Maimónides

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
משה בן מימון
موسى بن ميمون
Maimónides
«…les prescribo recetas y fórmulas para la curación de sus enfermedades. La entrada y salida de los pacientes dura hasta la noche. A veces, […] me encuentro en el extremo de mis fuerzas hasta el punto que apenas puedo hablar».
«…les prescribo recetas y fórmulas para la curación de sus enfermedades. La entrada y salida de los pacientes dura hasta la noche. A veces, […] me encuentro en el extremo de mis fuerzas hasta el punto que apenas puedo hablar».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 810 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Maimónides; Moshé ben Maimón o Musa ibn Maymun (en hebreo: משה בן מימון‎, y en árabe, موسى بن ميمون), también llamado desde el Renacimiento Maimónides ("hijo de Mamon") o RaMBaM (el acrónimo de sus iniciales en hebreo, רמב"ם), conocido entre los cristianos como Rabí Moisés el Egipcio (1135, Córdoba - 1204, Fustat , Egipto),[1] fue el médico, rabino y teólogo judío más célebre de la Edad Media. Tuvo una enorme importancia, como filósofo y religioso en el pensamiento medieval.

Citas

  • “El madero en el cual alguien ha sido colgado es enterrado; para que el nombre malo no permanezca con él y la gente diga: ‘Este es el madero en el cual fulano de tal fue colgado.’”
    • Nota: La cruz, en la que las religiones de la cristiandad alegan que fue ejecutado Cristo (aunque otras religiones afirman que fue en un madero), se considera el símbolo preeminente del cristianismo. Algunos religiosos hasta se inclinan ante ella y la besan. Entre los judíos después de su restauración de Babilonia, el madero en el cual un hombre había sido ejecutado se consideraba detestable y símbolo de maldición, algo que habrían de enterrar para no verlo.
  • “Ninguna prohibición de la Torá [o Ley mosaica] es tan difícil de acatar como la de las uniones prohibidas y las relaciones sexuales ilícitas”.
  • “[Ellos] fijaron para sí cuotas a individuos y comunidades e hicieron que la gente creyera, en absoluta insensatez, que era obligatorio y apropiado ayudar [económicamente] a los sabios y eruditos y a quienes estudiaban la Torá, de modo que la Torá es su negocio. Todo esto está mal. No hay ni una sola palabra, ya sea en la Torá o en los dichos de los sabios, que apoye esta creencia.”
    • (Commentary on the Mishnah, Avot 4:5.)
    • Nota: Cuando los rabíes convirtieron su posición en una ocupación asalariada, hubo quienes alzaron su voz en protesta. A diferencia de estos rabinos, Maimónides trabajó arduamente como profesional de la medicina para mantenerse, y nunca aceptó remuneración económica por sus servicios religiosos.
  • “¿Puede haber mayor piedra de tropiezo que [el cristianismo]? Todos los profetas hablaron del Mesías como el redentor de Israel y su salvador […] [Por el contrario, el cristianismo] mató por la espada a los judíos, dispersó y humilló a los que quedaron, alteró la Torá y apartó del camino a la mayor parte del mundo para que sirviera a otro dios en vez de a Adonai”.
    • Fuente: (Mishné Torá, “Las leyes de los reyes y sus guerras”, capítulo 11.)
  • “Todo el que hace algo por cálculo astrológico, disponiendo sus tareas o desplazamientos en las horas recomendadas por los escrutadores del cielo, merece azotes […]. Todas estas prácticas son mentiras y falsedades […]. Quien crea en estas y parecidas cosas […] no es sino un necio y carente de entendimiento”.
    • Fuente: (Mishné Torá, “Leyes de idolatría”, capítulo 11; compárese con Levítico 19:26; Deuteronomio 18:9-13.)
  • «Una de las razones de la circunsición es, en mi opinión, el deseo de provocar una disminución de la relación sexual y el debilitamiento del órgano en cuestión… El dolor causado al miembro es el verdadero propósito de la circuncisión. Ninguna de las actividades necesarias para la preservación del individuo es dañada por ella, ni se hace imposible la procreación, pero disminuyen la concupiscencia y la lujuria…».

Los trece principios de la fe de maimónides

1. Dios es el Creador y Gobernante de todas las cosas. Él solo ha hecho, hace y hará todas las cosas.
2. Dios es uno. No hay ninguna unidad como la suya.
3. Dios no tiene cuerpo. Los conceptos físicos no le son aplicables.
4. Dios es primero y último.
5. Es propio orar solo a Dios. No debe orarse a nadie ni a nada más.
6. Todas las palabras de los profetas son verdaderas.
7. La profecía de Moisés es absolutamente verdadera. Fue el principal de todos los profetas, tanto anteriores como posteriores a él.
8. La Torá completa que ahora tenemos es la que Moisés recibió.
9. La Torá nunca cambiará y Dios nunca dará otra.
10. Dios conoce todos los hechos y pensamientos del hombre.
11. Dios premia a quienes guardan Sus mandamientos y castiga a los que los transgreden.
12. El Mesías vendrá.
13. Los muertos serán resucitados.

Maimónides definió estos principios en su Comentario de la Misná, (Sanedrín 10:1). El judaísmo los adoptó posteriormente como credo oficial. El texto supracitado es una versión condensada de los principios según el libro de oraciones judío.

Acerca de él

  • “Las cartas de Maimónides marcan época en el género epistolar. Es el primer corresponsal judío cuya correspondencia se conserva prácticamente en su totalidad. […] Sus cartas apelaban a la mente y al corazón de sus destinatarios, y variaba su estilo para llegar a cada uno de ellos”.
    • Encyclopaedia Judaica
  • “Maimónides es la imagen más influyente de la historia del judaísmo desde la edad de los Patriarcas y los Profetas hasta nuestro tiempo”.
  • “La influencia de Maimónides en el desarrollo posterior del judaísmo es incalculable. […] C. Tchernowitz […] llega al punto de afirmar que, de no haber sido por Maimónides, el judaísmo se habría dividido en diferentes sectas y creencias […] Su gran logro fue unir las diferentes corrientes”.
    • La Encyclopaedia Judaica