Pedofilia

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Cerámica ática, 530–430 a.C.

La pedofilia es la atracción sexual hacia niños prepúberes o de pubertad temprana.

Citas[editar]

  • [Los pedófilos deben ser] excluidos de toda posibilidad de acceso a los jóvenes, porque sabemos que [la pedofilia] es una enfermedad para la que no sirve el libre albedrío. Debemos proteger a esas personas de ellas mismas.
– Papa Benedicto XVI (n. 1927). Durante su visita al Reino Unido en septiembre de 2010 [1].
  • ¿Cuál es el perfil del pedófilo? Probablemente no exista. En última instancia, todo se reduce a la relación entre una persona y otra. Que los miembros de la pareja sean de edad similar en ese momento, o que tengan edades muy diferentes, es esencialmente irrelevante mientras que la relación o el contacto ocasional sean experimentados de manera positiva por ambas partes.
¿Cuál es el perfil del pedófilo? Tal vez sea una cuestión irrelevante, ya que parece ser que en general un pedófilo es una persona como usted y como yo.
A portrait of the paedophile? Probably it does not exist. Ultimately, it all boils down to the relationship between one person and another. Whether the partners in the relationship are now of similar ages, or whether they have very different ages, is essentially irrelevant so long as the relationship or single contact is experienced as positive by both partners.
A portrait of the paedophile? Perhaps this is an irrelevant question, because it seems on the whole that a paedophile is a person like you and me.
– Frits Bernard (1920-2006), psicólogo holandés. Paedophilia: A factual report.
  • Los boylovers y las lesbianas que tienen amantes jóvenes son las únicas personas que echan una mano a los jóvenes para ayudarles a atravesar el dificultoso terreno entre la sociedad heterosexual y la comunidad gay. No son abusadores de menores. Los abusadores de menores son los sacerdotes, profesores, psiquiatras, policías y padres que imponen su rancia moral a los jóvenes que tienen a su cargo. En lugar de condenar a los pedófilos por tener relaciones con jóvenes gays y lesbianas, deberíamos apoyarles.
Boy-lovers and the lesbians who have young lovers are the only people offering a hand to help young women and men cross the difficult terrain between straight society and the gay community. They are not child molesters. The child abusers are priests, teachers, therapists, cops and parents who force their stale morality onto the young people in their custody. Instead of condemning pedophiles for their involvement with lesbian and gay youth, we should be supporting them.
– Pat Califia (n. 1954), escritora y activista lesbiana. The Advocate, octubre 1980.
  • Ningún ordenamiento –salvo que sea un ordenamiento nazi o comunista– puede criminalizar una orientación sexual como tal, como «estado», como «condición», como «ser». Toda orientación sexual, toda preferencia, toda elección, pueden y deben ser perseguidas, no obstante, si se traducen en comportamientos violentos y dañinos para otras personas, sean menores o mayores. Por el contrario, criminalizar a los «pedófilos» como tales, no sirve para «proteger a los menores» (que más bien deberían ser protegidos de aquellos que idean este tipo de protecciones), sino únicamente para crear un clima incivil, no humano ni –queremos decir– cristiano.
Nessun ordinamento – se non un ordinamento nazista o comunista – può criminalizzare un orientamento sessuale in quanto tale, come “stato”, come “condizione”, come “essere”. Ogni orientamento sessuale, ogni preferenza, ogni scelta potranno e dovranno invece essere perseguiti se e quando si tradurranno in comportamenti violenti e dannosi per altre persone, minori o maggiori che siano. Criminalizzare i “pedofili” in quanto tali, al contrario, non serve certo a “tutelare i minori” (che dovrebbero piuttosto essere tutelati da chi immagina questo tipo di tutele), ma solo a creare un clima incivile, né umano né – vorremmo dire – cristiano.
– Daniele Capezzone (n. 1972), político italiano. Declaración oficial de la dirección de los Radicales Italianos[2].
  • Me gustan mucho los niños (excepto los varones).
I am fond of children (except boys).
– Lewis Carroll (1832-1898), escritor y matemático británico. En una carta a Kathleen Eschwege escrita en 1892. The Life and Letters of Lewis Carroll, S. D. Collingwood.
  • El pederasta reconoce al pederasta como el judío al judío.
Le pédéraste reconnaît le pédéraste comme le juif le juif.[3]
Jean Cocteau (1889-1963) escritor francés.
  • Oh pederastas incomprensibles, no seré yo el que lance injurias a vuestra gran degradación; no seré yo el que venga a arrojar el desprecio en vuestro ano de forma de embudo. Basta con que las enfermedades vergonzosas y casi incurables que os asedian traigan con ellas su seguro castigo. Legisladores de instituciones estúpidas, inventores de una moral estrecha, alejaos de mí, ya que soy un alma imparcial.
Conde de Lautréamont (1846-1870), escritor francés. Los Cantos de Maldoror (trad. Ángel Pariente).
