Ir al contenido

Piotr Kropotkin

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Piotr Kropotkin
«Las libertades no se dan, se toman».
«Las libertades no se dan, se toman».
Véase también
Biografía en Wikipedia.
Multimedia en Wikimedia Commons.
Obras en Wikisource.
Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 103 años.

Piotr Kropotkin (Moscú, 9 de diciembre de 1842 – Dmítrov, 8 de febrero de 1921) fue un pensador político ruso, teórico del anarquismo.

Citas[editar]

  • «El origen del Estado y su razón de ser estriba en el hecho de que trabaja en favor de las minorías y en contra de las mayorías».[1]
  • «Las letras y las ciencias no ocuparán su verdadero lugar en la obra del desarrollo humano hasta el día en que, libres de servidumbres mercenarias, sean exclusivamente cultivadas por los que las aman y para los que las aman».[2]
  • «Las libertades no se dan, se toman».[3]
  • «Que los combatientes mueran, de acuerdo, pero que su muerte sea útil. Y que los hombres abnegados se sacrifiquen, nada más justo, pero que su sacrificio sea en beneficio de todos».[4]
  • «Si queremos ser prácticos expongamos lo que los reaccionarios llaman utopías o teorías. Pero teoría y práctica deberán fundirse en un solo objetivo si queremos triunfar».[5]
  • «Sucede a menudo que unos hombres representan cierto papel político, social o familiar, tan solo porque nunca han tenido tiempo de preguntarse si la posición en la que se hallan y la obra que realizan les conviene».[6]
  • «Quien dice Estado, necesariamente dice guerra».
    [Qui dit État nécessairement dit guerre].[7]

Memoria[editar]

  • «Los cinco años que pasé en Siberia fueron para mí muy instructivos respecto al carácter y la vida humanos. Me vi puesto en contacto con hombres de todas las condiciones, los mejores y los peores; aquellos que se encontraban en la cúspide de la sociedad y los que vegetaban en su mismo fondo; esto es, los vagabundos y los llamados criminales empedernidos. Tuve sobradas ocasiones para observar los hábitos y costumbres de los campesinos en su labor diaria, y aún más, para apreciar lo poco que la administración oficial podía hacer en su favor, aun cuando se hallara animada de las mejores intenciones [...] Aun cuando no formulé entonces mis observaciones en términos análogos a los usados por los partidos militantes, puedo decir ahora que perdí en Siberia toda la fe que antes pudiera haber tenido en la disciplina del Estado, preparándose así el terreno para convertirme en anarquista».[8]

Referencias[editar]

  1. Ortega, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House, 2013. ISBN 6073116314, 9786073116312. (pág. 1594.)
  2. Bartra (1994), p. 168.
  3. Bartra (1994), p. 168.
  4. Bartra (1994), p. 168.
  5. Bartra (1994), p. 168.
  6. Bartra (1994), p. 168.
  7. Palabras de un revolucionario. Ed. C. Marpon et E. Flammarion, 1885, chap. La décomposition des États, p. 13 (en francés en Wikisource).
  8. Memorias de un revolucionario en línea.