Siglo IV

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Arco de Constantino I el Grande en Roma que conmemora su victoria en la batalla del Puente Milvio, el 28 de octubre de 312.

El siglo IV (según el calendario juliano y Anno Domini / era común) fue el período de tiempo comenzó el 1 de enero de 301 y terminó el 31 de diciembre de 400. En Occidente, la primera parte del siglo fue conformada por Constantino el Grande, que se convirtió en el primer emperador romano en convertirse al cristianismo. Recuperó la unidad del imperio. También se destacó por restablecer una sola capital imperial, eligiendo el emplazamiento de la antigua Bizancio en el año 330 (desechando las capitales contemporáneas, que habían sido establecidas por las reformas de Diocleciano en Milán para el Oeste, y Nicomedeia para el Este) para construir la nueva capital, pronto llamada Nova Roma (Nueva Roma); más tarde fue renombrada como Constantinopla en su honor. Este es el trascendental siglo en que se oficializa el cristianismo (313) y más tarde se prohíben las otras religiones (380).

Citas[editar]

  • «En los inicios del siglo IV, la Iglesia cristiana estaba saliendo de la era de las persecuciones para entrar en la de la tolerancia. Este gran cambio, que se produjo en pocos años, no fue lo único que configuró a la Iglesia del siglo IV. Había dentro de ella un proceso de cambio y reorganización. La tan ansiada era de paz iniciada por Constantino y Licino precipitó el devenir de estos cambios internos. El sistema de monarquismo episcopal estaba tomando cada vez más fuerza como elemento aglutinador de comunión, disciplina y doctrina. Los antiguos grupos de influencia de profetas y maestros no compartían esta visión y, por ese motivo, se opusieron. En cierto sentido, la discusión de Arrio y Alejandro de Alejandría tuvo como trasfondo este cambio estructural y organizativo eclesial, paralelo a las discusiones teológicas. Constantino quería una Iglesia en paz como elemento aglutinador de su imperio. Por ello, en Nicea, quiso zanjar esta cuestión, aunque de hecho, quedará abierta hasta el concilio de Constantinopla.» [1]
Invasiones bárbaras del Imperio romano.

Referencias[editar]

  1. Vilella Masana, Josep. Constantino, ¿el primer emperador cristiano? Religión y política en el siglo IV. Editorial Edicions Universitat Barcelona, 2015. ISBN 9788447542475. p. 219.