Werner Heisenberg

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar

Werner Heisenberg (Würzburg, Alemania, 5 de diciembre de 1901 – Munich, 1 de febrero de 1976), matemático y físico alemán.

Werner Karl Heisenberg

Citas de Werner Heisenberg[editar]

  • "Creo que Dios existe y que de Él viene todo. El orden y la armonía de las partículas atómicas tienen que haber sido impuestos por alguien."[sin fuentes]
  • "Todo nuevo conocimiento esencialmente nuevo nos coloca de nuevo en la situación de Colón, que tuvo el valor de abandonar toda la tierra conocida hasta entonces."
  • "Todas las cualidades del átomo de la física moderna, que sólo puede simbolizarse mediante una ecuación en derivadas parciales en un espacio abstracto multidimensional, son inferidas; no se le puede atribuir directamente propiedad material alguna. Así pues, cualquier representación suya que pueda crear nuestra imaginación es intrínsecamente deficiente; la comprensión del mundo atómico de ese modo primario y sensorial... es imposible."
  • "Las ideas no son responsables de lo que los hombres hacen de ellas."
  • “Si la armonía de la sociedad, detrás de la multiplicidad de los fenómenos, depende de la común integración en la Unidad, entonces el lenguaje de los poetas podría ser más importante que el de los científicos." (Atenas, 1964)
  • "La realidad objetiva acaba de evaporarse."
  • "Si queremos describir lo que sucede en un evento atómico, tenemos que analizar que la palabra pasa sólo puede solicitar a la observación, no al estado de cosas entre dos observaciones."
  • "La actitud que mantiene este nuevo hombre frente a la Naturaleza será radicalmente diferente a la actitud que mantenía en épocas anteriores."

Citas acerca de Werner Heisenberg[editar]

  • «Heisenberg lo denominó Principio de incertidumbre. En cierto sentido, constituye un robusto principio cotidiano. Sabemos que no podemos pedirle al mundo que sea exacto. Si un objeto (un rostro familiar, por ejemplo) tiene que ser exactamente igual antes de que lo reconozcamos, nunca lo podríamos hacer de un día para otro. Reconocemos que se trata del mismo objeto por ser muy parecido; nunca es exactamente igual a como era; es aceptablemente similar. En la acción de reconocimiento se lleva a cabo un juicio, una zona de tolerancia o incertidumbre. Así, pues, el principio de Heisenberg establece que ningún evento, ni siquiera los eventos atómicos, pueden ser descritos con certeza, es decir: sin el menor margen de tolerancia al error. Lo que confiere profundidad al principio es que Heisenberg especifica la tolerancia que se puede alcanzar. El punto de medida es el cuanto de Max Planck. En el mundo del átomo, la zona de incertidumbre se encuentra siempre delimitada por el cuanto.»[1]

Referencias[editar]

  1. Bronowski, J. (1973/1979). El ascenso del hombre [The Ascent of Man]. Trad. Alejandro Ludlow Wiechers, Francisco Rebolledo López, Víctor M. Lozano, Efraín Hurtado y Gonzalo González Fernández. Londres/Bogotá: BBC/Fondo Educativo Interamericano.