Nasreddin

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nasreddin

Nasreddin es un personaje mítico de la tradición popular sufí que se supone que vivió en la península de Anatolia en una época indeterminada entre los siglos XIII y XV.

Citas[editar]

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • "Nasrudin, tu burro se ha perdido".
    "Gracias a Dios que no estaba en el burro en ese momento, o yo también estaría perdido"
    • Paul Blenkiron, Stories and Analogies in Cognitive Behaviour Therapy (2010), ISBN 047005896X, página 43
  • Esposa de Nesretten Hoca: En nuestra sociedad, nos tratan como si las mujeres no tuvieran nombre propio; tú siempre eres la esposa de Fulano de tal. Le mencioné esto a mi esposo una vez y, créanme, no lo hice para culpar o regañar a nadie. Estaba profundamente conmovido y entristecido. Me dijo: "Tienes razón, querida esposa. De ahora en adelante, siempre que me pregunten cómo me llamo, diré: 'Soy el esposo de la esposa de Nasrettin Hoca'".
    • Güngör Dilmen, I, Anatolia (1984), Act II; tr. Talât Sait Halman (1991)
  • Nasrudin solía llevar un burro a través de una frontera todos los días, con las alforjas cargadas de paja. Como había admitido ser un contrabandista cuando regresaba a casa todas las noches, los guardias fronterizos lo registraban una y otra vez. Registraban su persona, removían la paja, la remojaban en agua, incluso la quemaban de vez en cuando. [...] Uno de los aduaneros se lo encontró años después.

"Puedes decírmelo ahora, Nasrudin", dijo. "¿Qué fue lo que estabas contrabandeando, que nunca pudimos encontrarlo?" "Burros", dijo Nasrudin.

    • N. Hanif (ed.), Biographical Encyclopaedia of Sufis: Central Asia and Middle East (2002), ISBN 8176252662, página 335
  • "Puedo ver en la oscuridad".
    "Eso puede ser así, Mulla. Pero si es verdad, ¿por qué a veces llevas una vela por la noche?"
    "Para evitar que otras personas se topen conmigo".
    • N. Hanif (ed.), Biographical Encyclopaedia of Sufis: Central Asia and Middle East (2002), ISBN|8176252662, página 343
  • "Bueno, Nasreddin. Sé que has perdido a tu único burro. La vida puede ser difícil sin él. Pero no estés tan triste hermano", trató de animarlo el hombre.
    "¿Me veo triste?"


"Sí, te ves muy triste. Te veías mucho más triste que cuando murió tu esposa". [...]
“En ese momento todos ustedes trataron de animarme diciendo 'No estés tan triste, mi hermano Nasreddin. Te conseguiremos una nueva esposa'. Pero ahora ya ves, nadie me ofrece un burro para reemplazar el que perdí ".

    • Sugeng Hariyanto, Nasreddin, A Man Who Never Gives Up (1998), ISBN 9789796721597, página 13
  • Una vez, Nasreddin fue invitado a dar un sermón. Cuando subió al púlpito, preguntó: ¿Saben lo que voy a decir? El público respondió "no", así que proclamó, ¡no tengo ganas de hablar con personas que ni siquiera saben de qué estaré hablando! Y se marchó.

La gente se sintió avergonzada y volvieron a llamarlo al día siguiente. Esta vez, cuando hizo la misma pregunta, la gente respondió que sí. Entonces Nasreddin dijo: Bueno, como ya saben lo que voy a decir, ¡no perderé más su tiempo! Y se marchó. Ahora la gente estaba realmente perpleja. Decidieron intentarlo una vez más y una vez más invitaron al Mulla a hablar la semana siguiente. Una vez más hizo la misma pregunta: ¿Saben lo que voy a decir? Ahora la gente estaba preparada y la mitad respondió "sí" mientras que la otra mitad respondió "no". Entonces Nasreddin dijo: "Que la mitad que sepa lo que voy a decir, se lo diga a la mitad que no" y se fue.

  • "Mulla, quiero tomar prestado tu burro".
    "Lo siento", dijo el Mulla, "pero ya lo he prestado".
    Tan pronto como hubo hablado, el burro rebuznó. El sonido provenía del establo de Nasrudin.
    "¡Pero Mulla, puedo oír al burro ahí adentro!"
    Cuando cerró la puerta en la cara del hombre, Nasrudin dijo con dignidad: "Un hombre que cree en la palabra de un burro antes que en la mía no merece que le presten nada".
  • Uno de los vecinos encontró a Nasreddin esparciendo migas por toda su casa.
    "¿Por qué haces eso?" preguntó.
    "Estoy manteniendo alejados a los tigres", respondió Nasreddin.
    "Pero no hay tigres por aquí", dijo el vecino.
    "Así es", dijo Nasreddin. "¿Ves lo bien que funciona?"
    • Engelbert Thaler, Teaching English Literature (2008), ISBN 3825229971, página 82
  • Mulla había perdido su anillo en la sala de estar. Lo buscó un rato, pero como no pudo encontrarlo, salió al patio y empezó a buscar allí. Su esposa, que vio lo que estaba haciendo, le preguntó: "Mulla, perdiste tu anillo en la habitación, ¿por qué lo buscas en el patio?" Mulla se acarició la barba y dijo: “La habitación está demasiado oscura y no veo muy bien. Salí al patio a buscar mi anillo porque aquí afuera hay mucha más luz ”.
    • Diane L. Wilcox, Classic Tales of Mulla Nasreddin, Retold by Houman Farzad (1989), ISBN 0939214598 , página 26

Referencias[editar]