  • Entre los pocos pederastas hay un pequeñísimo porcentaje de criminales que utiliza la violencia para satisfacer su deseo. Otra obviedad igualmente insulsa, pero imprescindible, dado que así como la violación no se identifica con el comportamiento sexualmente habitual de los adultos tampoco la inclinación pederasta debe identificarse con la violación y el asesinato. Es más, la atracción sexual por los niños no deriva siempre en una conducta que castiguen las leyes: las leyes no castigan la naturaleza, sino la conducta de las personas.
Arcadi Espada (n. 1957), periodista español. «Yo conozco a un pederasta», El Mundo, 25 de agosto 2007.
  • Es posible que el niño, con su propia sexualidad, haya deseado a este adulto, puede incluso haber consentido, puede incluso haber dado el primer paso. Podemos admitir incluso que es él el que ha seducido al adulto. Pero nosotros, con nuestro conocimiento psicológico especializado, sabemos perfectamente que incluso el niño que seduce corre el riesgo de verse herido y traumatizado. […] Por lo tanto, el niño debe ser ‘protegido de sus propios deseos’, incluso si sus deseos lo llevan hacia un adulto.
Il se peut que l’enfant, avec sa propre sexualité, ait désiré cet adulte, il peut même avoir consenti, il peut même avoir fait le premier pas. Nous pouvons même admettre que c’est lui qui a séduit l’adulte. Mais nous, spécialistes avec notre savoir psychologique, savons parfaitement que même l’enfant qui séduit court le risque d’être blessé et traumatisé. […] Par conséquent, l’enfant doit être 'protégé de ses propres désirs', même si ses désirs le portent vers un adulte.
Michel Foucault (1926-1984), filósofo francés, refiriéndose irónicamente a la postura de los psiquiatras sobre el consentimiento sexual de los menores en los tribunales. «La Loi de la pudeur»[4].
  • ¿«Corrupción de menores»? Probablemente, hasta que un menor no sea debidamente «corrompido» no se convertirá en adulto.
«Corrupció de menors»? Probablement, fins que un menor no sigui degudament «corromput» no esdevindrà adult.
Joan Fuster (1922-1992), ensayista español. Sagitari.
  • Ved, ved a los jóvenes efebos y sus danzas sagradas. Su hermoso cuerpo blanco reluce al sol, frotado con aceite, y la alegría les enrojece las mejillas. ¡Oh bello arte de Grecia! Qué hermosos eran al sol todos vuestros jóvenes adolescentes; el orgullo estaba en sus ojos y la fuerza en sus hombros; ved cómo se agrupan y giran con gracia en torno al altar de Baco. ¡Oh bello arte de Grecia! Vosotros comprendíais la belleza.
André Gide (1869-1951), escritor francés. Diario (trad. Laura Freixas, 1999).
  • En la pareja normal es el varón el seducido, y, a su vez, por un desdoblamiento obligado de la especie, el protector; éste es el doble papel que asume también el homosexual con su pareja socrática. Pero sin menoscabo para su joven contrincante de la condición viril. Este joven contrincante seduce, más o menos voluntariamente, en ocasiones muy involuntariamente, al homosexual adulto, muy configurado y experto, y que dirige, con la mano trémula del amor, pero con su envidiable tozudez, el asedio y los derroteros de la aventura.
¿Quiere esto decir que el joven en quien se han fijado los ojos y la voluntad juegue aquí un papel femenino?
No, el muchacho no depone su atuendo varonil, no debilita, por esta atención encomiástica que inspira, los dotes de su pubertad, más bien al contrario, ante la muestra de un homenaje tal, las vigoriza y las refrenda; como si dijéramos, ante la persuasión encumbradora de aquel halago, como más hombre, y esto de un modo simbólico, significativo y como estético.
Juan Gil-Albert (1904-1994), poeta y ensayista español. Heraclés.
  • [...] en los casos en los que hay un consentimiento mutuo y una atracción sexual mutua, la actividad sexual en sí misma [entre hombres y niños] no parece tener efectos dañinos. Esperemos que esto pueda tranquilizar a los padres y ayude a evitar que se sientan innecesariamente molestos y preocupados.
[...] in cases of mutual consent and mutual sexual attraction, sexual activity itself [between men and boys] seems to produce no damaging effects. It is to be hoped that this may put parents' minds at rest and help them to avoid being unnecessarily upset and anxious.
– Preben Hertoft (1928-), psiquiatra y sexólogo danés. Introducción a Crime Without Victims.
  • El debate actual sobre los sacerdotes pedófilos –considerado desde el punto de vista de la sociología– es un ejemplo típico de «pánico moral». El concepto nació en los años setenta para explicar cómo algunos problemas son objeto de una «hiperconstrucción social». En concreto, los pánicos morales han sido definidos como problemas socialmente construidos, caracterizados por una amplificación sistemática de los datos reales, ya sea en la representación mediática o en el debate político.
La discussione attuale sui preti pedofili pedofili – considerata dal punto di vista del sociologo – rappresenta un esempio tipico di “panico morale”. Il concetto è nato negli anni 1970 per spiegare come alcuni problemi siano oggetto di una “ipercostruzione sociale”. Più precisamente, i panici morali sono stati definiti come problemi socialmente costruiti caratterizzati da una amplificazione sistematica dei dati reali, sia nella rappresentazione mediatica sia nella discussione politica.
