Aníbal Troilo

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Aníbal Carmelo Troilo, alias Pichuco (Buenos Aires, 11 de julio de 1914 - 18 de mayo de 1975) fue un bandoneonista, compositor, director de orquesta de tango argentino.

Frases de Troilo y sobre Troilo[editar]

  • «Astor Piazzolla y Horacio Ferrer le dedicaron un tango: El gordo triste».
  • «Hay algunos temas que son mis preferidos, mejor dicho los que más quiero: Sur y Responso. Responso salió una noche que estábamos en mi casa; había una gente ahí jugando al bacará y yo, no sé..., sentía como que no estaba ahí. Eran las cuatro de la mañana, y de repente agarré, me fui a mi pieza y empecé a tocar unas notas, así hasta que salió Responso. Creo que era el mejor homenaje que le podía hacer a Manzi».
  • Frase de Nocturno a mi barrio (1969): «¿Cómo me van a decir que me fui del barrio? Pero ¿cuándo..., cuándo...? ¡Si todavía estoy llegando!».
  • «El tono de la gente triste es el re menor. Re, fa, la es el acorde de los pobres, porque tiene color gris. La gente que sufre está toda en re menor».
  • «El sacrificio no está nunca en renunciar a lo que uno es. El verdadero sacrificio está en seguir siendo lo que uno es». [Refiriéndose a Elvino Vardaro, cuando éste no aceptó ser contratado por una orquesta que no le gustaba].
  • Cuando le ofrecieron ir a Tokio, donde los tangueros tenían mucho éxito con el auge del tango desde los años setenta: «¿Para qué voy a ir a Japón si allá no conozco a nadie?».
  • Hablando del tanguero Osvaldo Fresedo (1897-1984): «Un poco frío ese muchacho... Toca bien, lástima que se le haya metido en la cabeza ese berretín de querer seguir siendo “paquete”».
  • En 1975, cuando Troilo fue operado y Astor Piazzolla fue a visitarlo al hospital, después le preguntaron a Troilo si discutieron de tango: «¿Con quién, con Piazzolla? No..., si con el Gato somos amigos».
  • A Ernesto Baffa, en 1975 (año del fallecimiento de Troilo):
—Ernestito, abrí el ropero y llévate todas las camisas.
—¡Para qué, Gordo, si son tuyas! Dejate de joder...
—Y para qué las quiero yo, si allá arriba no hace frío.

Frases de su esposa Zita[editar]

  • «Hoy va a tocar como Dios. Siempre toca como Dios cuando anda cerca del Diablo».
  • El departamento de Troilo quedaba en calle Paraná, en un segundo piso al frente. Las persianas estaban cerradas. Troilo estaba durmiendo la siesta. El letrista de tango Julián Centeya toca el portero eléctrico. Pregunta por el Gordo. Zita responde: «¿Pero no ves que están los “párpados” bajados?».
  • «¿Está el Gordo?», le pregunta el poeta Julián Centeya a Zita por teléfono. «¿El Gordo? Llamalo después, que está “cicatrizando”».