Lisboa

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Tranvías de Lisboa.

Lisboa es la capital y mayor ciudad de Portugal. Situada en la desembocadura del río Tajo (Tejo), capital del distrito de Lisboa, de la región de Lisboa, del Área Metropolitana de Lisboa, y es también el principal centro de la subregión de la Gran Lisboa.

Citas[editar]

  • «El obispo de Lisboa Sueiro Viegas II, elegido en 1210, fue el principal promotor de la victoria de Alcácer do Sal. A él le dedicó Goswino el Carmen sobre la expurgación de Salacia. [...]
    El obispo de Lisboa, que había concurrido al Concilio de Letrán, convocado por Inocencio III en 1215, sostuvo la tesis de que la Península era país de cruzada tan urgente o más que la recuperación de los Santos Lugares, ya que los árabes de España constituían una amenaza más directa e inmediata para el occidente cristiano. Por otra parte, la liberación de Portugal era tarea previa para dominar el estrecho y garantizar la navegación por el Mediterráneo. Desgraciadamente para los cristianos su tesis no prosperó y la Reconquista se retrasó varios siglos.» [1]
  • «Lisboa [...] donde todos los que beben agua, no tienen más que una fuente estrecha para tanta gente [...] y tiene que traer el Agua Libre de Lisboa que desde dos leguas trajeron los romanos, por conductos bajo la tierra, perforando cuevas, muchas colinas y con mucho gasto y trabajo.» [2]
  • «Lisboa reclama tener siete colinas y eso, desde los tiempos de Roma, Jerusalén y Constantinopla, es una marca de nobleza. Sus ondulaciones siembran un poco de desorden en la ciudad. En realidad, son volcanes antiquísimos, Lisboa está construida sobre ellos. Pero tranquilos, están apagados. Eso sí, la ciudad continúa creciendo cerca de una falla tectónica peligrosa. La misma que causó el gran terremoto de 1755. El resultado es una ciudad de subidas y bajadas, curvas, tranvías escaladores, muchas escaleras, reflejos en el agua y amplios panoramas. Siete colinas permiten muchas, muchísimas vistas. A Lisboa hay que contemplarla, pues, desde sus miradores.» [3]
  • «Nadie podrá conocer una ciudad si no la sabe interrogar,
    interrogándose a sí mismo.» [4]


Referencias[editar]

  1. Ferreiro Alemparte, Jaime. La leyenda de las once mil vírgenes: sus reliquias, culto e iconografía. Editorial EDITUM, 1991. ISBN 978-84-7684-249-2. p. 164.
  2. Hollanda, Francisco de. Da fábrica que falece à cidade de Lisboa. Editorial Livros Horizonte, 1984. ISBN 978-97-2240-651-2.
  3. Bartolí, Jaume. Lisboa. La ciudad que navega. Editorial Ecos Producciones Periodísticas, SCP, 2013. ISBN 978-84-1556-328-0
  4. Cardoso Pires José. Lisboa. Diario de a bordo. Voces, miradas, evocaciones. Alianza Editorial, 1997.