Massimo Introvigne (n. 1955), sociólogo italiano. «Preti pedofili: un panico morale», 2010, Centro Studi Sulle Nuove Religioni.
  • La violación es algo traumático, ahora bien, entre una violación y un juego amoroso compartido, hay muchos matices, y los niños tienen juegos amorosos, los tienen entre sí, los tienen niños con niños y niños con adultos, y adultos con niños, un juego amoroso no es una violación, aunque pueda haber elementos de sexo directo, si un juego es consentido, es aceptado, es otra cuestión, ya sé que suena horrible esto, no se puede decir, pero yo sigo pensando que un niño tiene una sensualidad.
Joaquim Jordà (1935-2006), cineasta español. En entrevista para la revista Lateral, n.º 114, 2004[5].
  • Tengo un amigo que se enfrenta a una posible condena de cárcel por tener relaciones sexuales con una pareja de 15 años. Yo quiero a mi amigo; es una buena persona. En la audiencia preliminar, me quedó claro que las «víctimas» eran los seductores, quienes ya habían tenido repetidamente relaciones sexuales entre ellos. Pero a los ojos del tribunal, su edad es el único factor a valorar. [..]
Desde un salón de té para drag-queens, aplaudo cualquier subcultura gay. La discriminación entre nosotros es profundamente autodestructiva. NAMBLA merece ser escuchada y respetada.
I... have a friend facing a possible jail sentence for having sex with a couple of 15- year-olds. I love my friend; he is a good person. At the preliminary trial, it became evident to me that the "victims" were the seducers, who had already repeatedly had sex with each other. But in the eyes of the court, their age is the sole determining factor to be weighed [..]
From tea room to drag queen, I applaud every gay subculture.... Discrimination among ourselves is profoundly self-destructive. NAMBLA deserves to be heard and respected.
– Michael Kearns (1950-), actor, escritor y activista gay estadounidense. «Men Loving Boys», publicado en la revista gay Edge, 31 de agosto 1988.
  • Es difícil entender por qué un niño, excepto por sus condicionamientos culturales, debería sentirse turbado porque le toquen sus genitales, o por ver los genitales de otras personas, o por otros contactos sexuales incluso más concretos. Cuando padres y maestros les previenen constantemente con respecto a los contactos con adultos, sin proporcionarles explicación alguna sobre la precisa naturaleza de los contactos prohibidos, los niños se hacen propensos a ponerse histéricos tan pronto como se les aproxime cualquier persona mayor, o cuando alguien se detenga a hablarles en la calle, o les acaricie, o se ofrezca a hacer algo por ellos, incluso cuando el adulto no tenga en mente objetivo sexual alguno. Algunos de los especialistas más experimentados en los problemas de la infancia y la juventud han llegado a la conclusión de que las reacciones emocionales de los padres, de los agentes de policiía y de otros adultos que descubren que el niño ha sido objeto de un contacto tal pueden perturbar al niño más seriamente que los mismos contactos sexuales. La histeria que existe actualmente con respecto a las agresiones sexuales bien puede tener consecuencias graves sobre la capacidad de muchos de esos niños para llevar a cabo los necesarios ajustes sexuales, años después, en sus matrimonios.
It is difficult to understand why a child, except for its cultural conditioning, should be disturbed at having its genitalia touched, or disturbed at seeing the genitalia of other persons, or disturbed at even more specific sexual contacts. When children are constantly warned by parents and teachers against contacts with adults, and when they receive no explanation of the exact nature of the contacts, they are ready to become hysterical as soon as any older person approaches, or stops and speaks to them in the street, or fondles them, or proposes to do something for them, even though the adult may have had no sexual objective in mind. Some of the more experienced students of juvenile problems have come to believe that the emotional reactions of the parents, police officers, and other adults who discover that the child has had such a contact, may disturb the child more seriously than the sexual contacts themselves. The current hysteria over sex offenders may very well have serious effects on the ability of many of these children to work out sexual adjustments some years later.
Alfred Kinsey (1894-1956), biólogo, zoólogo y sexólogo estadounidense. Conducta sexual de la mujer.
  • Creo que, bajo relaciones normales, la pederastia solo puede hacer acto de presencia en los pueblos moribundos, y ciertamente habría que caracterizarla como la expresión de un anhelo de muerte inconsciente del individuo. Como el individuo no quiere renacer, pone instintivamente su semilla en un lugar en el que no puede prosperar.
