Derechos de los animales

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Los derechos de los animales se refiere a la extensión de los derechos a los animales no humanos.

Citas[editar]

La pregunta no es: ¿Pueden ellos razonar , ni Pueden hablar ? pero, ¿pueden "sufrir"? ~ Jeremy Bentham
  • «Al público se le debería informar que la investigación con animales también beneficia a otros animales. De hecho, una vacuna contra la peste bovina, virus que mata con lentitud y dolor a millones de cabezas de ganado, se perfeccionó mediante experimentos con animales; hoy día la Organización Mundial de la Salud utiliza esa vacuna para millones de cabezas de [[ganado en África».”
    • DE Koshland Jr
    • Fuente: Animal rights and animal wrongs, Science 10 marzo de 1989.
  • «Creo que los animales tienen derechos que, aunque diferentes a los nuestros, son igual de inalienables. Creo que los animales tienen derecho a que no les inflijamos dolor, temor o privación física. [...] Tienen derecho a que no se les trate brutalmente en ningún aspecto a fin de utilizarlos para alimento, entretenimiento o cualquier otro propósito».
    • Roger Caras, naturalista,
    • Fuente: Telediario de la cadena ABC (E.U.A.). (Newsweek, 26 de diciembre de 1988.)
  • «Los animales más primitivos poseen toda la misma capacidad de sentir dolor que los seres humanos y consecuentemente resistir tanto dolor cuando su cuerpo es lastimado, pero en su caso la crueldad del tormento es mucho mayor porque no poseen una mente que les explique su sufrimiento y tampoco esperanza de cuando será que deberán soportar el último dolor extremo». [sin fuentes]
  • «Llegará el día en el que el resto de la creación animal pueda adquirir aquellos derechos de los que nunca debieron haber sido privados sino por la mano de la tiranía. [...] Un caballo o perro adultos, más allá de la comparación, son animales más racional y conversables que un bebé de un día o una semana o incluso un mes de edad. Pero supongamos que el caso fuera de otra manera, ¿qué importaría? La pregunta no es: ¿Pueden ellos "razonar", ni pueden "hablar"? pero, ¿pueden "sufrir"?»
    • Jeremy Bentham
    • Fuente: Una introducción a los principios de moral y legislación (1789), Cap. 17, p. 309: De los límites de la rama penal de la jurisprudencia.
  • «No sostengo que los animales sean superiores o incluso iguales a los humanos. El argumento para comportarse decentemente con los animales se basa en el hecho de que somos la especie superior. Somos la especie con una capacidad única de imaginación, racionalidad y elección moral, y es precisamente por eso que tenemos la obligación de reconocer y respetar los derechos de los animales».
    • Brigid Brophy
    • Fuente: "The Rights of Animals" (Sunday Times, 1965), en Don't Ever Forget: Collected Views and Reviews (Holt, Rinehart and Winston, 1966) , pag. 21.
  • «Creo que los animales tienen derechos que, aunque diferentes a los nuestros, son igualmente inalienables. Creo que los animales tienen el derecho a no tener dolor, miedo o privación física infligidos por nosotros [...] Tienen el derecho de no ser brutalizados de ninguna manera como recursos alimenticios, para entretenimiento o cualquier otro propósito».
    • Roger A. Caras
    • Fuente: "Debemos encontrar alternativas a los animales en investigación", en "Newsweek" (26 de diciembre de 1988).
  • El director de un zoológico tiene derecho a "abatir" a un chimpancé por cuestiones de presupuesto, mientras que cualquier sugerencia de que pueda "abatir" a un cuidador o vendedor de boletos redundante sería recibido con alaridos de indignación incrédula. El chimpancé es propiedad del zoológico. En la actualidad, se supone que los seres humanos no son propiedad de nadie, sin embargo, la razón para discriminar a los chimpancés rara vez se explica, y dudo que exista alguna razón defendible. ¡Tal es el impresionante especismo de nuestras actitudes inspiradas en el cristianismo que el aborto de un solo cigoto humano (la mayoría de ellos están destinados a ser abortados espontáneamente de todos modos) puede despertar más solicitud moral e indignación que la vivisección de cualquier número de chimpancés adultos inteligentes! [...] La única razón por la que podemos sentirnos cómodos con este doble estándar es que las especies a caballo entre humanos y chimpancés están muertas.
