Sacerdote

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Un sacerdote es una persona que se dedica profesionalmente, en exclusiva o a tiempo compartido, a realizar actos de intermediación entre los miembros de una comunidad religiosa y la divinidad a la que estos adoren. En muchas culturas, la casta sacerdotal constituía una clase social dominante, asociada o en ocasiones enfrentada al poder civil. Suelen recibir nombres específicos en cada cultura concreta: maestro, clérigo, presbítero, pastor, rabino, imán, brahmán...

Citas sobre sacerdote, sacerdotisa, sacerdotal, sacerdocio, etc.[editar]

Citas negativas sobre el sacerdocio[editar]

  • «Así como la oruga elige las hojas más hermosas para poner sus huevos, el sacerdote deposita su maldición sobre los mejores goces».
  • William Blake
  • «El filósofo nunca ha matado a un sacerdote, mientras que el sacerdote sí ha matado a muchos filósofos».
  • «La desobediencia es la base del verdadero hombre religioso; la desobediencia a todos los sacerdotes, los políticos y los intereses creados».
  • «La guerra es el juego del estadista, la dicha del sacerdote, la burla del abogado y la profesión del asesino mercenario».
  • «...por el peculio de los sacerdotes el mundo entero se ve envuelto en guerras perniciosísimas;...».
  • «Solo son grandes entre los hombres el poeta, el sacerdote, el soldado. El hombre que canta, el hombre que sacrifica y que se sacrifica. El resto es digno del látigo. Desconfiemos del pueblo, del buen sentido, del corazón, de la inspiración y de la evidencia».[1]

De Thomas Jefferson[editar]

  • «En cada país y en toda época, el sacerdote ha sido hostil a la libertad. Él está siempre en alianza con el déspota, esperando en retorno de los abusos que comete protección para sí».[2]
  • «La historia, según creo, no nos da ejemplos de que un pueblo dirigido por sacerdotes pueda mantener un gobierno civil libre».[3]

De Friedrich Nietzsche[editar]

  • «...A partir de ahora todas las cosas de la vida están ordenadas de tal modo que el sacerdote resulta indispensable en todas partes, en todos los acontecimientos naturales de la vida, en el nacimiento, el matrimonio, la enfermedad, la muerte, para no hablar del sacrificio ("la cena"), aparece el parásito sagrado para desnaturalizarlos: dicho en su lenguaje, para "santificarlos"...»[4]
  • «La desobediencia a Dios, es decir, al sacerdote, a "la ley", recibe ahora el nombre de "pecado";...»[4]
  • «Mientras el sacerdote, ese negador, calumniador, envenenador profesional de la vida, siga siendo considerado como una especie superior de hombre, no habrá respuesta a la pregunta: ¿qué es la verdad?».[4]
  • «...únicamente el sacerdote "redime"... Calculadas las cosas psicológicamente, los "pecados" se vuelven indispensables en toda sociedad organizada de manera sacerdotal: ellos son las auténticas palancas del poder, el sacerdote vive de los pecados, tiene necesidad de que se "peque"».[4]
  • «Artículo supremo: "Dios perdona a quien hace penitencia" — dicho claramente: a quien se somete al sacerdote».[4]
  • «¿Qué es lo único que Mahoma tomó en préstamo más tarde al cristianismo? El invento de Pablo, su medio de lograr la tiranía sacerdotal, de formar rebaños: la creencia en la inmortalidad — es decir la doctrina del juicio».[5]

Proverbios y refranes[editar]

  • «En el cielo tiene más poder un niño que siete sacerdotes».
  • «Es más limpio que el cuello de un sacerdote».
  • «Nunca ocultes nada al sacerdote, al médico y al abogado».

Referencias[editar]

  1. Baudelaire: Mon coeur mis à nu: Pléiade, pág 1220. Citado en: Contra el arte y los artistas, capítulo 13, El arte moderno, expresión de la decadencia occidental ,página 151.
  2. Carta a Horatio G. Spafford del 17 de marzo de 1814. [ref. insuficiente]
  3. Carta a Alexander von Humboldt del 6 de diciembre de 1813. [ref. insuficiente]
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 4,4 Friedrich Nietzsche: La genealogía de la moral, VIII. (1887)
  5. Friedrich Nietzsche: La genealogía de la moral, XLII. (1887)
  6. Friedrich Nietzsche: La genealogía de la moral, XLIX. (1887)