Léase atentamente todos los pasajes pertinentes en las obras griegas antiguas, y se me dará la razón. Aquí y allá, aparecía incluso la más clara conciencia del impulso demoníaco, y se expresaba el odio contra el engendramiento de hijos.
Licurgo y Solón precisaron legalmente la relación que debía mediar entre el amante y el amado. El nacimiento de la individualidad en el amor heroico de dos mancebos fue alabado como lo más glorioso. El amor a las mujeres se consideraba común y propio de los animales, mientras que el amor a los hombres se tenía por un don de la casta Venus Urania; por eso Solón no concedía este don a los esclavos.
Si uno adopta el punto de vista de los griegos, la castidad absoluta es solamente un medio mejor que la pederastia para el mismo fin. Desde el punto de vista de nuestro saber actual, en cambio, ambos medios no pueden compararse. La moral los diferencia radialmente entre sí. [...]
– Philipp Mainländer (1841-1876), filósofo alemán. Filosofía de la redención (trad. Manuel Pérez Cornejo).
  • Amor, por cierto, imitaba en esto a los matemáticos, que presentan a los niños aún inexpertos imágenes concretas de las formas puras: así también, para hacernos visible lo espiritual, el dios gustaba de recurrir a la figura y el color de la juventud humana, a la que convertía en instrumento de la reminiscencia adornándola con todo el esplendor de la belleza, y ante cuya visión nos abrasaba luego el dolor y la esperanza.
Thomas Mann (1875-1955), escritor alemán. La muerte en Venecia (trad. Juan del Solar, 2003).
  • Si yo viese el caso de un niño de diez u once años de edad intensa y eróticamente atraído hacia un hombre de veinte o treinta, si la relación fuese totalmente consentida y el vínculo afectivo fuese verdadera y totalmente recíproco... en ese caso yo no lo calificaría como patológico de ningún modo.
If I were to see the case of a boy aged ten or eleven who's intensely erotically attracted toward a man in his twenties or thirties, if the relationship is totally mutual, and the bonding is genuinely totally mutual ... then I would not call it pathological in any way.
John Money (1921-2006), psicólogo y sexólogo neozelandés. En etrevista para Paidika: The Journal of Paedophilia, 1991.[6]
  • Hay muchachas, entre los nueve y catorce años de edad, que revelan su verdadera naturaleza, que no es la humana, sino la de ninfas (es decir, demoníaca), a ciertos fascinados peregrinos, los cuales, muy a menudo, son mucho mayores que ellas (hasta el punto de doblar, triplicar, o incluso cuadriplicar su edad). Propongo designar a esas criaturas escogidas con el nombre de nínfulas.
Vladimir Nabokov (1899-1977) escritor ruso-estadounidense. Lolita (trad. Francesc Roca, 2005).
  • NAMBLA condena el abuso sexual y cualquier tipo de violencia. Recalcamos que hay una diferencia entre relaciones sexuales forzadas y consentidas. Las leyes que se centran únicamente en la edad de los participantes no recogen esa diferencia, ya que cierran los ojos a la naturaleza de la relación. La diferencia de edad no impide las relaciones amorosas mutuamente consentidas entre personas, en la misma medida que las diferencias de raza o de clase.
Las leyes vigentes penalizan relaciones sexuales amorosas y plenamente consentidas. Estas leyes están mal concebidas y son moralmente repugnantes. Conforme a nuestro derecho, defendemos su eliminación.
NAMBLA condemns sexual abuse and all forms of coercion. We insists there is a distinction between coercive and consensual sex. Laws that focus only on the age of the participants fail to capture that distinction, for they ignore the quality of the relationship. Differences in age do not preclude mutual, loving interaction between persons any more than differences in race or class.
Some existing laws criminalize sexual relationships that are loving and fully consensual. These laws are ill-conceived and morally repugnant. As is our right, we advocate their repeal.
Declaración de principios en la página editorial de la revista NAMBLA Bulletin, publicada por la North American Man/Boy Love Association (NAMBLA).
  • La cultura griega del periodo clásico es una cultura de hombres. Por lo que a las mujeres respecta, todo lo dice Pericles en el discurso fúnebre con las palabras: tanto mejores son cuanto entre los hombres se habla de ellas lo menos posible. La relación erótica de los hombres con los adolescentes fue, en un grado inaccesible a nuestra comprensión, el presupuesto necesario, único, de toda educación viril (más o menos tal como entre nosotros durante mucho tiempo toda la educación superior de las mujeres sólo la reportaban los amoríos y el matrimonio); todo el idealismo de la fuerza de la naturaleza griega se vertió en esa relación y probablemente jamás han vuelto nunca los jóvenes a ser tratados tan atenta, tan amorosamente, tan absolutamente tomando en consideración su sumo bien (virtus), como en los siglos VI y VII, esto es, conforme a la bella máxima de Hölderlin: «pues amando da el mortal lo mejor de sí».
Friedrich Nietzsche (1844-1900), filósofo alemán. Humano, demasiado humano (trad. Alfredo Brotons).
