Victoria Ocampo

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Victoria Ocampo

Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikidata-logo-en.svg Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 44 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Victoria Ocampo (Ciudad de Buenos Aires, 7 de abril de 1890 – Beccar, 27 de enero de 1979) fue una escritora argentina.

Citas[editar]

  • «A mi me hubiera gustado que Borges hubiera estado preso como yo, solo por unas horas, para que con su memoria y talento hubiera registrado esa situación.» [1]
  • «El amor y la cultura aumentan con el reparto. Cuanto más se dan, más se tienen.» [2]
  • «El monólogo del hombre no me alivia ni de mis sufrimientos ni de mis pensamientos. ¿Por qué he resignarme a repetirlo? Tengo otra cosa que expresar. Otros dolores, otros sentimientos han destrozado mi vida, otras alegrías la han iluminado desde hace siglos.» [3]
  • «El pudor es el principal enemigo de la literatura (y de la mujer).» [4]
  • «Mi única ambición es llegar a escribir un día más o menos bien, más o menos mal, pero como una mujer [...] Pues entiendo que una mujer no puede aliviarse de sus sentimientos y pensamientos en un estilo masculino, del mismo modo que no puede hablar con voz de hombre.» [5]
    • Fuente: Testimonios 1, página 12.
  • «Un texto muy trabajado muere.» [4]

Episodios biográficos[editar]

  • «El 8 de mayo, me disponía a trabajar por la mañana (me había quedado sola en casa, con los sirvientes) cuando me anunciaron que me quería ver el comisario (supe, más tarde, que me habían ido a buscar a San Isidro a las 3 de la mañana). La visita matutina de ese personaje me sorprendió sin alarmarme en lo más mínimo. Estaba a cien leguas de imaginar que venía a detenerme. [...] Acabábamos de devorar unos sándwiches cuando vinieron a buscarnos a Nelly y a mí. Salimos de Orden Político acompañadas por dos vigilantes. Nos metieron en un camión celular y nos depositaron, “sans autre forme de proces”, en El Buen Pastor, la cárcel de mujeres. Ahí pasé 26 días. [...] En la comisaría un agente tomó mis impresiones digitales, y esperé. Esperé, esperé. Al fin me mandó a llamar a su despacho el comisario y me dijo que había telefoneado a Buenos Aires el resultado negativo del allanamiento, pero que me necesitaban urgentemente en la Capital y que allí me iba a mandar en compañía de un agente. [...] Entre nosotras, las once mujeres que vivíamos juntas, había una gran solidaridad. Todas éramos una, menos la peronista M. Nos hizo la vida amarga, pero yo le tenía más lástima que odio. Lo cierto es que no sentía odio por nadie. Las miserias, las debilidades de la humanidad y también sus arranques de generosidad nunca se me aparecieron con tanta evidencia como en esos 26 días (en prisión), y me alegra haber tenido oportunidad de vivirlos. Éstas no son palabras en el aire. Además nunca he sentido como en esos días lo que significa la camaradería en la desgracia y el calor de la ternura humana entre desconocidas.» [6]

Citas sobre Victoria Ocampo[editar]

  • «Antiperonista, republicana y antifascista [...] Sus textos autobiográficos son una obra maestra de la literatura memorialista en español.» [4]
    • Carlos Pardo
  • «Ninguna mujer recibió tanto amor y tanto odio en Argentina.» [1]
    • Tomás Eloy Martínez
  • «Pudo haber dedicado su vida a disfrutar del lujo y exhibir su belleza, otro tesoro que se hereda, y sin embargo escogió el camino de convertirse en una activista, una líder cultural y política.» [4]
    • Laura Freixas
  • «Su vida es un monumento al sentimiento femenino y al humanismo.» [4]
    • Javier Expósito

Un retrato por Corpus Barga[editar]

[Victoria Ocampo fue una de las amigas más cercanas a María de Maeztu; en sus visitas a Madrid acostumbraba a alojarse en la Residencia de Señoritas. La conferencia que ofrece en octubre de 1931 fue reseñada por Corpus Barga en un artículo titulado «Lo inesperado. Una misa negra en la Residencia de Señoritas», y publicado en el diario madrileño Crisol el 27 de octubre de 1931:][7]

  • «Las señoritas de la Residencia, asomadas a la alta galería del paraninfo, hacían pensar, entre otras muchas cosas, en la ermita de San Antonio pintada por Goya. Una sacerdotisa alta como una estatua de catedral gótica, pero más bien estilo Renacimiento por el tocado, casi una florentina vestida de negro, estaba hablando desde el sitio del altar. En realidad, estábamos en una Universidad norteamericana, donde toda evocación religiosa es posible. Donde no estábamos, de ningún modo, era en un colegio de monjas. La enseñanza de las órdenes religiosas anda herida de muerte en España no por las leyes de la República, sino porque la Residencia de Señoritas, como el Instituto-Escuela y demás instituciones docentes de tipo laico, tienen cada vez más éxito de público. Se ve que la burguesía española ha cambiado. Antes de que viniera la República era ya republicana sin saberlo. Ahora la República ha salido definitivamente del Comité republicano del distrito de la Latina. La Latina tiene que hallarse ahora precisamente en la Residencia de Señoritas. Fue la precursora, puede ser la patrona, de estas señoritas estudiantes».

Referencias[editar]

  1. 1,0 1,1 Victoria Ocampo, un libro y una muestra a 25 años de su muerte, artículo publicado en Clarín el 4 de diciembre de 2003.
  2. El sueño de Victoria Ocampo, por Susana Reinoso publicado en La Nación, el 27 de febrero de 2008. Consultado el 27 de abril de 2017.
  3. Citado en Salomone, Alicia. Modernidad en otro tono: escritura de mujeres latinoamericanas, 1920-1950; Cuarto Propio Ed., 2004. ISBN 978-95-6260-308-9. p. 232.
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 4,4 Artículo Victoria Ocampo: editora, mecenas y... escritora, de P. Unamuno, El Mundo 9 de julio de 2016.
  5. Citado en André, María Claudia. Entre mujeres: colaboraciones, influencias e intertextualidades en la literatura y el arte latinoamericanos. Editora: María Claudia André Compilado por: María Claudia André Colaboradora: Patricia Rubio de Lértora Editorial RIL Editores, 2005. ISBN 978-95-6284-414-7. p. 121.
  6. Carta con la explicación que Victoria Ocampo envió a los escritores que intercedieron por ella pidiendo su liberación, tras ser ingresada en prisión sin juicio.
  7. [ ] Vázquez Ramil, R. (2015). "La Residencia de Señoritas de Madrid durante la II República: entre la alta cultura y el brillo social". Espacio, Tiempo y Educación, 2(1), pp. 323-346. doi: http://dx.doi.org/10.14516/ete.2015.002.001.016 en Dialnet.