Joaquín Sorolla

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Joaquín Sorolla
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 96 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Joaquín Sorolla (27 de febrero de 1863-10 de agosto de 1923) fue un pintor español.

Citas[editar]

ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ

A[editar]

  • «¡Aún dicen que el pescado es caro!».
    • Nota: Título del «más famoso entre todos los [cuadros] pintados por Sorolla durante su juventud con argumento social».[1] Debe notarse, también la estrecha relación entre el título del cuadro y la última línea de la novela Flor de mayo, de Vicente Blasco Ibáñez, dada la «estrecha amistad»[2] entre Sorolla y Blasco Ibáñez: «¡Que viniesen allí todas las zorras que regateaban al comprar en la pescadería! ¿Aún les parecía caro el pescado? ¡A duro debía costar la libra...!».[3]

M[editar]

  • «Me parece que los retratos deben ser pintados rápidamente. No importa durante cuánto tiempo te prepares, cuántas molestias te tomes para estudiar a tu modelo. Pero cuando inicias el trabajo debes terminarlo en una sesión porque de otro modo tu modelo se va cansando y cambia su expresión y tú te cansas también. Independientemente del trabajo que hayas empleado en el lienzo, el resultado debe parecer como si todo hubiera sido hecho con facilidad y de una sentada».[4]
    • Fuente: Catálogo de la exposición temporal Sargent/Sorolla, p. 129 (Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, 2006-2007).

O[editar]

  • «Otra cualidad relevante en el arte de Zorn que pocos modernos han superado es la corporeidad: en eso Zorn es inimitable, ¿cómo lo consique? Este es el punto difícil. Parece que dibuja de dentro hacia afuera, que no busca nunca el contorno o la silueta, y puede afirmarse que, de verdad, nunca hace nada fragmentado;[5] no inventa; todo, como nuestro gran Velázquez en sus Meninas, lo tiene junto y lo pinta a la vez».[6]
    • Fuente: Artículo de Sorolla (1903)

Q[editar]

  • «¡Qué haya un imbécil más; qué importa al mundo!».[4]
    • Fuente: Recogida en el artículo «Sorolla. El pintor por antonomasia. El hombre» escrito por Ramón Pérez de Ayala y publicada en La Prensa de Buenos Aires en 1923, en el cual relata el ataque de hemiplejía sufrido por Sorolla en 1920 mientras daba unas pinceladas a un retrato —inacabado— de Mabel Rick —esposa de Pérez de Áyala—, que le incapacita.[4]

Citas sobre Sorolla[editar]

  • «Este hombre debe tener la avaricia de querer pintarlo todo; la pasión de querer sorprender todos los aspectos de la naturaleza, aun los más fugitivos e inestables [...]. No hay quien tenga en la paleta una síntesis de la primera visión de las cosas. Este hombre tiene el poder extraño de pintar en pocas horas cuanto se le pone por delante, y de producirnos la visión de la vida [...]. Nos admiran la riqueza legítima del color y la justeza de estas síntesis breves [...] son síntesis, u no meras reproducciones de los que tenía el artista delante de los ojos; y la salud y el equilibrio de los ojos normales de este artista [...] nos llenan a nosotros mismos de un enérgico fluido de robusta salud».[5]
  • «Sorolla no estudiaba el modelo: no le interesaba su intríngulis interior. Creo que la persona a la que se hace un retrato hay que darle algo de lo que es o de lo que él quiere ser [...] Supongo que para hacer un retrato hay que observar el modelo, estudiar su expresión, ver en qué actitud tiene más carácter. Sorolla no hacía esto. Inmediatamente que tenía la persona delante comenzaba a pintar, como si se tratara de una cosa mecánica. Me aseguraron que de don Alejandro Pidal hizo un retrato en tres horas».[4]

Referencias[editar]