Emilio Prados

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Emilio Prados
«Jardín cerrado eres, mi hermana, esposa mía».
«Jardín cerrado eres, mi hermana, esposa mía».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 57 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Emilio Prados Such (Málaga, 4 de marzo de 1899 - Ciudad de México, 24 de abril de 1962) fue un poeta y editor español que desarrolló gran parte de su obra en el exilio.

Citas[editar]

  • «El tiempo va desangrando en amor todo el corazón del sueño».
    • Fuente: Antología poética (1978).[1]
  • «Jardín cerrado eres, mi hermana, esposa mía».
    • Fuente: Antología poética (1978) (último verso de "Ausencias").[2]
  • «...la vida me sigue pareciendo hermosa hasta en la muerte y el dolor y la pobreza (...) El misterio del agua me va llevando hacia él. ¡Pero no te quedes triste!».
    • Nota: De su última carta, del 18 de abril de 1962.
    • Fuente: Antología poética (1978).[3]
  • «Lo inmanente, trasciende en invertido
    caminar, y cayendo se concibe».
    • Nota: Versos del poema "Hora de nacer", del libro La piedra escrita (1939-1961).
    • Fuente: Antología poética (1978).[4]
  • «No creo en la muerte y no la temo». [5]
    • Fuente: Cita sin límite [de una nota manuscrita, poco antes de morir].

Poemas breves[editar]

  • «Dejadme dormir
    Silencio
    Dejad dormir abierto».
    • Fuente: Antología poética (1978).[7]
  • «Por los negros cuadernos
    de la espalda del viento
    cruza el alma».
    • Fuente: Antología poética (1978). (De Misterio del agua; poema 2; estrofa 3)[8]
  • «Quedó la luna enredada
    en el olivar
    Quedó la luna olvidada».
    • Fuente: Antología poética (1978).[9]

Citas sobre Prados[editar]

  • «Nada se parece a tu poesía, la más singular y por eso la más difícil entre las creadas por nuestra generación».[10]
  • «...la gran aventura del alma española desde sus orígenes, que ha de ser alumbrada entre las dos columnas de su más allá, y solo una de cuyas manifestaciones en el tiempo fue la mística de nuestros siglos XVI y XVII».[11]
    • Juan Larrea
    • Fuente: Prólogo a la primera edición en México de Jardín cerrado en 1946.
  • «Sólo quiero escribir sobre tu poema del sueño, del hombre, de Dios, del Dios escondido y ausente y presente, del Dios viviente. Hijo, Emilio ¡qué decirte, sino que te quiero como siempre y que sería hermoso que pudiéramos sentarnos el uno junto al otro en un atardecer o en una mañana clara, mirando el Sol y la yerba, callados, sin más. Pero sé que esto no será más que en España: que allí nos encontraremos de nuevo. ¿Cuándo? No lo sé. Dime Emilio, ¿tú sabes si vas a volver? No te pregunto si estás decidido. Pues tú como yo no eres de “decisiones”, ni de “elegir”. Tú y yo no hemos elegido nunca. Somos de la Paloma que encuentra la libertad obedeciendo. Por eso te pregunto “si lo sabes”.»

Referencias[editar]

  1. Prados (1978), p.
  2. Prados (1978), p. 17
  3. Prados (1978), p. 17
  4. Prados (1978), p. 137
  5. Patricio Hernández: Cita sin límites con Emilio Prados (2012). Universidad Pública de Navarra.
  6. Albaigès Olivart, José María (1997). Un siglo de citas. Planeta.  p. 555.  ISBN 8423992543
  7. Prados (1978), p.
  8. Prados (1978), p.
  9. Prados (1978), p.
  10. Prados (1978), p. 9
  11. Prados (1978), p. 16
  12. Encuentros. Revista de la Biblioteca de la Facultad de Filosofía. UCM.

Bibliografía[editar]

  • Prados, Emilio (1978). Antología poética. Alianza Ed. (1ª ed. con selección y notas de José Sanchís-Banús.  ISBN 8420616907