  • La disparidad de tamaño y poder entre padre e hijo crea un potencial para el abuso. Sin embargo, partiendo de la base de que las relaciones entre padres e hijos suelen ser positivas [...] simplemente aceptamos que la desigualdad forma parte de su propia naturaleza. [...]
Me gustaría que las relaciones pedofílicas fueran vistas desde la misma perspectiva [...].
The disparity in size and power between parent and child creates a potential for abuse: a mother could not batter a baby as big as herself. But, on the basis that parent-child relationships are generally positive [...] we accept that inequality is simply in the nature of the thing. [...]
I would like to see paedophilic relationships looked at in a similar light [...].
– Tom O'Carroll (1945-), periodista, escritor y activista pedófilo británico-irlandés. Paedophilia: The Radical Case.
  • Pues yo al menos no puedo decir que exista para un joven recién llegado a la adolescencia mayor bien que tener un amante virtuoso, o para un amante, que tener un amado.
Platón (427-347 a. C.), filósofo griego. El Banquete (trad. Luis Gil).
  • Disfruto con los de doce años en la flor de la edad. Mas es
el de trece mucho más deseable incluso;
y el que tiene dos veces siete es una flor más dulce que los Amores,
pero es más agradable el que cumple el tercer lustro;
el de dieciséis años pertenece a los dioses; pero conseguir
al de diecisiete no está a mi alcance, sino de Zeus.
Aunque si alguien siente deseo de chicos mayores, ya no juega,
sino que busca ya «que le dé… respuesta».
– Estratón de Sardes (s. II), poeta griego. Antología Palatina, (trad. Guillermo G. Vioque y Miguel Ángel M. Guerrero).
  • [La] prostitución, el adulterio, la necrofilia, la bestialidad, la posesión de pornografía infantil e incluso el incesto y la pedofilia… deberían ser legales mientras no se fuerce a nadie. Solo son ilegales a causa de los prejuicios y la estrechez de miras.
[P]rostitution, adultery, necrophilia, bestiality, possession of child pornography, and even incest and pedophilia ... should be legal as long as no one is coerced. They are illegal only because of prejudice and narrowmindedness.
Richard Stallman (n. 1953), programador estadounidense, fundador del movimiento por el software libre.
  • Pedofilia significa amor (sexual) excesivo por los niños. Eso no quiere decir tener relaciones sexuales con ellos, aunque sea lo que la mayoría de la gente imagina cuando usa el término. Como los niños no pueden consentir nada legalmente, un adulto que utiliza a un niño como objeto sexual incurre en un acto injusto. Dicho acto es injusto porque requiere el uso de coacción física, la amenaza de tal coacción, o (lo que viene a ser lo mismo en una relación entre un adulto y un niño) el abuso de la posición del adulto como autoridad de confianza. El resultado del acto –sin importar si es benigno o dañino para el niño– es irrelevante a la hora de juzgar su admisibilidad.
– Pedophilia means the excessive (sexual) love of children. It does not mean having sex with them, although that is what people generally have in mind when they use the term. Because children cannot legally consent to anything, an adult using a child as a sexual object is engaging in a wrongful act. Such an act is wrongful because it entails the use of physical coercion, the threat of such coercion, or (what comes to the same thing in a relationship between an adult and a child) the abuse of the adult’s status as a trusted authority. The outcome of the act — whether it is beneficial or detrimental for the child — is irrelevant for judging its permissibility.
Thomas Szasz (1920-2012), psiquiatra y psicoanalista húngaro. The Medicalization of Everyday Life: Selected Essays, 2007, p. 101.
  • El amor por un joven es hermoso para poseerlo y hermoso para dejarlo; pero es más difícil de hallar que de satisfacer; mil males y bienes provienen de él, pero en esto mismo hay un cierto encanto (tr. Francisco R. Adrados).
Teognis (s. VI a. C.) poeta griego (tr. Francisco R. Adrados).
  • El «Amor que no osa decir su nombre», en este siglo, es un afecto tan grande de un hombre mayor por un hombre joven tal como el que hubo entre David y Jonathan; tal como Platón lo puso en el centro de su filosofía, y tal como el que se encuentra en los sonetos de Miguel Ángel y Shakespeare. Es ese profundo afecto espiritual que es tan puro como perfecto, que dicta y permea grandes obras de arte como las de Shakespeare y Miguel Ángel y esas dos cartas mías, tal y como están. Es malentendido en este siglo, tan malentendido que puede ser descrito como el amor que no osa decir su nombre y gracias al cual estoy emplazado donde me encuentro ahora. Es hermoso, fino, es la forma más noble del afecto. No hay nada antinatural al respecto. Es intelectual y existe frecuentemente entre un adulto mayor y un joven adulto, cuando el mayor tiene el intelecto y el joven tiene todo el gozo y la esperanza y el glamour de la vida frente a sí. Que sea así, el mundo no lo entiende. El mundo se burla de él y algunas veces pone a alguien en la picota por eso.
Oscar Wilde (1854-1900), escritor británico. De profundis (trad. ?).

