Sexismo en la Biblia

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Repertorio de citas sobre sexualidad y sexismo en los libros bíblicos.[1].

Citas en los libros bíblicos[editar]

Corintios[editar]

  • «“Pero quiero que sepáis que Cristo es cabeza de todo varón, y el varón es cabeza de la mujer… Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, porque él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón. Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón.”».
  • Fuente: 1 Corintios 11: 3, 7, 8 & 9.
  • "Que el esposo dé a [su] esposa lo que le es debido; pero que la esposa haga lo mismo también a [su] esposo. La esposa no ejerce autoridad sobre su propio cuerpo, sino su esposo; así mismo, también, el esposo no ejerce autoridad sobre su propio cuerpo, sino su esposa. No se priven [de ello] el uno al otro, a no ser de común acuerdo por un tiempo señalado..."
  • «“Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. [...] Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación.”».
  • Fuente: 1 Corintios 14: 34 & 35.

Deuteronomio[editar]

  • «“Y si vieres entre los cautivos a alguna mujer hermosa, y la codiciares, y la tomares para ti por mujer, la meterás en tu casa; y ella rapará su cabeza, y cortará sus uñas, y se quitará el vestido de su cautiverio, y se quedará en tu casa; y llorará a su padre y a su madre un mes entero; y después podrás llegarte a ella, y tú serás su marido, y ella será tu mujer. [...] Y si no te agradare, la dejarás en libertad; no la venderás por dinero, ni la tratarás como esclava, por cuanto la humillaste.”».
  • Fuente: Deuteronomio 21: 11-14.
  • {{cita|“Cuando alguno tomare mujer, y después de haberse llegado a ella la aborreciere, (…) y dijese: A esta mujer tomé, y me llegue a ella, y no la halle virgen; entonces el padre de la joven y su madre tomaran y sacaran las señales de la virginidad de la doncella a los ancianos de la ciudad en la puerta; y dirá el padre de la joven a los ancianos: Yo di mi hija a este joven y él la aborrece; (…) pero ved aquí las señales de la virginidad de mi hija. Y extenderá las vestiduras delante de los ancianos de la ciudad. Entonces los ancianos tomaran al hombre y lo castigaran; y le multaran en 100 piezas de plata (…) Más si resultase verdad que no se halló virginidad en la joven, entonces la sacaran (…) y la apedrearan los hombres de la ciudad, y morirá…”

|Deuteronomio 22: 13-21

Éxodo[editar]

  • «No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.».
  • Fuente: Éxodo 20: 17.

Génesis[editar]

  • «“A la mujer dijo (Dios): Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolores darás a luz a los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreorá de ti”.».
  • Fuente: Génesis 3:17.

Isaías[editar]

  • «Asimismo dice Jehová: Por cuanto las hijas de Sion se ensoberbecen, y andan con cuello erguido y con ojos desvergonzados; cuando andan van danzando, y haciendo son con los pies; por tanto, el Señor raerá la cabeza de las hijas de Sion, y Jehová descubrirá sus vergüenzas.».
  • Fuente: Isaías 3: 16-17.

Jeremías[editar]

  • «“Por tanto, daré a otros sus mujeres, y sus campos a quienes los conquisten; porque desde el más pequeño hasta el más grande cada uno sigue la avaricia; desde el profeta hasta el sacerdote todos hacen engaño.”».
  • Fuente: Jeremías 8: 10.
  • «Yo, pues, descubriré también tus faldas delante de tu rostro, y se manifestará tu ignominia…».
  • Fuente: Jeremías 13: 26.

Jueces[editar]

  • «“¿Qué haremos en cuanto a las mujeres para los que han quedado? Nosotros hemos jurado por Jehová que no les daremos nuestras hijas por mujeres. [...] Entonces la congregación envió allá a doce mil hombres de los más valientes, y les mandaron, diciendo: Id y herid a filo de espada a los moradores de Jabes-Galaad, con las mujeres y niños. Pero haréis de esta manera: mataréis a todo varón, y a toda mujer que haya conocido ayuntamiento de varón. [...] Y hallaron de los moradores de Jabes-Galaad cuatrocientas doncellas que no habían conocido ayuntamiento de varón, y las trajeron al campamento en Silo, que está en la tierra de Canaán.».
  • Fuente: Jueces 21: 7, 10-12.

Levítico[editar]

  • «“Hablo Jehová a Moisés, diciendo: Habla a los hijos de Israel y diles: La mujer cuando conciba y dé luz a un varón, será inmunda 7 días…. Y si diera luz a una niña, será inmunda dos semanas…”».
  • Fuente: Levítico 12: 1, 2 & 5.
  • «“Cuando la mujer tuviere flujo de sangre, y su flujo fuere en su cuerpo, siete días estará apartada; y cualquiera que la tocaré será inmundo hasta la noche. Todo aquello sobre que ella se acostaré mientras estuviere separada será inmundo…”».
  • Fuente: Levítico 15:19 y 20.

Pedro[editar]

  • «“Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas…”».
  • Fuente: 1 Pedro 3: 1.

Romanos[editar]

  • «“Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive: pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido.”».
  • Fuente: Romanos 7: 2.

Samuel[editar]

  • «“Así ha dicho Jehová: He aquí yo haré levantar el mal sobre ti de tu misma casa, y tomaré tus mujeres delante de tus ojos, y las daré a tu prójimo, el cual yacerá con tus mujeres a la vista del Sol.”».
  • Fuente: 2 Samuel 12: 11.

Timoteo[editar]

  • «“La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. [...] Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en trasgresión. [...] Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.”».
  • Fuente: 1 Timoteo 2: 11-15.

Referencias[editar]