Rosario de Acuña

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Rosario de Acuña
«¡Para ser madre de hombres o mujeres no humanos mejor es entregar al pudridero de la tierra el raudal de nuestras fecundidades!».
«¡Para ser madre de hombres o mujeres no humanos mejor es entregar al pudridero de la tierra el raudal de nuestras fecundidades!».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 95 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Rosario de Acuña y Villanueva (Madrid, 1 de noviembre de 1850 - Gijón, 5 de mayo de 1923) fue una escritora, pensadora y periodista española.

Citas[editar]

  • «Nací en Madrid hace 66 años; viví ciega, con cortos intervalos de luz, más de 20 (desde los 3 hasta los 25). En todo ese tiempo aprendí Historia de España e Historia universal, no en compendios, sino en obras amplísimas y documentadas. Mi padre me las leía con método y mesura; yo las oía atenta, y en mis largas horas de oscuridad y dolor, las grababa en mi inteligencia. ¡Desde tan lejos viene mi amor a España y a la humanidad!.»
    • Notas: Fragmento de Carta a un soldado español voluntario en el ejército francés durante la Gran Guerra. El secreto de la abuela Justa. Rosario de Acuña de Laiglesia. Barcelona. Editorial Cooperativa Obrera, 1930
    • Fuente: Rosario de Acuña y Villanueva. [3][1]
  • «Escribí versos, poemas, himnos, cantos, dramas, comedias, cuentos, y una labor continua, como trama de todo esto, en artículos para la prensa patria y extranjera. ¡Juegos todos casi infantiles para lo que la mente y el corazón humanos pueden dar de sí, pero que era lo único que yo -¡pobrecita mujer española! Sin voz ni voto para nada que no sea el trabajo doméstico- podía darle a mi padre por aquella labor que, para ilustrar a su hija semiciega, hizo durante tanto tiempo!»
    • Notas: Fragmento de Carta a un soldado español voluntario en el ejército francés durante la Gran Guerra. El secreto de la abuela Justa. Rosario de Acuña de Laiglesia. Barcelona. Editorial Cooperativa Obrera, 1930
    • Fuente: Rosario de Acuña y Villanueva. [4][1]
  • «¡Para ser madre de hombres o mujeres no humanos mejor es entregar al pudridero de la tierra el raudal de nuestras fecundidades!».
    • Notas: Fragmento de Carta a un soldado español voluntario en el ejército francés durante la Gran Guerra. El secreto de la abuela Justa. Rosario de Acuña de Laiglesia. Barcelona. Editorial Cooperativa Obrera, 1930
    • Fuente: Rosario de Acuña y Villanueva. [5][1]

Citas sobre la autora[editar]

  • «Rosario de Acuña y Villanueva se va a convertir en una de las figuras más controvertidas de la España del Concordato en virtud del protagonismo que asumirá durante la larga confrontación ideológica que se entabla por entonces».
    • Notas:Fragmento de Rosario de Acuña y Villanueva. Una vida entregada a la búsqueda de la Verdad. Macrino Fernández Riera.
    • Fuente: Rosario de Acuña y Villanueva (1850 - 1923). Pensadores españoles [6][2]
  • «La visión que de España va teniendo se corresponde con su posición política, que va evolucionando desde el liberalismo monárquico de su juventud, hasta un republicanismo de izquierdas, tintado de cierto mesianismo proletario, que defiende en sus últimos años».
    • Notas:Fragmento de Rosario de Acuña y Villanueva. nUna vida entregada a la búsqueda de la Verdad. Macrino Fernández Riera.
    • Fuente: Rosario de Acuña y Villanueva (1850 - 1923). Pensadores españoles [7][2]

Referencias[editar]

  1. 1,0 1,1 1,2 Carta a un soldado español voluntario en el ejército francés durante la Gran Guerra. Rosario de Acuña [1] Consulta 10 de abril de 2016
  2. 2,0 2,1 Rosario de Acuña y Villanueva.Una vida entregada a la búsqueda de la Verdad. Macrino Fernández Riera [2] Consultado 10 de abril de 2016