Por autor[editar]

Tony Duvert[editar]

Escritor francés, autor de novelas y ensayos. Premio Médicis 1973

  • Los pedófilos reclaman el derecho a experimentar libremente el amor que les puede conceder un niño, y a disfrutar libremente los placeres amorosos, aun pasajeros, con los que han descubierto que un niño y un hombre pueden ser felices como diablos.
Les pédophiles réclament le droit de vivre librement l'amour qu'un enfant leur accorde, et de goûter librement les plaisirs amoureux, mêmes passagers, où ils ont découvert qu'un garçon et un homme se rendent heureux comme des diables.
Abécédaire malveillant.
  • La prensa, heterosexual y familiar, presenta a los pederastas como agresores temibles para los niños. Pero, en su inmensa mayoría, las violaciones de niños son heterosexuales y familiares. Además, casi todas permanecen impunes, escondidas, tapadas.
La presse, hétérosexuelle et familiale, fait passer les pédérastes pour des agresseurs que les enfants ont à craindre. Mais, dans leur immense majorité, les viols d’enfants sont hétérosexuels et familiaux. En outre, ils demeurent presque tous impunis, cachés, couverts.
Abécédaire malveillant.
  • Proteger a los niños contra el sexo –empezando por el de ellos, que es destruido– es el pretexto que la derecha utiliza ya en varios países de Europa para infestar la sociedad, para retomar el control de la vida privada, de los libros, de las imágenes, de las declaraciones públicas, de las actividades relacionadas con menores; para reinar mediante la sospecha, la denuncia, la investigación generalizada; para registrar con cualquier pretexto, para apartar a los niños del resto del mundo, para acosar a las libertades que no puede suprimir. La derecha saca partido así de una debilidad capital de los progresistas, que no han tenido ni el valor de reformar la minoría, ni la imaginación de crear para los niños, de conformidad con su sexo, un estatus social que les otorgue el derecho a un pensamiento personal y a una vida privada.
¿Pero hay algún político, algún intelectual «de izquierdas», que vea en los niños algo más que un bicho de edad y de sexo indeterminados, algo enternecedor, algo engorroso, que hacemos muy bien en confiar a las señoras y a los eunucos esperando que se parezca a papá?
Los conservadores, los pudibundos, los riquísimos lobbies confesionales se han apoderado libremente de toda la infancia. Los oscurantistas han conquistado el derecho exclusivo de formar la conducta. Así crece el electorado de la derecha que reinará mañana y que, adivinamos, se llamará socialista, europea y nacional...
Vuelve la peste negra. Y se extiende ante la misma indiferencia que hace sesenta años. Con la complicidad de las izquierdas y de la intelligentsia, que no dejan ver su propio puritanismo y su inconmensurable desprecio por los «menores», es un neonazismo cada vez menos oculto y un cristianismo asesino que se unen contra el hombre, y que van a imponer su ideología bestial a la juventud de dos continentes sin encontrar obstáculos.
Protéger les enfants contre le sexe – à commencer par le leur, qu’on détruit – est l’alibi que la droite invoque déjà dans plusieurs pays d’Europe pour infester la société, reprendre le contrôle des vies privées, des imprimés, des images, des propos publics, des initiatives impliquant des mineurs, régner par le soupçon, la dénonciation, l’enquête générale, perquisitionner à tout prétexte, déporter les enfants à l’écart du monde, harceler les libertés qu’elle ne peut pas abolir. La droite met ainsi à profit une faiblesse capitale des progressistes, qui n’ont eu ni le courage de réformer le minorat, ni l’imagination de créer pour les enfants, chacun selon son sexe, un statut social qui leur ménage le droit à une pensée personnelle et à une vie privée.
Mais y a-t-il un politique, un intellectuel « de gauche » qui voie dans l’enfant mieux qu’une bestiole d’âge et de sexe indéterminés, un peu attendrissante, un peu encombrante, qu’on a bien raison de confier aux dames et aux eunuques en attendant qu’elle ressemble à papa ?
Les conservateurs, les pudibonds, les richissimes lobbies confessionnels ont fait librement main basse sur toute l’enfance ; les obscurantistes ont conquis le droit exclusif de former les comportements ; ainsi grandit l’électorat de la droite qui règnera demain, et dont on devine qu’elle s’appellera socialiste, européenne et nationale…
La peste brune réapparaît. Elle s’épanouit dans la même indifférence qu’il y a soixante ans. Avec la complicité des gauches et d’une intelligentsia qu’aveuglent leur propre puritanisme et leur incommensurable mépris des « mineurs », c’est un néo-nazisme de moins en moins caché et un christianisme assassin qui s’unissent contre l’homme, et qui vont infliger leur idéologie bestiale à la jeunesse de deux continents sans rencontrer d’obstacles.
Abécédaire malveillant.

J. Z. Eglinton[editar]

Escritor estadounidense.

  • La relación amorosa entre un adulto y un muchacho es, por lo tanto, necesariamente distinta de lo que sería entre personas de la misma edad e iguales en otros aspectos. Debe tener en cuenta la inmadurez, la flexibilidad y la naturaleza cambiante del muchacho. En otras palabras, como el amor paternal, como el amor de un hermano mayor por el más joven, como el amor de un hombre maduro por su joven esposa inexperta o menos instruida, es una relación asimétrica.
The love relationship between adult and boy, then, is necessarily different from what it would be among people of the same age and equal in other respects. It has to take into consideration the immaturity, pliability and changing nature of the boy. In short, like parental love, like the love of an older brother for a younger, like the love of a mature man for his young, inexperienced or less-educated bride, it is an asymmetrical relationship.
Greek love.
  • Puede que yo sea demasiado idealista, pero tiendo a pensar que en caso de que disminuyeran los tabúes y las presiones jurídicas, la historia se repetiría. Al igual que en épocas anteriores el amor griego fue una fuerza beneficiosa, tal vez lo volverá a ser a menudo en el futuro.
Perhaps I am being overly idealistic, but I tend to think that given relaxation of the taboos and legal pressures, history would repeat itself. Insofar as in previous epochs Greek love has been a force for good, presumably it would often be such in the future.
Greek love.
  • Si los tabúes y las presiones jurídicas disminuyeran, el debate abierto y el conocimiento sustituirían a la ignorancia, y los propios muchachos estarían mejor capacitados para decidir si van en busca de este o aquel hombre —o si aceptan su interés por ellos—. (Porque tales deseos no vienen siempre del mismo lado; la psiquiatría moderna ha demostrado que los propios muchachos toman a menudo la iniciativa).
With a relaxation of taboos and legal pressures, open discussion and knowledge would replace ignorance, and the boys themselves would be better able to decide whether to go after—or accept the interest of—this man or that. (For such desires aren’t exclusively one-sided; modern psychiatric evidence indicates that the boys themselves often make the first move.
Greek love.

Allen Ginsberg[editar]

Poeta estadounidense de la Generación Beat.

  • Sólo con dar un paseo por el Vaticano, se podría decir que a todo el mundo le gusta el suave efluvio erótico de los cuerpos desnudos de los preadolescentes.
If you just take a walk through the Vatican, you could say everybody loves the slightly erotic emanation of nude prepubescent bodies.
– En entrevista para Seconds Magazine, 1994.
  • Los ataques contra NAMBLA apestan a política, a caza de brujas interesada, a falta de sentido del humor, a vanidad, ira e ignorancia. [...]
Yo soy miembro de NAMBLA porque también amo a los muchachos —como todo aquel que tiene un poco de humanidad—.
Attacks on NAMBLA stink of politics, witchhunting for profit, humorlessness, vanity, anger and ignorance. [...]
I'm a member of NAMBLA because I love boys too -- everybody does, who has a little humanity.[7]
– Publicado en NAMBLA Bulletin durante la polémica de NAMBLA con la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas.