  • «Nuestra ética y nuestra política suponen, en gran parte sin cuestionamientos o discusiones serias, que la división entre lo humano y lo "animal" es absoluta. 'Pro-vida', por ejemplo, es una potente insignia política, asociada con una gama de temas éticos como la oposición al aborto y la eutanasia.
    Lo que realmente significa es pro-vida humana. Los atacantes a las clínicas de aborto no son conocidos por su veganismo, ni los católicos romanos muestran ninguna renuencia particular a acabar con el sufrimiento de sus mascotas. En la mente de muchas personas confundidas, un cigoto humano unicelular, que no tiene nervios y no puede sufrir, es infinitamente sagrado, simplemente porque es "humano". Ninguna otra célula disfruta de este estado exaltado».
  • «Lo menos que puedo hacer es hablar por los cientos de chimpancés que, en este momento, se sientan encorvados, miserables y sin esperanza, mirando con ojos muertos desde sus prisiones de metal. No pueden hablar por sí mismos».
    • Jane Goodall.
    • Fuente: Reportado en Janelle Rohr, Derechos de los animales: puntos de vista opuestos (1989), p. 100; Jane Goodall y Jennifer Lindsey, "Jane Goodall: 40 años en Gombe" (1999), pág. 6.
  • «¿En qué términos deberíamos pensar en estos seres, no humanos que aún poseen tantas características de tipo humano? ¿Cómo debemos tratarlos? Seguramente deberíamos tratarlos con la misma consideración y amabilidad que mostramos a otros humanos; y como reconocemos los derechos humanos, ¿también deberíamos reconocer los derechos de los grandes simios? Sí».
    • Jane Goodall
    • Fuente: "Chimpanzees - Bridging the Gap", en Paola Cavalieri, Peter Singer, The Great Ape Project: Equality Beyond Humanity (1996), p. 14.
  • «Los investigadores consideran que es muy necesario mantener las luces intermitentes encendidas. No quieren admitir que los animales con los que trabajan tienen sentimientos. No quieren admitir que pueden tener mentes y personalidades porque eso les dificultaría hacer lo que hacen; así que encontramos que dentro de las comunidades de laboratorio hay una resistencia muy fuerte entre los investigadores para admitir que los animales tienen mentes, personalidades y sentimientos». [sin fuentes]
  • «Cuanto más aprendemos de la verdadera naturaleza de los animales no humanos, especialmente aquellos con cerebros complejos y comportamientos sociales complejos correspondientes, más inquietudes éticas se plantean con respecto a su uso al servicio del hombre, ya sea en el entretenimiento, como "mascotas", "para alimentos, en laboratorios de investigación, o cualquiera de los otros usos a los que los sometemos».
    • Jane Goodall, A través de una ventana: Mis treinta años con los chimpancés de Gombe (2000), pág. 245.
  • «Si los [animales] fueran capaces de formular una religión, podrían diferir considerablemente en cuanto a la forma del Creador beneficioso, pero casi todos estarían de acuerdo en que el Diablo debe de ser muy parecido a un gran hombre blanco. Porque siempre les hemos tratado como si no tuvieran ningún derecho en absoluto. No solo los hemos esclavizado, y los hemos matado y comido, sino que hemos convertido en uno de nuestros principales placeres el hecho de quitarles la vida, y no pocas veces los hemos torturado.
    Nuestros antepasados ​​pecaron en la ignorancia; se les enseñó (como lamento profundamente decir que una gran Iglesia cristiana todavía enseña) que el mundo, con todo lo que contiene, fue hecho para el hombre, y que las órdenes inferiores de la creación no tienen ningún derecho sobre nosotros. Pero ya no tenemos la excusa de decir que no sabemos; sabemos que la vida orgánica en este planeta está tejida de una sola cosa, y que si somos hijos de nuestro Padre Celestial, debe ser verdad, como Cristo nos dijo, que ningún gorrión cae al suelo sin su cuidado. El nuevo conocimiento ha revolucionado las ideas de nuestras relaciones con las otras criaturas vivientes que comparten el mundo con nosotros, y es nuestro deber considerar seriamente lo que este conocimiento debe significar para nosotros en asuntos de conducta».
    • Original: «If they were capable of formulating a relig¶ion, they might differ considerably as to the shape of the beneficent Creator, but they would all agree that the Devil must be like a very big white man. For we have always treated our poor relations in fur and feathers as if they have no rights at all. We have not only enslaved them, and killed and eaten them, but we have made it one of our chief pleasures to take away they lives, and not infrequently we have tortured them.
