Ludwig Erhard

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ludwig Erhard
«El progreso de la economía depende íntimamente del rumbo que tome nuestro estado democrático»
«El progreso de la economía depende íntimamente del rumbo que tome nuestro estado democrático»
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 42 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Ludwig Erhard (Fürth, Baviera; 4 de febrero de 1897-Bonn; 5 de mayo de 1977) fue un político alemán, canciller federal entre 1963 y 1966.

Citas[editar]

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «Nosotros rechazamos el Estado benefactor de carácter socialista, y la protección total y general del ciudadano, no solamente porque esta tutela, al parecer tan bien intencionada, crea unas dependencias tales que a la postre sólo produce súbditos, pero forzosamente tiene que matar la libre mentalidad ciudadana, sino también porque esta especie de auto enajenación, es decir, la renuncia a la responsabilidad humana, debe llevar, con la paralización de la voluntad individual de rendimiento, a un descenso del rendimiento económico del pueblo.»
  • «No solamente fui alumno del Profesor [Franz] Oppenheimer, sino también tuve el privilegio de ser su amigo».

Sobre la toma del poder de Hitler:

  • «Se desató la pesadilla».

A finales de abril de 1945, sobre el hundimiento del Tercer Reich:

  • «El satírico aborto de inmundicia y fuego finalmente se desplomó. La herencia fue terrible: un caos total y una Alemania sin honor».

Erhard juzga el 20 de junio de 1948, día del nacimiento de la economía social del mercado de Alemania, de la siguiente forma:

«Fue el día más decisivo de mi vida. Fue un gran cambio. Por primera vez me atreví a poner mis ideas teóricas en práctica. El escenario cambió repentinamente. Los escaparates se llenaron, la oferta de mercancía se multiplicó, y valió la pena empezar nuevamente a trabajar”.

«La economía debe funcionar libremente dentro del orden político y las obligaciones sociales sin intervención dirigista de ninguna clase».

«La segunda mitad del año 1948 fue una de las más dramáticas de la historia económica de Alemania».