Derechos de los animales

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
«Se necesitan más de 40 animales par obtener un abrigo de piel, pero un solo para llevarlo puesto».
Linda Hendry
Manifestación en contra de la venta de animales en Barcelona.

Los derechos de los animales se refiere a la extensión de los derechos a los animales no humanos.

Citas[editar]

  • «Auschwitz comienza donde quiera que alguien mire a un matadero y piense: solo son animales».
    • Original: «Auschwitz begins wherever someone looks at a slaughterhouse and thinks: they’re only animals».
    • Fuente: Critical Theory and Animal Liberation.[1]
    • Theodor Adorno
  • «El cariño por los animales está tan estrechamente unido a la bondad de carácter que puede afirmarse con seguridad que quien es cruel con los animales no puede ser buena persona».[2]


«La grandeza y el progreso moral de una nación se mide por cómo trata esta a los animales»
Mahatma Gandhi
  • «Se afirma que las bestias no tienen derechos; la ilusión se reside en que nuestra conducta, en lo que a ellos concierne, no tiene significado moral, o, como se expresa en el lenguaje de estos códigos, en que "no hay deberes a cumplir con los animales". Este punto de vista es de una aspereza burda, una barbarie de Occidente, cuya fuente es el judaísmo. En filosofía, sin embargo, se basa en la suposición, a pesar de toda la evidencia de lo contrario, de la diferencia radical entre el hombre y la bestia, una doctrina que, como es bien sabido, fue proclamada con mayor énfasis por Descartes que por cualquier otro: de hecho, fue la consecuencia necesaria de sus errores».
  • «Si los "derechos" existen en absoluto, y tanto el experiencia como el uso prueban indudablemente que existen, no pueden ser otorgados a los hombres de manera consistente y negados a los animales, ya que en ambos casos se aplica el mismo sentido de justicia y compasión».
  • «Usted acaba de cenar, y sin embargo, escrupulosamente, el matadero está oculto a la elegante distancia de unas millas, ahí está la complicidad [...]».
    • Original: «You have just dined, and however scrupulously the slaughterhouse is concealed in the graceful distance of miles, there is complicity [...]».[3]
    • Ralph Waldo Emerson

Tesis y reflexiones[editar]

