Ludwig van Beethoven

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Ludwig van Beethoven
«Consideremos a las dificultades como peldaños para una vida mejor».
«Consideremos a las dificultades como peldaños para una vida mejor».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 187 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Ludwig van Beethoven (n. Bonn; 16 de diciembre de 1770 – m. Viena, Austria; 26 de marzo de 1827) fue un compositor, director de orquesta y pianista alemán. Su legado musical se extendió, cronológicamente, desde el período clásico hasta inicios del romanticismo musical.

Citas[editar]

  • "Que la amistad, junto con el bien, crezcan como la sombra de la noche hasta que se apague el sol de la vida."
  • "Quiero agarrar al destino por las fauces, seguro de que no podrá doblegarme del todo."
    • (Parafraseando a Cervantes: "Huirás del oso, pero si en tu camino se alza un océano tempestuoso, afrontarás a la bestia.")
  • "Todo el que obra recta y noblemente puede, por ello mismo, sobrellevar el infortunio".


Citas sobre Beethoven[editar]

  • "Nacido con un temperamento ardiente y vivaz, afecto a las diversiones sociales, me vi obligado a aislarme, a vivir en soledad, tratando de olvidarme de todo esto. Oh, cuán duramente volvía a la realidad al oír con dificultad, y sin embargo no podía pedir a la gente que hablara más fuerte, ¡que gritase porque yo era sordo! ¿Y cómo podía yo admitir una dolencia precisamente en el sentido que en mí hubiera debido ser más perfecto que en otros, en un sentido que había poseído en su más alta perfección, una perfección como seguramente pocos en mi profesión han disfrutado o disfrutarán? Ah, no puedo soportarlo, y por eso, perdonadme cuando me veis alejarme a pesar de la alegría que sentiría alternando con ustedes, mi desgracia es doblemente dolorosa pues hace que se me juzge equivocadamente; para mí no puede haber sociabilidad con mis semejantes, intercambio de pensamientos, ya que debo mezclarme a la sociedad únicamente para mis necesidades más imprescindibles.

Debo vivir como un exiliado, si me acerco a mis semejantes se apodera de mí un espantoso terror de que mi impotencia sea notada...Así he vivido durante el último medio año que pasé en el campo, con orden expresa de mi inteligente médico de no cansar mis oídos, y de acostumbrarme poco a poco a mi futuro estado, pero a veces, al ceder a mi inclinación por la sociedad, cuánta humillación experimentaba al oír decir cerca de mí que oían una flauta a la distancia, mientras yo no oía nada, o bien que alguien oía cantar a los pastores y yo no percibía ni un solo sonido. Tales incidentes me llevaron al borde de la desesperación, y poco faltó para que pusiera fin a mi vida- sólo el arte me contuvo, ah, parecíame imposible dejar este mundo antes de producir todo lo que sentía debía producir, y por ello soportaba esa espantosa existencia- verdaderamente espantosa, que me arrojaba en un instante en el más horrible tormento. Ahora debo elegir a la paciencia como mi guía, y así lo he hecho. Espero que mi determinación permanecerá firme hasta que le plazca a la Parca inexorable cortar el hilo de mi vida, para un destino mejor o peor. Sea como sea, estoy listo. Ya a los veintiocho años me vi obligado a convertirme en filósofo. Ah, no es fácil, especialmente para un artista...Divino creador, tú que puedes mirar en lo más profundo de mi alma, sabes que allí vive el amor hacia el hombre y el deseo de hacer el bien. Y vosotros, semejantes míos, cuando leáis algún día estas palabras, comprenderéis que me habéis hecho daño. Tal vez sirva de consuelo a los desgraciados saber que uno como ellos, a pesar de todos los obstáculos de la naturaleza, hizo todo lo que estaba en su poder para ser aceptado entre los artistas y hombres de valor. "[1] (Para mis hermanos Karl y Johann Beethoven)

  • "Recuerden su nombre, ¡este joven hará hablar al mundo!".
    • (Comentario atribuído a Mozart en voz baja, para no interrumpirle). Realmente no hay constancia de que Mozart y Beethoven coincidieran jamás.
  • "Haydn llamaba a su discípulo "nuestro gran mogol", y todo el mundo se hacía eco de esta definición que autorizaba al discípulo a comportarse de manera un poco bárbara."
  • "Usted tendrá un rendimiento mayor del que hasta ahora ha tenido nadie, pues posee pensamientos que nadie ha poseído todavía. Jamás sacrificará usted un bello pensamiento a una regla tiránica, y hará bien en ello. Pero debe sacrificar sus caprichos a las reglas, pues tengo la impresión de que usted tiene varias cabezas y varios corazones. En sus obras se encontrará siempre algo fuera de lo corriente, cosas bellas, pero también algo singular y oscuro, porque usted mismo es un poco tenebroso y singular."
    • (Comentario de Joseph Haydn en 1794. En un año de trabajo sólo había corregido -a medias- unos cuarenta ejercicios de los cien que le había entregado Beethoven).
  • "Beethoven era demasiado feo y estaba demasiado loco."
    • (Comentario de Magdalene a una amiga. Beethoven compuso Lied para Magdalene. Ella misma cantó la canción. Se caso con un tal Galvani).
  • "Beethoven respiraba el aire de otro planeta”."
  • "sólo nuestro siglo (se refiere al siglo XX) ha logrado valorar y amar la obra de Beethoven como se lo merece, y ha encontrado en el aparente caos de pensamientos, sentimientos e imágenes la lógica musical en un centro trascendente."
  • "Antes de Beethoven se escribía música para lo inmediato: con Beethoven, se empieza a escribir música para la eternidad."
  • "Quien venga tras él no continuará; deberá volver a empezar, pues éste precursor ha terminado su obra allí donde terminan los límites del arte."
    • Franz Grillparzer
    • Fuente: Grandes biografías: Ludwig van Beethoven, Ed. Rueda J.M., p.188

Referencias[editar]

  1. El libro de oro de la sabiduría, Reader's Digest.