Marie-Louise O'Murphy

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Marie-Louise O'Murphy
François Boucher. Joven recostada (retrato de Marie-Louise O'Murphy).
François Boucher. Joven recostada (retrato de Marie-Louise O'Murphy).
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 204 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Marie-Louise O'Murphy, O'Morphy, Morphy o Murphy (Ruan, 21 de octubre de 1737-París, 17 de enero de 1815), conocida a veces como la Belle Morphise o simplemente la Morphise, fue una famosa cortesana francesa, amante desde su adolescencia del rey Luis XV de Francia, con quien, tras un aborto espontáneo, tuvo una hija a los 17 años.

Citas[editar]

  • «Eso depende de mi hermana».
    • A la pregunta del rey sobre si quería quedarse en Versalles.[1]
  • «Me río de que se parezca a una corona de seis libras como dos gotas de agua».
    • A Luis XV al preguntarle de qué se reía.[2]
  • «¿Qué siente su majestad por "la vieja presumida"?».
    • A Luis XV sobre su relación con Madame de Pompadour.[3]

Sobre Marie-Louise O'Murphy[editar]

  • «Anna forzó una sonrisa y acercó a su marido a la pintura de François Boucher. Rinat miró con evidente placer el cuerpo juvenil de Marie-Louise O'Murphy. "Bueno, ¿qué quieres que diga?", le preguntó. "La follaría con sumo gusto en cuanto te fueras de viaje de negocios, por ejemplo"».[4]
    • Nota: Según otra versión, la señorita Murphy era hermana de una modelo titulada de la Academia de Pintura y ella misma posó para el pintor Boucher.[5]
  • «Así que, tras más de un mes, pese a todos los escantos que la Morphise pudiera ofrecerle, aún no había tenido tiempo de pasarse por allí. La exhija del molinero borgoñón estaba hecha para las tentaciones de la capital; pero el voluptuoso monarca no renunciaba por eso a Satán y sus obras».[6]
  • «De lo primero que avisé a la Corte fue del cariño que el rey le había tomado a una hermosa joven que se encontraba en el "Parque de los ciervos". Esta niña preciosa, a la que desde hacía unos meses intentaba que pintara Boucher (necesitado siempre de hermosas modelos), cogió –a lo que se creía– dinero de la marquesa, que se percató de a lo que había estado expuesta».[7]
  • «El hermoso nombre de Morphise, por el que era conocida, parecía el más fiel reflejo de esa elegante belleza, de esa gracia, de ese luminoso encanto suyos que habían cautivado al rey de Francia y rendido, profundamente enamorados, a dos gentilhombres, los dos primeros de sus tres maridos».[8]
  • «El rey, sin embargo, se ocupa de cosas mucho más agradables que esta. El señor Lebel, su primer ayuda de cámara, acaba de traer a una nueva p[uta], sobrina de un peluquero, llamada Mme. de Saint-André. Su adquisición parecía más difícil que las anteriores, pero, cuando vio el dinero, hasta la cascarrabias de su tía quedó deslumbrada. Así que la pequeña Morfi [sic], la que llegó el jueves y a la que te dije que hubo que arreglarle los dientes, bañarla de arriba abajo y proporcionarle ropa decente –al vivir ya en el "Parque de los ciervos"–, a punto estuvo de ser conducida de vuelta a París».[9][10]
  • «Entre otras cosas, la hija del molinero, una espléndida rubia, la señorita Morphise, nombre harto pretencioso, más propio de historias de los viejos tiempos, era la mejor prueba de la torpeza de unos padres que preferían que fuese bella a que estudiara. La bella Morphise ya había comprobado el influjo de sus galas y sus encantos sobre el joven aristócrata; pero, como chica astuta que era, se dio cuenta enseguida de que había tiempo de sobra».[11]
  • «La juguetona Morphise, maestra de lansquenet (Antiguo juego de cartas francés, practicado hasta 1870), contiende en una tirada por cuatro noches de amor con la misma indiferencia que si se viese en el trance de apostar su propia vida».[12]
  • «Marie-Louise O'Murphy, era seguro; ¡sus curvas me volvían loco! ¡Qué cálido recuerdo! ¡No tenía pudor alguno en sus posturas ni en sus gestos! Pero ¡qué aburrida era, Dios mío!».[13]

Notas y referencias[editar]

  1. Casanova, Giacomo (notas, adiciones y comentarios de Gaston Capon; 1913). Casanova à Paris: ses séjours racontés par lui-même. Paris: J. Schemit.  p. 112. 
  2. Funck-Brentano, Frantz (agosto de 1899). «La Revue Hebdomadaire». Louis XV et sa cour (Paris: Librairie Plon) IX:  p. 413. 
  3. Funck-Brentano, Frantz (agosto de 1899). «La Revue Hebdomadaire». Louis XV et sa cour (Paris: Librairie Plon) IX:  p. 413. 
  4. Tarasov, Artiom (2015). The Mysteries of Frau Maria. Strategic Book Publishing & Rights Agency.  p. 160. ISBN 978-1681810997. 
  5. Caraman, Victor-Charles-Emmanuel de Riquet (1901). Famille de la Mise de Pompadour, étude généalogique. Paris: H. Leclerc.  p. 81. 
  6. Blanquet, Albert (1877). «Le parc aux cerfs». Le triomphe de mademoiselle Diane (Paris: A. Degorce-Cadot) 3:  p. 72. 
  7. Croÿ-Solre, Emmanuel de (1906-1921). Journal inédit du duc de Croÿ (1718-1784). I. Paris: E. Flammarion.  pp. 199-200. 
  8. Ferron, Michel (1935). «Une favorite de Luis XV et ses alliances en Auvergne». L'Auvergne Littéraire, Artistique & Historique (Clermont-Ferrand) (80):  p. 13. 
  9. Según Madame de Pompadour y el propio rey, no podían alojarse en el mismo dos chicas a un tiempo.
  10. Argenson, René-Louis de Voyer (1859-1867). «Journal et mémoires du marquis d'Argenson». Journal et mémoires (Avril 1753) (Paris: Veuve de J. Renouard) 7:  pp. 456-457. 
  11. Blanquet, Albert (1877). «Le parc aux cerfs». Le triomphe de mademoiselle Diane (Paris: A. Degorce-Cadot) 3:  p. 40. 
  12. Balzac, Louis-Charles (1819). «Douleurs et guérison, petit poème allégorique». Chant deuxième (Paris: L. Colas):  pp. 17-18. 
  13. Vergé-Franceschi, Michel; Moretti, Anna (2017). Una historia erótica en Versalles. Siruela.