Rafael Azcona

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Rafael Azcona
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 12 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Rafael Azcona (Logroño, 24 de octubre de 1926 – Madrid, 24 de marzo de 2008) fue un escritor y guionista español.

Citas[editar]

  • «Cuando alguien se sincera demasiado es para deslizar mentiras».[1]
  • «Cuando se reprimen los instintos, se anulan los sentimientos». [2] [«Me fío más de los sentidos que de los sentimientos»][1]
  • «El racismo más duro es el económico». [2]
  • «La especie humana produce ejemplares horribles y también maravillosos, lo que pasa es que estos otros casi nunca son noticia». [2]
  • «Mi principal mérito es estar vivo». [1]
  • «Si el cine ha enriquecido a la literatura, como se admite desde hace algún tiempo, la literatura lleva un siglo enriqueciendo al cine». [2]
  • «Yo, como no soy rentista, creo que el dinero sirve para no pensar en el dinero».
    • Nota: cita que se suele atribuir erróneamente a Picasso.[1]
  • «Yo me considero una especie de asistenta al servicio del director, que es mi señorito». [2]

Sobre Azcona[editar]

  • «Azcona: el hombre que pensaba por su cuenta».[1]
    • Luis Cobos
  • «Decía que los guionistas eran como las putas. Que trabajaban para satisfacer al cliente. Pero él redactaba un primer borrador, lo daba a los productores, les escuchaba y después escribía una segunda versión, que daba por buena. Me apuesto la vida que así no trabajan las putas».[3]

Anécdotas[editar]

  • Así describía Azcona la diferencia entre España e Italia: «En España estaba bien visto sufrir. En las reuniones familiares, de grupo y amigos, la gente hablaba de enfermedades, tragedias y resignaciones. Los españoles estábamos educados para morir bien y el sufrimiento estaba bien visto. Cuando llegué a Italia descubrí que allí la gente estaba preocupada por vivir bien y no tenía tanto interés en sufrir. Un día estaba con Marco Ferreri y un grupo de personas, admirando un paisaje bellísimo en las calles de Roma. Llovía. Un niño se acercó con una cesta y dentro de ella una flor envuelta en celofán. El niño italiano, que tendría unos 10 años, se acercó y dijo: ‘Sólo me queda una flor. Si me la compran me voy a casa porque está lloviendo y se hace tarde’. Ferreri se llevó la mano al bolsillo y le dio unas monedas. El niño, mirando al paisaje, dijo: ‘Come è bello’, y se fue tranquilamente a su casa.[1]
  • «Estábamos en el entierro de Julio Alejandro (guionista de películas como 'Viridiana' y 'Tristana')», recuerda David Trueba. «Se querían esparcir sus cenizas y sembrar una encina. Pero nadie pensó que había que cavar un hueco. Después de las oraciones, se preguntó, como si tal cosa: alguien tendrá una pala. Nadie. Una monja, que era familiar del muerto, dijo: 'Yo tengo algo que podría servir, y abrió su cartera' y sacó una navaja así de grande (al menos treinta centímetros). Rafael me dijo: 'Mira, éso es lo que el cine español no es capaz de retratar'. ¿Y sabes por qué tiene esa monja esa navaja? 'No', le contesté, y él me dijo: '¡Por las violaciones!'».[3]

Referencias[editar]

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 "El hombre que pensaba por su cuenta", semblanza de Azcona por Luis Cobos en el Magazine de El Mundo, 28.12.2008.
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 "Azcona a través de sus frases". Diario de Sevilla, 25.03.2008
  3. 3,0 3,1 "El cine se rinde ante el guionista de la calle". Artículo de Doménico Chiappe en arioja.com, 11.04.2018