  • «Abrir los ojos, las mentes y los corazones de los estadounidenses al mal de comer animales. Me preocupa este tema porque es la esencia de todo lo que creo sobre justicia, salud pública, hambre en el mundo y calidad ambiental. Otras personas deberían preocuparse por esto porque define quiénes son. En el tema de los derechos de los animales no se trata tanto de "ellos" como de nosotros».
    • Original: «Opening the eyes, the minds and the hearts of the American people to the evil of eating animals. I care this issue because it goes to the core of all I believe in: justice, public health, world hunger, and environmental quality. Other people should care about this because defines who they are. Animal rights is not so much about "them" as it is about us».[4]
    • Alex Hershaft
  • «A un cierto nivel, este movimiento en nombre de los animales de granja oprimidos es emocional [...] Sin embargo, el movimiento también es producto de un profundo fermento intelectual iniciado por el erudito de Princeton Peter Singer. [...] Esta idea popularizada por el profesor Singer, de que tenemos obligaciones éticas que trascienden nuestra especie, es una cuestión cuyo momento parece haber llegado. [...] Lo que estamos viendo ahora es un momento moral interesante: un esfuerzo de base de los miembros de una especie para promover el bienestar de los demás. [...] los derechos de los animales están ahora firmemente en la agenda ética principal».
    • Original: «At one level, this movement on behalf of oppressed farm animals is emotional, […] Yet the movement is also the product of a deep intellectual ferment pioneered by the Princeton scholar Peter Singer. […] This idea popularized by Professor Singer — that we have ethical obligations that transcend our species — is one whose time appears to have come. […] What we’re seeing now is an interesting moral moment: a grass-roots effort by members of one species to promote the welfare of others. […] animal rights are now firmly on the mainstream ethical agenda».[5]
    • Nicholas Kristof
  • «El "movimiento por los derechos de los animales" […] es a la vez colosalmente poderoso, pero en última instancia se ve obstaculizado por un punto débil, tan minúsculo como fatal... Ese poder colosal emana de cientos de miles de activistas cotidianos que creen con razón que los consumidores conscientes pueden, a través de una amplia variedad de medidas, tomar medidas graduales para eliminar los productos animales de su dieta. Estos verdaderos creyentes hacen el trabajo duro del activismo: distribuyen panfletos, escriben libros, escriben blogs, hacen documentales, crean sociedades veganas en el campus, publican recetas veganas, abren carritos de comida vegana, trabajan para santuarios de animales, dirigen granjas veganas y hacen prácticamente cualquier cosa Pueden animar a los consumidores a contemplar la cara en su plato.
    Me considero un miembro de esta noble tribu. El talón de Aquiles del movimiento, consiste en un puñado de radicales, en su mayoría académicos, que hacen poco más que establecer un punto de referencia poco realista de éxito [...]
    Primero, buscan eliminar la explotación animal en "todos" en todos los ámbitos de la vida "de inmediato", y sin compromiso ni capitulación estratégica; y segundo, pretenden eliminar "todas las formas de opresión" [...]. El talón no quiere lo bueno, ni siquiera lo mejor. Quiere perfección. Y eso es un problema porque, por mucho que odie admitirlo, la perfección no es posible»
    • Original: «The “animal rights movement” [...] it is at once colossally powerful but ultimately hobbled by a weak spot both miniscule and fatal. [...] That colossal power emanates from hundreds of thousands of everyday activists who justifiably believe that conscientious consumers can, through a wide variety of measures, take gradual steps toward removing animal products from their diet. These true believers do the grunt work of activism: they hand out pamphlets, write books, blog, make documentaries, start campus veg societies, publish vegan recipes, open vegan food carts, work for animal sanctuaries, run veganic farms, and do basically anything they can to encourage consumers to contemplate the face on their plate.
      I consider myself a member of this noble tribe. The heel of the movement, by contrast, consists of a handful of radicals, mostly academics, who do little more than set an unrealistic benchmark of success [...]
      First, it seeks to eliminate all animal exploitation, in every realm of life, immediately, and without compromise or strategic capitulation; and second, it aims to eliminate all forms of oppression […]
      The heel does not want the good, or even the better. It wants perfection. And that’s a problem because, as much as I hate to admit it, perfection is not possible».
    • James E. McWilliams
    • Fuente: McWilliams, James. "Radical activism and the future of animal rights (El activismo radical y el futuro de los derechos de los animales)", publicado el 3 de julio de 2013 en Pacific Standard.
  • «... Los europeos están comprendiendo que las bestias tienen derechos, en la medida en que la extraña idea se va superando y superando gradualmente, de que el reino animal se creó únicamente para el beneficio y el placer del hombre. Este punto de vista, con el corolario de que las criaturas vivientes no humanas deben ser consideradas simplemente como cosas, está en la raíz del tratamiento rudo y totalmente temerario de ellas, que se obtiene en Occidente».
    • Original: «Meanwhile, Europeans are awakening more and more to a sense that beast have rights in proportion as the strange notion is being gradually overcome and outground, that the animal kingdom in came into existence solely for the benefit and pleasure of the man. This view, with the colloraly that the non-human living creatures are to be regarded merely as things, is at the root of the rough and altogether reckless treatment of them, which obtains in the West».
    • Arthur Schopenhauer
    • Fuente: Sobre la base de la moralidad (1840), trad. Arthur Brodrick Bullock, Londres: Swan Sonnenschein, 1903, Parte III, Cap. VIII, p. 225.
  • «Mi propia vida me ha convencido de que las limitaciones con las que la mayoría de nosotros nos encontramos en nuestras relaciones con otros animales no reflejan sus defectos, como suponemos tan a menudo, sino nuestras propias opiniones estrechas sobre quiénes son y el tipo de relaciones que podemos tener con ellos. Concluyo instando a cualquier persona interesada en los derechos de los animales a que abra su corazón a los animales que lo rodean y descubra por sí misma cómo es hacerse amigo de una persona no humana».
