Alexandra David-Néel

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Alexandra David-Néel

Véase también
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 51 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Louise Eugénie Alexandrine Marie David, más conocida por su seudónimo Alexandra David-Néel (París, 24 de octubre de 1868, Saint-Mandé - 8 de septiembre de 1969, Digne-les-Bains) fue una polífacética dama francesa.

Citas[editar]

  • «He emprendido el camino adecuado, ya no tengo tiempo para dedicarlo a la neurastenia». [1]
    • Fuente: Carta escrita a su marido en 1911, en su viaje a Egipto.
  • «La aventura será mi única razón de ser». [1]
    • Fuente: Carta escrita a su marido en 1911, en su viaje a Egipto.
  • «Para aquél que sabe mirar y sentir, cada minuto de esta vida libre y vagabunda es una auténtica gloria». [2]
  • «Por si acaso, que nunca se sabe». [2]
    • Nota: Contestación dada al policía de su pueblo cuando se presentó a renovar el pasaporte a los 101 años, poco antes de morir.
  • «Por supuesto, esta distinción [la Legión de Honor] me hace feliz, ¡pero me hubiera encantado dar la bienvenida aquí [a Samten Dzong] al 14º Dalai Lama!»
    • Original: «Bien-sûr que cette distinction [la Légion d'honneur] me fait plaisir, mais j'aurais tellement mieux aimé accueillir ici [à Samten Dzong] le 14e dalaï-lama !». [3]

Reflexiones[editar]

  • «A veces lloraba lágrimas amargas, con el profundo sentimiento de que la vida se me escapaba de las manos, que los días de mi juventud se esfumaban, vacíos, sin interés, sin alegría. Entendía que estaba desperdiciando un tiempo que nunca recuperaría, que estaban pasando de largo horas y horas que podían haber sido hermosas. Mis padres -como la mayoría- no podían comprender esto y, aunque no eran peores que otros, lo cierto es que llegaron a hacerme más daño que el más incansable de los enemigos». [2]
  • «He tenido que prometer permanecer un año a su disposición, en el monasterio de Lanchen en invierno y cerca de su cueva en verano. No será divertido ni confortable. Son cuartuchos en los que se alojan los monjes tibetanos..., será muy duro, pero increíblemente interesante». [2]
    • Nota: Refiriéndose al compromiso que le exigió el superior, o gonchem del monasterio de Lanchem para aceptarla como discípula. Al final permaneció dos años. [2]
  • «Que cada cual siga enteramente, siempre y en cualquier parte, el impulso de su naturaleza, ya sea ésta limitada o genial. Sólo entonces el hombre sabrá lo que es vivir en lugar de despreciar la vida sin haberla vivido jamás». [2]
  • «Siempre me han horrorizado las cosas definitivas. Hay gente que teme a la inestabilidad. Yo en cambio temo todo lo contrario. No me gusta que el mañana se parezca al ayer, y el camino sólo me parece atractivo cuando ignoro a dónde me conduce». [2]

Referencias[editar]

  1. 1,0 1,1 Morató, Cristina. Viajeras intrépidas y aventureras. Penguin Random House Grupo Editorial España, 2010. ISBN 9788401390760.
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 2,6 Lucas, Antonio. Alexandra David-Neél Publicado en El Mundo, 14 de septiembre de 2015. Consultado el 19 de octubre de 2018.
  3. Claude B. Levenson. Le Seigneur du Lotus blanc : le dalaï-lama. Editorial Lieu commun, 1990. ISBN 2867050871. p. 266.