      Our ancestors sinned in ignorance; they were taught (as I deeply regret to say one great Christian Church still teaches) that the world, with all that it contains, was made for the man and that the lowers order of creation have no claims whatever upon us. But we have no longer that excuse of saying that we do not know; we do know that organic life on this planet is all woven on one stuff, and if we are children of our Heavenly Father , it must be true, as Christ told us, that no sparrow fall to the ground without His care. The new knowledge has revolutionized our ideas of our relations to the other living creatures who share the world with us, and it is our duty to consider seriously what this knowledge should means for us in matters of conduct».
    • William Ralph Inge
    • Fuente: Lay Thoughts Of A Dean (Pensamientos laicos de un decano). William Ralph Inge. Editorial Mackay Limited, Chapman, edición de 1933. Consultado el 17 de diciembre de 2018.
  • «A un cierto nivel, este movimiento en nombre de los animales de granja oprimidos es emocional [...] Sin embargo, el movimiento también es producto de un profundo fermento intelectual iniciado por el erudito de Princeton Peter Singer. [...] Esta idea popularizada por el profesor Singer, de que tenemos obligaciones éticas que trascienden nuestra especie, es una cuestión cuyo momento parece haber llegado. [...] Lo que estamos viendo ahora es un momento moral interesante: un esfuerzo de base de los miembros de una especie para promover el bienestar de los demás. [...] los derechos de los animales están ahora firmemente en la agenda ética principal».
    • Original: «At one level, this movement on behalf of oppressed farm animals is emotional, […] Yet the movement is also the product of a deep intellectual ferment pioneered by the Princeton scholar Peter Singer. […] This idea popularized by Professor Singer — that we have ethical obligations that transcend our species — is one whose time appears to have come. […] What we’re seeing now is an interesting moral moment: a grass-roots effort by members of one species to promote the welfare of others. […] animal rights are now firmly on the mainstream ethical agenda».
    • Nicholas Kristof
    • Fuente: "Humanity Even for Nonhumans", en "The New York Times" (8 de abril 2009).
  • No se debe matar ni tratar con violencia, ni abusar, ni atormentar, ni expulsar a todas las criaturas sintientes que respiran, existen, viven, son conscientes.
    • Mahavira
    • Fuente: Ācharanga Sutra, Libro 1, lección 4, lección 1, según lo traducido por H. Jacobi, citado en The Boundless Circle: Caring for Criaturas y creación (1996) por Michael W. Fox, p. 262.
  • «El "movimiento por los derechos de los animales" […] es a la vez colosalmente poderoso, pero en última instancia se ve obstaculizado por un punto débil, tan minúsculo como fatal. ... Ese poder colosal emana de cientos de miles de activistas cotidianos que creen con razón que los consumidores conscientes pueden, a través de una amplia variedad de medidas, tomar medidas graduales para eliminar los productos animales de su dieta. Estos verdaderos creyentes hacen el trabajo duro del activismo: distribuyen panfletos, escriben libros, escriben blogs, hacen documentales, crean sociedades veganas en el campus, publican recetas veganas, abren carritos de comida vegana, trabajan para santuarios de animales, dirigen granjas veganas y hacen prácticamente cualquier cosa Pueden animar a los consumidores a contemplar la cara en su plato.
    Me considero un miembro de esta noble tribu. El talón de Aquiles del movimiento, consiste en un puñado de radicales, en su mayoría académicos, que hacen poco más que establecer un punto de referencia poco realista de éxito [...]
    Primero, buscan eliminar la explotación animal en "todos" en todos los ámbitos de la vida "de inmediato", y sin compromiso ni capitulación estratégica; y segundo, pretenden eliminar "todas las formas de opresión" [...] El talón no quiere lo bueno, ni siquiera lo mejor. Quiere perfección. Y eso es un problema porque, por mucho que odie admitirlo, la perfección no es posible»
    • Original: «The “animal rights movement” [...] it is at once colossally powerful but ultimately hobbled by a weak spot both miniscule and fatal. [...] That colossal power emanates from hundreds of thousands of everyday activists who justifiably believe that conscientious consumers can, through a wide variety of measures, take gradual steps toward removing animal products from their diet. These true believers do the grunt work of activism: they hand out pamphlets, write books, blog, make documentaries, start campus veg societies, publish vegan recipes, open vegan food carts, work for animal sanctuaries, run veganic farms, and do basically anything they can to encourage consumers to contemplate the face on their plate.