  • «Nuestra ética y nuestra política suponen, en gran parte sin cuestionamientos o discusiones serias, que la división entre lo humano y lo "animal" es absoluta. 'Provida', por ejemplo, es una potente insignia política, asociada con una gama de temas éticos como la oposición al aborto y la eutanasia.
    Lo que realmente significa es provida humana. Los atacantes a las clínicas de aborto no son conocidos por su veganismo, ni los católicos romanos muestran ninguna renuencia particular a acabar con el sufrimiento de sus mascotas. En la mente de muchas personas confundidas, un cigoto humano unicelular, que no tiene nervios y no puede sufrir, es infinitamente sagrado, simplemente porque es "humano". Ninguna otra célula disfruta de este estado exaltado».
    • Original: «Our ethics and our politics assume, largely without question or serious discussion, that the division between human and 'animal' is absolute. 'Pro-life', to take just one example, is a potent political badge, associated with a gamut of ethical issues such as opposition to abortion and euthanasia.
      What it really means is pro-human-life. Abortion clinic bombers are not known for their veganism, nor do Roman Catholics show any particular reluctance to have their suffering pets 'put to sleep'. In the minds of many confused people, a single-celled human zygote, which has no nerves and cannot suffer, is infinitely sacred, simply because it is 'human'. No other cells enjoy this exalted status».[6]
    • Richard Dawkins
  • «¡Qué importante es, entonces, que se enseñe al niño a gobernar sus pasiones! Qué importante es que se le enseñe a ser amable, gentil, amoroso y humano; y en toda la gama del pensamiento humano no hay una manera mejor, más sabia o más conveniente de lograr este fin que enseñando bondad hacia las criaturas inferiores de Dios. Si se les enseña así a los niños, habrán inculcado en sus corazones aquellos principios de acción que los harán amables y misericordiosos, no solo con los animales inferiores, sino también con sus semejantes cuando alcancen la condición de hombre. Que se les enseñe que los animales inferiores son criaturas de Dios, como lo son ellos mismos, puestos aquí por un Padre Celestial común, cada uno para su propio propósito especial, y que tienen el mismo derecho a la vida y la protección. Que se les enseñe ese principio reconocido por todos los hombres de corazón noble, que solo una naturaleza depravada, degradada y cobarde perjudicará a una criatura inferior e indefensa, simplemente porque está en su poder hacerlo, y que no hay una prueba más grandiosa de la verdadera valentía y nobleza de carácter que el trato que se hace a los animales inferiores».
  • «¿Qué quieren los defensores de los derechos de los animales? Para la mayoría de los activistas declarados, eso es fácil: la completa liberación de los animales de la explotación humana lo más rápido posible. Sin embargo, mientras trabajamos diligentemente para lograr ese estatus para los animales a largo plazo, también tenemos el deber de respetar los "derechos" de aquellos individuos que actualmente sufren una vida menos miserable. Descartar oportunidades para mejorar su dolor y angustia es tratar a esos animales como simples abstracciones en lugar de como seres sintientes que merecen ser considerados en este momento, una posición, irónicamente, a menudo sostenida por las instituciones muy explotadoras que buscamos derribar».
  • «Si los [animales] fueran capaces de formular una religión, podrían diferir considerablemente en cuanto a la forma del Creador beneficioso, pero casi todos estarían de acuerdo en que el Diablo debe de ser muy parecido a un gran hombre blanco. Porque siempre les hemos tratado como si no tuvieran ningún derecho en absoluto. No solo los hemos esclavizado, y los hemos matado y comido, sino que hemos convertido en uno de nuestros principales placeres el hecho de quitarles la vida, y no pocas veces los hemos torturado.
    Nuestros antepasados ​​pecaron en la ignorancia; se les enseñó (como lamento profundamente decir que una gran Iglesia cristiana todavía enseña) que el mundo, con todo lo que contiene, fue hecho para el hombre, y que las órdenes inferiores de la creación no tienen ningún derecho sobre nosotros. Pero ya no tenemos la excusa de decir que no sabemos; sabemos que la vida orgánica en este planeta está tejida de una sola cosa, y que si somos hijos de nuestro Padre Celestial, debe ser verdad, como Cristo nos dijo, que ningún gorrión cae al suelo sin su cuidado. El nuevo conocimiento ha revolucionado las ideas de nuestras relaciones con las otras criaturas vivientes que comparten el mundo con nosotros, y es nuestro deber considerar seriamente lo que este conocimiento debe significar para nosotros en asuntos de conducta».
    • Original: «If they were capable of formulating a religion, they might differ considerably as to the shape of the beneficent Creator, but they would all agree that the Devil must be like a very big white man. For we have always treated our poor relations in fur and feathers as if they have no rights at all. We have not only enslaved them, and killed and eaten them, but we have made it one of our chief pleasures to take away their lives, and not infrequently we have tortured them.
      Our ancestors sinned in ignorance; they were taught (as I deeply regret to say one great Christian Church still teaches) that the world, with all that it contains, was made for the man and that the lower orders of creation have no claims whatever upon us. But we have no longer that excuse of saying that we do not know; we do know that organic life on this planet is all woven on one stuff, and if we are children of our Heavenly Father, it must be true, as Christ told us, that no sparrow fall to the ground without His care. The new knowledge has revolutionized our ideas of our relations to the other living creatures who share the world with us, and it is our duty to consider seriously what this knowledge should means for us in matters of conduct».
    • William Ralph Inge
    • Fuente: Lay Thoughts Of A Dean (Pensamientos laicos de un decano). William Ralph Inge. Editorial Mackay Limited, Chapman, edición de 1933. Consultado el 17 de diciembre de 2018.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]