natural (Transaction: 2001): 104
  • Previsiblemente, bajo condiciones democráticas la tendencia de todo monopolio - de aumentar los precios y reducir la calidad - sólo será más pronunciada. En lugar de un príncipe que considera al país como su propiedad privada, un tutor temporal es puesto a cargo del país. Él no es dueño del país, pero mientras está en el cargo se le permite usarlo para ventaja propia y de sus protegidos. Él es dueño de su uso actual - usufructo - pero no de su capital. Esto no eliminará la explotación. Al contrario, hará que la explotación sea menos calculada y llevada a cabo con poca o nula relación al capital, es decir, de forma cortoplacista. Por otra parte, la perversión de la justicia ahora procederá aún más rápido. En lugar de proteger los derechos de propiedad privada pre-existentes, el gobierno democrático se convierte en una máquina para la redistribución de los derechos de propiedad existentes en nombre de la ilusoria 'seguridad social'.
  • El modelo americano - la democracia - debe ser considerado como un error histórico, tanto económica como moralmente. La democracia promueve la miopía, el desperdicio de capital, la irresponsabilidad y el relativismo moral. Conduce a redistribución permanente y obligatoria de la riqueza y la renta y a la inseguridad jurídica. Es contraproducente. Promueve la demagogia y el igualitarismo. Es agresiva y potencialmente totalitaria internamente, vis-à-vis de la propia población, así como externamente. En suma, se conduce a un espectacular crecimiento del poder estatal, que se manifiesta por la cantidad de ingresos gubernamentales y de la riqueza parasitariamente apropiados - por medio de impuestos y expropiación - en relación a la cantidad de ingresos privados y riqueza adquiridos productivamente - a través del intercambio de mercado -, y por la variedad y la invasividad de la legislación estatal. La democracia está condenada al colapso, tal como el comunismo soviético estaba condenado al colapso.

Sobre promover el libertarismo[editar]

  • Tenemos que promover la idea de la secesión. O más específicamente, debemos promover la idea de un mundo compuesto de decenas de miles de distritos diferentes, regiones y cantones, y cientos de miles de ciudades libres independientes, como las rarezas actuales de Mónaco, Andorra, San Marino, Liechtenstein, Hong Kong y Singapur. Oportunidades de migración por motivos económicos aumentadas en gran medida por tanto resultrían, y el mundo sería uno de pequeños gobiernos liberales [clásicos] integrados económicamente a través del libre comercio y de un dinero mercancía internacional como el oro.

Sobre las crisis económicas[editar]

  • Tan pronto como una crisis estalla, dentro del marco institucional dado, el mismo error se cometerá una y otra vez, en una escala más y más grande. Toda crisis futura será más grande que la crisis que tuvimos antes.

Sobre la explotación[editar]

  • "Explotación caracterizaba la relación entre esclavo y esclavista, y entre el siervo y el señor feudal. Pero explotación no hay en un capitalismo ‘limpio’. La diferencia básica aquí es el reconocimiento del principio de apropiación originaria: El campesino en el sistema feudal es explotado porque no tiene control exclusivo sobre la tierra de la que él se apropio legítimamente. De la misma forma el esclavo es explotado porque no tiene control exclusivo sobre su cuerpo. Las ganancias del esclavista son las pérdidas del esclavo —un juego de suma cero. Pero si al contrario, cada uno tiene control sobre su propio cuerpo, si cada uno es un trabajador libre, y todos actúan respetando el principio de apropiación originaria, respetando las reglas de propiedad, entonces no puede haber explotación".
    • Economía y ética de la propiedad privada
  • "Explotación sólo existe con cualquier desviación del principio de apropiación originaria".
    • Economía y ética de la propiedad privada

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]