Norah Lange

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Norah Lange

Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikidata-logo-en.svg Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 49 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Norah Lange (Buenos Aires, 23 de octubre de 19051-ibidem, 4 de agosto de 1972) fue una novelista y poetisa argentina.

Citas[editar]

  • «Afuera la noche
    sacudiendo angustias.
    Adentro, el corazón
    fresco de amor
    ¡Como una hoja nueva!».[1]
    • Fuente: Poema Afuera la noche
  • «Desnuda, silenciosa, inmóvil, su cuerpo se destacó contra la porción oscura del grueso tronco. Sin un estremecimiento, como si esperase algo, permaneció en esa actitud minutos. Cuando se inclinó para recoger el poncho, regresé apresuradamente a mi cuarto, y ya en la cama oí su pasos sigilosos, la puerta que se cerraba suavemente. [...]
    Un día que buscaba un libro en el dormitorio de Marta, descubrí, entre sus cosas, un método para adquirir belleza. Algunas hojas dobladas señalaban una receta que consistía en salir, desnuda, en una noche de luna llena. Bastaba hallarse algunos minutos en contacto completo con su luz fría, para lograr una seducción irresistible. Era evidente que, al sumergirse tres veces consecutivas en ese baño de luna, ella esperaba intensificar su efecto».[2]
    • Fuente: Cuadernos de infancia
  • «En toda esquina vigila el sueño
    y es tu recuerdo la única pena
    que humilla la altivez de las aceras.

    Lejos, el primer mendigo,
    traiciona el portal donde ha dormido.

    Y la ciudad se abre como una carta
    para decirnos la sorpresa de sus calles».[3]
    • Fuente: Poema Amanecer
  • «Habíamos fabricado grandes sombreros de papel, y de pie, las cinco delante de un espejo, cada una detenida frente a su rostro, contemplábamos el efecto de la sombra sobre los ojos, el resplandor distinto que la luz de la ventana adquiría en nuestros cabellos, contra el papel de diario. La puerta se abrió, de pronto, y una corriente de aire los hizo vacilar sobre nuestras cabezas. Una de mis hermanas dijo:
    - “La primera que pierda su sombrero, se morirá antes que las otras...”
    Inmóviles frente al espejo, los brazos entrelazados para no cometer ninguna trampa, jugamos a quién sería la primera en morir».[4]
    • Fuente: Cuadernos de infancia
  • «He vuelto a la calle ahondada de esperas
    rezando ausencias que ya no serán más.
    Calle poblada de voces humildes,
    ¡cuán cerca la hora en que él me querrá!».[5]
    • Fuente: Poema Calle

Referencias[editar]

  1. Lange, Norah. Prólogo, p. 48. Editorial B. Viterbo Editora, 2005. ISBN 978-95-0845-155-2.
  2. Lange, Norah. Prólogo. Editorial B. Viterbo Editora, 2005. ISBN 978-95-0845-155-2.
  3. Lange, Norah. Los días y las noches: versos, p. 32. Editorial Sociedad de Publicaciones El Inca, 1926.
  4. Lange, Norah. Prólogo, p. 403. Editorial B. Viterbo Editora, 2005. ISBN 978-95-0845-155-2.
  5. Lange, Norah. Los días y las noches: versos, p. 5. Editorial Sociedad de Publicaciones El Inca, 1926.