Gabriel Matzneff[editar]

Escritor francés, autor de novelas y ensayos. Premio Renaudot de Ensayo 2013.

  • El postulado de nuestro tiempo es que un niño no es deseable.
Le postulat de notre époque, c’est qu’un jeune garçon n’est pas désirable.
Les moins de seize ans.
  • Cualquier persona a la que le gusten los niños puede atestiguar que ligan mucho o (lo que viene a ser lo mismo) que destacan en el arte de hacerse ligar. Yo he ligado con muchos menores de dieciséis años, pero también muchos menores de dieciséis años han ligado conmigo.
N’importe quelle personne qui aime les gosses peut témoigner qu’ils draguent ferme ou (ce qui revient au même) excellent dans l’art de se faire draguer. J’ai dragué beaucoup de moins de seize ans, mais beaucoup de moins de seize ans m’ont dragué.
Les moins de seize ans.
  • Si hay una edad en la que un chico necesita contactos sexuales, es la adolescencia. La sociedad adulta no tiene ningún derecho a prohibirle calmar esa sed.
S’il y a un âge où un garçon a besoin de contacts sexuels, c’est l’adolescence. La société adulte n’a aucun droit de lui interdire d’étancher cette soif.
  • Acostarse con un/a niño/a es una experiencia hierofánica, una prueba bautismal, una aventura sagrada.
Coucher avec un/une enfant, c’est une expérience hiérophanique, une épreuve baptismale, une aventure sacrée.
Les moins de seize ans.
  • El pederasta, el amante de los más jóvenes, niños y niñas, está condenado a una existencia de rebelde, de outsider, de hereje, a una existencia que es una continua burla a los adultos, a sus preocupaciones, a sus ambiciones, a su modo de vida.
Le pédéraste, l’amant des très jeunes, garçons et filles, est voué à une existence de rebelle, d’outsider, d’hérétique, une existence qui est un continuel pied de nez aux grandes personnes, à leurs soucis, à leurs ambitions, à leur mode de vie.
Les moins de seize ans.
  • Las razones que los adultos esgrimen para prohibir a los menores de dieciséis años una vida amorosa son parecidas a las pruebas de la existencia de Dios tan queridas por la teología escolástica: no se tienen en pie.
Les raisons que les grandes personnes avancent pour interdire aux moins de seize ans d’avoir une vie amoureuse sont semblables aux preuves de l’existence de Dieu chères à la théologie scolastique : elles ne tiennent pas debout.
Les passions schismatiques.
  • La estrella amarilla del pedófilo que los medios le habían pegado en la frente.
L’étoile jaune du pédophile que les médias lui avaient collée au front.
Mamma, li Turchi !.
  • […] lo que había sido el siglo que se acababa: el horror de los regímenes totalitarios, después la caída de la Unión Soviética, los Estados Unidos convertidos en amos del mundo, el planeta sometido a las bombas, a los mercados y a los aullidos puritanos del otro lado del Atlántico, y los pedófilos reemplazando ahora a los judíos en el imaginario universal de la diablura.
[…] ce qu’avait été le siècle qui s’achevait : l’horreur des régimes totalitaires et, après la chute de l’Union soviétique, les États-Unis devenus les maîtres du monde, la planète assujettie aux bombes, au marché et aux glapissements puritains d’outre-Atlantique, les pédophiles désormais substitués aux juifs dans l’imaginaire universel de la diablerie.
Mamma, li Turchi !.
  • Los amantes de la juventud forman una sociedad secreta cuyos miembros no necesitan de insignias ni de gestos acordados para reconocerse.
Les amoureux de la jeunesse forment une société secrète dont les membres n’ont pas besoin d’insignes ni de gestes convenus pour se reconnaître.
Mamma, li Turchi !.
  • Catorce años es la edad que yo mismo tenía cuando fui conquistado, seducido, iniciado en los placeres del amor, desvirgado, «violado» diría el Código penal, por la hermana mayor de uno de mis compañeros. Era mucho más mayor que yo, muy guapa, muy sensual, muy dulce. Guardo de aquella primera experiencia un recuerdo tierno y encantador.
Quatorze ans, c’est l’âge que j’avais moi-même, lorsque je fus dragué, séduit, initié aux plaisirs de l’amour, dévirginisé, « violé » dirait le code pénal, par la sœur aînée d’un de mes camarades. Elle était beaucoup plus âgée que moi, très jolie, très sensuelle, très douce. Je garde de cette première expérience un souvenir tendre, enchanteur.
Séraphin, c’est la fin !.

Roger Peyrefitte[editar]

Escritor francés, autor de novelas y de biografías históricas.

