Luis Ignacio Helguera

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Luis Ignacio Helguera
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 16 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Luis Ignacio Helguera (Ciudad de México, 8 de septiembre de 1962 - 11 de mayo de 2003), fue un poeta, narrador y ensayista mexicano.[1]

Aforismos[editar]

  • «El virtuosismo doméstico, civilizado, de la mujer moderna recuerda a veces el sacrificio primitivo de las mujeres a los dioses. Sólo que antiguamente los hombres inventaban causas más elevadas que el altar de las escobas».[2]
  • «En rigor, sólo cuando muere, un amigo es amigo para siempre».
  • «El mar: única monotonía que no cansa».[3]
  • «El velorio es una fiesta sin anfitrión».[4]
  • «Ni sí, ni no, ni ni».[4]
  • «Definitivamente la invención del último día de la semana encontró ya a Dios cansado, aburrido, falto de inspiración
 y lucidez».[5]
  • «Con frecuencia, soñamos cuando escribimos y, a veces, escribimos cuando soñamos. Redactar sólo se puede con la mano, pero se escribe con todo el cuerpo, con el ser entero.»[6]

Sobre el ajedrez[editar]

  • «El ajedrez es la única manera civilizada de hacerle la vida imposible al prójimo».[7]
  • «El ajedrez nos recuerda que el mundo es un conjunto de posibilidades casi infinitas y que hay que irse por una».[7]
  • «El ajedrez es el dominio ideal del tímido, del solitario, del escéptico, del desencantado».[7]
  • «EI ajedrez es un juego autista, y sin embargo, todo depende de lo que haga el otro».[7]

Frases y aforismos musicales[editar]

  • «Confieso casi con vergüenza que lo único que me gusta escuchar inmediatamente después de la música que amo es el silencio, porque sólo en el silencio se expande a sus anchas la impresión total que deja la composición, su sabor, sus mejores momentos, sus últimos compases». [8]
  • «Era Rachmaninov un gran oso ruso, con garras complacidas en meter en desafíos técnicos a los virtuosos del piano y “un ceño de seis y medio pies de altura”, decía Stravinsky, a quien Rachmaninov, más que conversar con él, regalaba frascos de miel. Oso hosco, silencioso, levemente gruñón, que, según su mujer, temía a los baños y no gustaba de paseos ni juegos, con la excepción lógica y rusa del ajedrez. Su música apasionada, romántica por antonomasia, conmueve, confesémoslo, aunque, como decía Rubinstein, empalague a veces.
Gran oso ruso con corazón de miel.»[9]

Referencias[editar]

  1. «Biografía de Luis Ignacio Helguera» (en español). México: Instituto Nacional de Bellas Artes. Consultado el 30 de septiembre de 2014
  2. Perucho, Javier (1 de diciembre de 2010). «Un siglo de aforismos mexicanos» (en español). Nexos. Consultado el 30 de septiembre de 2014
  3. Aceves, Raúl (Febrero de 2000). «Recuento de libros de aforismos de autores mexicanos». Consultado el 1 de octubre de 2014
  4. 4,0 4,1 Cayuela Gally, Ricardo (Junio de 2003). . Letras Libres. Consultado el 2 de octubre de 2014
  5. Helguera, Luis Ignacio (12 de marzo de 2014). «Luis Ignacio Helguera». Algarabía. Consultado el 3 de octubre de 2014
  6. , Luis Ignacio (2010), De cómo no fui el hombre de la década y otras decepciones, Tumbona.
  7. 7,0 7,1 7,2 7,3 Helguera, Luis Ignacio (Mayo-Agosto 1996). «Astillas del tablero». Biblioteca de México (45-46):  pp. 9. ISSN 188-476X 0 188-476X. http://bibliotecadigital.tamaulipas.gob.mx/archivos/descargas/32000000177.pdf. Consultado el 3 de octubre de 2014. 
  8. Helguera, Luis Ignacio (Enero de 1993). «Lo que se escucha en los conciertos». Consultado el 5 de octubre de 2014
  9. Helguera, Luis Ignacio (Abril-junio 2003). Sobre Rachmaninov. 

Enlaces externos[editar]