Nicolás Boileau

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
(Redirigido desde «Boileau»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nicolás Boileau
«Es poco ser poeta: hay que estar enamorado»[1]
«Es poco ser poeta: hay que estar enamorado»[1]
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 309 años.
Icon PD.svg

Nicolás Boileau (París, 1 de noviembre de 1636-ibidem, 13 de marzo de 1711) fue un aforista y crítico francés.

Citas[editar]

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.


ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ

A[editar]

  • «A menudo el temor de un mal nos lleva a caer en otro peor».[1]
  • «Ama a quien te aconseje, no a quien te elogie».[1]
  • «Ántes que escribas á pensar aprende».[2]
    • Variante: «Antes de escribir, aprended a pensar».[1]

C[editar]

E[editar]

  • «El honor es una isla escarpada y sin riberas; el que ha caído de ella, no puede volver a subir».[1]
  • «El más sabio es aquel que ni por lo más remoto piensa serlo».[1]
  • «El tiempo huye y nos arrastra consigo. Este momento en que yo hablo se ha ido».[1]
  • «Evitad lo vulgar en todo lo que escribáis. Cada estilo, por poco noble que sea, tiene su nobleza. El descarado género burlesco logró, en un principio y a expensas del buen sentido, engañar la vista y atraer por su novedad».<[1]

H[editar]

L[editar]

  • «La Naturaleza siempre salta a la superficie y se muestra como es. No es posible detenerla o tratar de que vuelva atrás. Se abre paso a través de todo obstáculo».[1]
  • «La verdad nunca tiene el aspecto impetuoso».[1]

M[editar]

  • «Maximilian [La Bruyère] ha venido a verme en Auteuil y me ha leído partes de su Theophrastus».[4]
    • Fuente: Carta de Boileau a Racine (19 de mayo de 1687)

N[editar]

  • «No hay cosa más hermosa que la verdad y sólo ella es amable».[1]
  • «No tener nada que hacer es una carga muy pesada».[1]
  • «Nunca presentéis al espectador algo increíble. Lo verdadero, a veces, puede no ser verosímil. Lo maravilloso no tiene ningún encanto para mí, si es absurdo: el espíritu no se deja conmover por algo que no cree».[1]

P[editar]

  • «Para parecer un hombre honrado, lo que hace falta es serlo».[1]
  • «Procuro ser siempre muy puntual, pues he observado que los defectos de una persona se reflejan muy vivamente en la memoria de quien la espera».[1]

Q[editar]

  • «Quien no sabe concentrarse, nunca sabrá escribir».[1]
  • «Quien se contenta con nada lo posee todo».[1]

S[editar]

  • «Se puede ser héroe sin asolar la tierra».[1]
  • «Sin dominio del idioma, el autor más sublime es siempre un mal escritor, haga lo que hiciere».[1]

T[editar]

  • «Todo debe tender al buen sentido, pero el camino que lleva a él es resbaladizo y difícil de seguir: apartarse un poco es hundirse. Muchas veces, la razón tiene solo un sendero por donde avanzar».[1]
  • «Todos los hombres están locos y, pese a sus cuidados, sólo se diferencian en que unos están más locos que otros».[1]

U[editar]

  • «Un necio encuentra siempre otro necio aún mayor que le admira».[1]

V[editar]

  • «Volved a emprender veinte veces vuestra obra, pulidla sin cesar y volvedla a pulir».[1]

Citas sobre Boileau[editar]

  • «Hay una polémica en torno a Boileau muy viva en la que a Boileau se le trata más duramente que lo que se había tratado a Saint-Amand o a Scudéry. Tiene defensores verdaderamente ilustres. La Academia en 1785 hace un concurso para su exaltación, y Daunou, que resulta coronado, no escatima elogios. Pero los mismos académicos y los escritores más académicos tienen sus dudas y o defienden sin fuerza. Voltaire, Marmontel, La Harpe y otros afirman que fue un gran hombre y que sus lecciones permanecen, pero [...] confiesan que Boileau era frío y demasiado prudente para ser grande».[5]
  • «Por entonces apareció una tentativa mucho más original y digna de memoria, sobre lo sublime. Boileau había traducido en 1674 el célebre tratado griego sobre esta materia, que corre vulgarmente a nombre de Longino. La traducción era, y no podía menos de ser, muy libre y muy imperfecta. Boileau era mediano helenista, y además, en su tiempo apenas era conocido ni estudiado el estilo técnico de los retóricos de Alejandría, a cuya escuela pertenece el llamado Longino...».[6]

Referencias[editar]

  1. 1,00 1,01 1,02 1,03 1,04 1,05 1,06 1,07 1,08 1,09 1,10 1,11 1,12 1,13 1,14 1,15 1,16 1,17 1,18 1,19 1,20 1,21 1,22 1,23 1,24 1,25 1,26 1,27 1,28 1,29 1,30 1,31 1,32 Amate Pou (2017), pp. 94-6.
  2. Boileau, Nicolás (traducción de Juan Bautista Madramany y Carbonell). El Arte poética, p. 16. (1674). Joseph y Tomas de Orga, 1787. En Google Libros.
  3. Ortega (2013), p. 727.
  4. Gosse, Edmund (1918). Three French Moralists and The Gallantry of France. Londres, William Heinemann. En Project Gutenberg. Consultado el 15 de marzo de 2020.
  5. Mornet, Daniel. El pensamiento francés en el siglo XVIII: El trasfondo intelectual de la Revolución francesa, p. 72. Encuentro, 1988. ISBN 8474901901, 9788474901900. En Google Libros. Consultado el 15 de marzo de 2020.
  6. Menéndez y Pelayo, Marcelino. Historia de las ideas estéticas en España, Volumen 1, pp. 994-995. Editorial CSIC-CSIC Press, 1994. ISBN 8400040155, 9788400040154. En Google Libros. Consultado el 15 de marzo de 2020.

Bibliografía[editar]

  • Amate Pou, Jordi. Paseando por una parte de la Historia: Antología de citas. Ed. Caligrama, 2017; ISBN 9788417321871.