Frederick Soddy

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Frederick Soddy
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikidata-logo-en.svg Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 65 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Frederick Soddy (Eastbourne, Inglaterra, 2 de septiembre de 1877-Brighton, 22 de septiembre de 1956) fue un químico y catedrático inglés. Recibió el Premio Nobel de Química en 1921.

Citas[editar]

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «Algunas de las creencias y leyendas que nos legó la antigüedad están tan universal y firmemente establecidas que nos hemos acostumbrado a considerarlas como si fueran casi tan antiguas como la humanidad misma. Sin embargo, nos sentimos tentados a preguntarnos hasta qué punto el hecho de que algunas de estas creencias y leyendas tengan tantas características en común se debe al azar, y si la similitud entre ellas no puede apuntar a la existencia de una civilización antigua, totalmente desconocida e insospechada de la que han desaparecido todos los otros rastros».[1]
  • «Como hombres de ciencia todos hemos sentido, sin duda, que nuestros colegas se han vuelto cada vez más eficientes al asumir su trabajo, que ha sido puesto a menudo como fundamento de aplicaciones que conducirían al desastre. Pero, al igual que el pecado es para el moralista y el crimen para el jurista, así es la ignorancia para el hombre de ciencia. En nuestro ámbito, el conocimiento y la ignorancia son enemigos inmemoriales.
    Los hombres de ciencia difícilmente pueden escapar de la acusación de la ignorancia en relación con el efecto preciso del impacto de la ciencia moderna sobre el modo de vida de las personas y sobre su civilización. Para ellos, tal acusación es peor que la de un crimen».[2]
  • «La pasión dominante de la época es convertir la riqueza en deuda para derivar de ella un ingreso futuro permanente: convertir la riqueza que perece en deuda duradera, deuda que no se pudre, no cuesta nada mantener y genera un interés perenne».
    • Original: «The ruling passion of the age is to convert wealth into debt in order to derive a permanent future income from it - to convert wealth that perishes into debt that endures, debt that does not rot, costs nothing to maintain, and brings in perennial interest». [3]
  • «La química ha sido calificada por los físicos como la parte desordenada de la física, pero esa no es razón por la que los físicos se puedan permitir hacer un lío de la química cuando la invaden».[4]
  • «Ya no nos queda nada sino endeudarnos cada vez más con el sistema bancario con el fin de proporcionar las cantidades crecientes de dinero que la nación requiere para su expansión y crecimiento.
    Nuestro sistema monetario no es nada más que un truco de confianza ..
    El "poder del dinero", que ha sido capaz de eclipsar al gobierno ostensiblemente responsable no es el poder de los meramente ultra-ricos, sino que no es nada más ni menos que una nueva técnica para destruir dinero añadiendo y retirando cifras en los libros de contabilidad de los bancos, sin la menor preocupación por los intereses de la comunidad o por el verdadero papel que el dinero debe cumplir en ella...
    Permitir que se convierta en una fuente de ingresos para los emisores privados es crear, en primer lugar, un brazo secreto e ilícito de gobierno y, por último, una potencia rival lo suficientemente fuerte como para derrocar en última instancia, todas las otras formas de gobierno...
    Un sistema monetario honesto, la única alternativa».[5]

Referencias[editar]

  1. Louis Pauwels y Jacques Berger, Morning of the Magicians (El retorno de los brujos), Nueva York, Avon Books, 1963, pág. 181.
  2. Discurso de Frederick Soddy en el banquete de los premios Nobel, 10 de diciembre de 1922.
  3. Frederick Soddy (1877–1956): Early Pioneer in Radiochemistry. Editor George B. Kauffman. Edición ilustrada. Springer Science & Business Media, 2012. ISBN 9789400952973. Página 204. En Google books. Consultado el 7 de marzo de 2021.
  4. American Journal of Physics, Volumen 14. Asociación Americana de Profesores de Física, Instituto Americano de Física, 1946, pág. 248.
  5. Soddy, Frederick: Wealth, Virtual Wealth and Debt. George Allen & Unwin Ltd., 1926.