Diógenes de Sinope

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Διογένης
Diógenes
«El insulto deshonra a quien lo infiere, no a quien lo recibe».
«El insulto deshonra a quien lo infiere, no a quien lo recibe».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 2337 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Diógenes de Sinope (en griego Διογένης ὁ Σινωπεύς Diogenes ho Sinopeus), también llamado Diógenes el Cínico, fue un filósofo griego perteneciente a la escuela cínica. Nació en (Sinope, 412 a.C. – Corinto, 323 a.C.). No legó a la posteridad ningún escrito; la fuente más completa de la que se dispone acerca de su vida es la extensa sección que su tocayo Diógenes Laercio le dedicó en su Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres.

Citas[editar]

  • "Busco un hombre honesto."
  • "Cuando estoy entre locos, me hago el loco."
  • "Cuanto más conozco a la gente, más quiero a mi perro."
  • "El elogio en boca propia desagrada a cualquiera."
  • "El insulto deshonra a quien lo infiere, no a quien lo recibe."
  • "El movimiento se demuestra andando."
  • "El único medio de conservar el hombre su libertad, es estar siempre dispuesto a morir por ella."
  • "Las mordeduras más peligrosas son las del calumniador entre los animales salvajes y las del adulador entre los animales domésticos."
  • "Los malvados obedecen a sus pasiones, como los esclavos a sus dueños."
  • "No os preguntéis como sobreviviré sin mi esclavo, preguntad a mi esclavo como sobrevivirá sin mí."
  • "Ojalá que todos los árboles trajesen este fruto".
    • Nota: Habiendo visto a unas mujeres ahorcadas en un olivo
  • "Probablemente los asnos se rían de ti, pero no te importa. Así, a mí no me importa que los demás se rían de mi."
  • "Un pensamiento original vale mil citas insignificantes."
  • Buscó el mismísimo Alejandro Magno a Diógenes, de enorme fama, del cual se reían por su rechazo a vida material alguna. Cuando le encontró desnudo y tumbado a orillas de un río, Alejandro Magno a lomos de su enorme caballo, le hizo la siguiente proposición;
    "Tú, Diógenes el Cínico, pídeme cualquier cosa, ya sean riquezas o monumentos, y yo te lo concederé".
    A lo que Diógenes contestó: "Apártate, que me tapas el sol".
    Aquellos que iban con Alejandro Magno empezaron a reírse de Diógenes y a decirle que cómo no se daba cuenta de quién estaba delante de él. Alejandro hizo acallar las voces burlonas cuando dijo que "si no fuera Alejandro quisiera ser Diógenes".
Diogenes buscando hombres. Cuadro atribuido a J. H. W. Tischbein (c. 1780).
  • Pasó un ministro del emperador y le dijo a Diógenes:
    "¡Ay, Diógenes! Si aprendieras a ser más sumiso y a adular más al emperador, no tendrías que comer tantas lentejas."
    Diógenes contestó: "Si tú aprendieras a comer lentejas no tendrías que ser sumiso y adular tanto al emperador"
  • "¡No es la jaula ajustada a la fiera!"
    • Nota: Viendo a una mujer en silla de manos
  • "Todo se consigue con el trabajo, hasta la virtud"

Véase también[editar]