      I consider myself a member of this noble tribe. The heel of the movement, by contrast, consists of a handful of radicals, mostly academics, who do little more than set an unrealistic benchmark of success [...]
      First, it seeks to eliminate all animal exploitation, in every realm of life, immediately, and without compromise or strategic capitulation; and second, it aims to eliminate all forms of oppression […]
      The heel does not want the good, or even the better. It wants perfection. And that’s a problem because, as much as I hate to admit it, perfection is not possible».
    • James E. McWilliams
    • Fuente: McWilliams, James. "Radical activism and the future of animal rights (El activismo radical y el futuro de los derechos de los animales)", publicado el 3 de julio de 2013 en Pacific Standard.
  • ¿Qué derecho tenemos en reclamar que los seres humanos son los únicos habitantes de nuestro planeta que tienen la capacidad real de ser "conscientes"? [...] La impresión de estar frente "presencia consciente" es de hecho muy fuerte cuando miro a un perro o un gato o, especialmente, cuando un mono en el zoológico me mira. No pido que sean "conscientes de sí mismos" en ningún sentido fuerte (aunque supongo que puede estar presente un elemento de conciencia de sí mismo). ¡Todo lo que afirmo es que a veces simplemente "sienten"!
  • «¿Qué quieren los defensores de los derechos de los animales? Para la mayoría de los activistas declarados, eso es fácil: la completa liberación de los animales de la explotación humana lo más rápido posible. Sin embargo, mientras trabajamos diligentemente para lograr ese estatus para los animales a largo plazo, también tenemos el deber de respetar los "derechos" de aquellos individuos que actualmente sufren una vida menos miserable. Descartar oportunidades para mejorar su dolor y angustia es tratar a esos animales como simples abstracciones en lugar de como seres sintientes que merecen ser considerados en este momento, una posición, irónicamente, a menudo sostenida por las instituciones muy explotadoras que buscamos derribar».
  • «En consecuencia de la sensibilidad con la que están dotados, deben participar del derecho natural; de modo que la humanidad está sujeta a una especie de obligación incluso con los brutos. De hecho, parece que si estoy obligado a no lastimar a mis semejantes, esto es menos porque son racionales que porque son seres sintientes: y esta calidad, siendo común tanto para los hombres como para las bestias, debería dar derecho a estos últimos, al menos el privilegio de no ser maltratados por el hombre».
  • «Se afirma que las bestias no tienen derechos; la ilusión se reside en que nuestra conducta, en lo que a ellos concierne, no tiene significado moral, o, como se expresa en el lenguaje de estos códigos, en que "no hay deberes a cumplir con los animales". Este punto de vista es de una aspereza burda, una barbarie de Occidente, cuya fuente es el judaísmo. En filosofía, sin embargo, se basa en la suposición, a pesar de toda la evidencia de lo contrario, de la diferencia radical entre el hombre y la bestia, una doctrina que, como es bien sabido, fue proclamada con mayor énfasis por Descartes que por cualquier otro: de hecho, fue la consecuencia necesaria de sus errores».
  • «Mientras tanto los europeos están comprendiendo que las bestias tienen derechos, en la medida en que la extraña idea se va superando y superando gradualmente, de que el reino animal se creó únicamente para el beneficio y el placer del hombre. Este punto de vista, con el corolario de que las criaturas vivientes no humanas deben ser consideradas simplemente como cosas, está en la raíz del tratamiento rudo y totalmente temerario de ellas, que se obtiene en Occidente».
    • Original: «Meanwhile, Europeans are awakening more and more to a sense that beast have rights in proportion as the strange notion is being gradually overcome and outground, that the animal kingdom in came into existence solely for the benefit and pleasure of the man. This view, with the colloraly that the non-human living creatures are to be regarded merely as things, is at the root of the rough and altogether reckless treatment of them, which obtains in the West».
    • Arthur Schopenhauer
    • Fuente: Sobre la base de la moralidad (1840), trad. Arthur Brodrick Bullock, Londres: Swan Sonnenschein, 1903, Parte III, Cap. VIII, p. 225.