  • El hecho de ser pederasta no conlleva ninguna grandeza, pero tampoco impide ninguna. Tal vez la verdadera grandeza de la pederastia esté en sus servidumbres, porque, incluso entre los griegos, que con todo la divinizaron, obligaba a sus adeptos a luchar contra los prejuicios del vulgo. En todas las épocas, la vida del pederasta ha sido un combate. Combate, cuando es joven, contra sus maestros y contra su familia, combate después contra la sociedad, amenaza perpetua para su honor y su posición, odio feroz de los reprimidos, de los hipócritas y de los imbéciles. Sería engañoso dejarse guiar por las victorias de algunos pederastas en áreas específicas. Siempre son duramente conquistadas y ásperamente cuestionadas. Finalmente, como la pederastia es el tipo de amor para el que resulta más difícil constituir, mantener y desarrollar la pareja ideal, es también este el que proporciona menos logros y en el que, la mayoría de las veces, el placer sustituye a la felicidad.
Le fait d’être pédéraste ne comporte aucune grandeur, mais il n’en interdit non plus aucune. Peut-être la vraie grandeur de la pédérastie est-elle dans ses servitudes, car, jusque chez les Grecs, qui l’avaient pourtant divinisée, elle obligeait ses adeptes à lutter contre les préjugés du vulgaire. À toutes les époques, la vie du pédéraste a été un combat. Combat, lorsqu’il est jeune, contre ses maîtres et contre sa famille, combat ensuite contre la société, menace perpétuelle pour son honneur et sa position, haine farouche des refoulés, des hypocrites et des imbéciles. Qu’on ne s’abuse pas sur les victoires de certains pédérastes dans des domaines particuliers. Elles sont toujours chèrement acquises et âprement contestées. Enfin, comme la pédérastie est le genre d’amour où le couple idéal est le plus difficile à constituer, à maintenir et à parfaire, c’est celui qui offre le moins de réussites et où le plaisir tient lieu le plus souvent de bonheur.
– «Grandeur et servitudes de la pédérastie», Le Crapouillot, n.º 12 (agosto-septiembre 1970).
  • La imprudencia, la confianza, la ingenuidad, el entusiasmo de la mayoría de pederastas los expone a más desventuras que a los demás –se podría decir incluso que algunos los buscan como un estimulante. Es la dificultad de encontrar al compañero soñado lo que les inspira esta bulimia, confundida en ocasiones con una neurosis.
L’imprudence, la confiance, la naïveté, l’enthousiasme de la plupart des pédérastes les exposent à plus de mésaventures que les autres, – on dirait même que beaucoup les recherchent comme un stimulant. C’est la difficulté de trouver le compagnon rêvé qui leur inspire cette boulimie, prise quelquefois pour une névrose.
Propos secrets.
  • [...] Homófilo, palabra horrible que apesta a farmacia. Tampoco me gusta la de pedófilo, aunque sea auténticamente griega, y prefiero la palabra más franca de pederasta, que no lo es menos.
[...] Homophile, mot épouvantable, qui pue la pharmacie. Je n'aime pas plus celui de pédophile, bien qu'il soit authentiquement grec, et je lui préfère le mot plus franc de pédéraste, qui ne l'est pas moins.
Propos secrets.

Fernando Vallejo[editar]

Escritor y cineasta colombiano.

  • Entonces, extrañado por ese comportamiento irracional mío me preguntó si me gustaban las mujeres. Le contesté que sí y que no, que dependía. "¿De qué?" "De sus hermanos".
La virgen de los sicarios, 1994.
  • Yo no soy homosexual, yo soy bisexual: me gustan los niños y los muchachos.
– En entrevista con Margarita Vidal para un programa de televisión[8].
  • ¡Qué tentación para los gallináceos! ¡Pobres! Como si a mí me pusieran un colegio de muchachitos en pelota enfrente y no los pudiera ni tocar.
El desbarrancadero, 2001.
  • La palabra pederastia es de un significado amplio que hay que precisar. Pederastia es tener relaciones sexuales con niños, pero hay que entender primero qué es un niño. ¿Un niño es uno de 5 años o uno de 13? Uno de 13 no es un niño y uno de 12 está dejando de ser niño y puede tener relaciones sexuales con personas mayores, si les da la gana.
– En la conferencia «Los crímenes del Cristianismo», en el Teatro Heredia de Cartagena (Colombia), 2009.
  • La pederastia es inocente siempre y cuando no vaya destinada a la reproducción, en cuyo caso es el crimen máximo, y siempre y cuando no medie la violencia física y la coacción moral.
– En la presentación en la Casa de América de Madrid, en 2010, de la novela Mi hermano el alcalde.
  • La pederastia no es un crimen, es una tontería: ¿Qué importancia tiene que un cura masturbe a un muchachito? El muchachito se irá a masturbar a su casa.
– En entrevista con Silva Herzog para un programa de radio[9].

Referencias[editar]

  1. Pope Benedict says pedophilia 'illness' Mixed reactions after Pope Benedict says pedophilia 'illness', The Australian, 17-9-2010.
  2. Pedofilia. Capezzone (Radicali): due cose da ricordare, Radicali.it, 2000-12-05.
  3. «Piaf et Cocteau : une amitié aussi longue qu’improbable», Le nouvel Economiste, 12 de julio 2013.
  4. «Fous d’enfance», Recherches, n.º 37 (abril 1979).
  5. «Entrevista a Joaquim Jordà». Revista Lateral, n.º 114 (2004).
  6. Paidika: The Journal of Paedophilia, Vol. II, n.º 3 (primavera 1991), p. 5.
  7. Allen Ginsberg. Sitio web de la North American Man/Boy Love Association [Consultado: 5-8-2015].
  8. Cfr. Documental de Luis Ospina, 2000. La desazón suprema. Retrato incesante de Fernando Vallejo.
  9. «La injuria coronada», La Gaceta de la Universidad de Guadalajara. Cfr. audio en YouTube.