George Perkins Marsh

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
George Perkins Marsh
«El hombre es en todas partes un agente perturbador. Dondequiera que planta sus pies, las armonías de la naturaleza se convierten en discordias».
«El hombre es en todas partes un agente perturbador. Dondequiera que planta sus pies, las armonías de la naturaleza se convierten en discordias».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 138 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

George Perkins Marsh (Woodstock (Vermont), Estados Unidos, 15 de marzo de 1801 - Reggello, Italia, 23 de julio de 1882) fue un diplomático, filólogo y conservacionista estadounidense, considerado por algunos como el primer ecologista de Estados Unidos.[1]. Fue miembro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos por el estado de Vermont. El Parque Histórico Nacional Marsh-Billings-Rockefeller de Vermont toma su nombre, en parte, en honor de Marsh.

Citas[editar]

  • «El hombre es en todas partes un agente perturbador. Dondequiera que planta sus pies, las armonías de la naturaleza se convierten en discordias».[2]
  • «La visión es una habilidad; ver es un arte».[3]
  • «La ecuación de la vida animal y vegetal es un problema demasiado complicado de resolver para la inteligencia humana, y nunca podremos saber cuanta perturbación producimos en las armonías de la naturaleza cuando lanzamos la piedra más pequeña al océano de la vida orgánica».[4]
  • «La gran pregunta es si el hombre pertenece a la naturaleza o está por encima de ella».[5]
  • «La mejora de los árboles de los bosques es un trabajo de siglos. Tanta más razón para comenzar ahora».[6]
  • «Mientras que la piel del castor fue ampliamente usada como material para fabricar sombreros finos, su precio era muy alto, y la persecución de este cuadrúpedo fue tan grande que los naturalistas temieron su rápida desaparición. Cuando un fabricante parisino inventó el sombrero de seda, que pronto fue de uso casi universal, la demanda de pieles de castores cayó, y este animal... inmediatamente comenzó a proliferar, reapareciendo en refugios que había abandonado mucho tiempo antes, y sin que ya pudiera ser considerado tan escaso como para estar en peligro inmediato de extinción. Así, la comodidad o el capricho de la moda de París ha ejercido una influencia inconsciente que pudo afectar sensiblemente la geografía física de un continente lejano».[sin fuentes]

Referencias[editar]

  1. No. 595: George Perkins Marsh
  2. George Perkins Marsh: Man and Nature, (1864), 36.
  3. George Perkins Marsh: Man and Nature, (1864), 36.
  4. George Perkins Marsh: Man and Nature, (1864), 103.
  5. George Perkins Marsh: Man and Nature, (1864), 549.
  6. Carta a C. S. Sargent, 12 de junio de 1879. Citado en: David Lowenthal, George Perkins Marsh: Versatile Vermonter (1958), 255.