  • «Es solo al ablandar y disfrazar la carne muerta mediante la preparación culinaria que se hace susceptible de masticación o digestión, y que la vista de sus jugos sangrientos y su crudo horror no excita el odio y el disgusto intolerables».
  • «Tan a menudo como Herman había presenciado la matanza de animales y peces, siempre tuvo el mismo pensamiento: en su comportamiento hacia las criaturas, todos los hombres eran nazis. La presunción con la que el hombre podía hacer con otras especies como gustase ejemplificaba las teorías racistas más extremas, el principio de que el poder otorga la razón».
  • «Los animales son incapaces de exigir su propia liberación, o de protestar contra su condición con votos, manifestaciones o bombas. Los seres humanos tienen el poder de continuar oprimiendo a otras especies para siempre, o hasta que hagamos de este planeta un sitio inadecuado para los seres vivos. ¿Continuará nuestra tiranía, demostrando que realmente somos los tiranos egoístas que los poetas y filósofos más cínicos siempre han dicho que somos? ¿O nos enfrentaremos al desafío y probaremos nuestra capacidad de altruismo genuino al terminar nuestra despiadada explotación de la especie en nuestro poder, no porque los rebeldes o los terroristas nos obliguen a hacerlo, sino porque reconocemos que nuestra posición es moralmente indefendible? La forma en la que colectivamente respondamos a esta pregunta depende de la forma en que cada uno de nosotros, individualmente, la responda».
    • Peter Singer
    • Fuente: Animal Liberation: A New Ethics para nuestro tratamiento de los animales (1975), p. 185
  • «Mi propia vida me ha convencido de que las limitaciones con las que la mayoría de nosotros nos encontramos en nuestras relaciones con otros animales no reflejan sus defectos, como suponemos tan a menudo, sino nuestras propias opiniones estrechas sobre quiénes son y el tipo de relaciones que podemos tener con ellos. Concluyo instando a cualquier persona interesada en los derechos de los animales a que abra su corazón a los animales que lo rodean y descubra por sí misma cómo es hacerse amigo de una persona no humana».
  • «Un hombre puede vivir y estar sano sin matar animales para comer; por lo tanto, si come carne, participa en tomar la vida animal simplemente por su apetito. Y actuar así es inmoral».
    • León Tolstói
    • Fuentes: Escritos sobre desobediencia civil y no violencia (1886)
  • «¡Qué importante es, entonces, que se enseñe al niño a gobernar sus pasiones! Qué importante es que se le enseñe a ser amable, gentil, amoroso y humano; y en toda la gama del pensamiento humano no hay una manera mejor, más sabia o más conveniente de lograr este fin que enseñando bondad hacia las criaturas inferiores de Dios. Si se les enseña así a los niños, habrán inculcado en sus corazones aquellos principios de acción que los harán amables y misericordiosos, no solo con los animales inferiores, sino también con sus semejantes cuando alcancen la condición de hombre. Que se les enseñe que los animales inferiores son criaturas de Dios, como lo son ellos mismos, puestos aquí por un Padre Celestial común, cada uno para su propio propósito especial, y que tienen el mismo derecho a la vida y la protección. Que se les enseñe ese principio reconocido por todos los hombres de corazón noble, que solo una naturaleza depravada, degradada y cobarde perjudicará a una criatura inferior e indefensa, simplemente porque está en su poder hacerlo, y que no hay una prueba más grandiosa de la verdadera valentía y nobleza de carácter que el trato que se hace a los animales inferiores».
  • «Tened entonces la consideración que con el perro que ha perdido a su amo, que lo ha buscado en todas las calles con gritos de dolor, que entra en la casa turbado e inquieto, baja las escaleras, sube las escaleras; va de habitación en habitación, encuentra por fin en su estudio al amo que ama, y hace brillar su alegría con suaves gemidos, caricias y caricias.
    Hay bárbaros que agarran a este perro, que tanto supera al hombre en fidelidad y amistad, y lo clavan en una mesa y lo diseccionan vivo, para mostrarle las venas mesarianas. Descubres en él los mismos órganos que en ti mismo. Contésteme, mecánicista, ¿ha dispuesto la Naturaleza todos los muelles de sensaciones en este animal con el fin de que no pueda sentir? ¿Tiene los nervios para ser incapaz de sufrir? No supongas esa contradicción impertinente en la Naturaleza».
    • Voltaire
    • Fuente: Dictionnaire philosophique portatif (1764), "Beasts".

Véase también[editar]