Horacio Quiroga

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Horacio Quiroga
«[...] culpar a los otros, que es patrimonio específico de los corazones inferiores».
«[...] culpar a los otros, que es patrimonio específico de los corazones inferiores».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 82 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Horacio Silvestre Quiroga Forteza (Salto, Uruguay, 31 de diciembre de 1878 – Buenos Aires, Argentina, 19 de febrero de 1937), cuentista, dramaturgo y poeta uruguayo. Fue el maestro del cuento latinoamericano, de prosa vívida, naturalista y modernista.

Citas[editar]

  • «No escribas bajo el imperio de la emoción. Déjala morir y evócala luego. Si eres capaz entonces de revivirla tal cual fue, has llegado en arte a la mitad del camino».
    • Fuente: "Decálogo del perfecto cuentista", Babel, 1927.
  • «Hay sentimientos a los que no se puede dar cuerpo verbal, mas que es posible seguir perfectamente con los ojos cerrados».
    • Fuente: "El puritano", en "El sincope blanco y otros cuentos".
  • «Escribo siempre que puedo, con náuseas al comenzar y satisfacción al concluir».
  • «Culpar a los otros, que es patrimonio específico de los corazones inferiores».
    • Fuente: "La gallina degollada".
  • «El peligro subsiste siempre para el hombre en cualquier edad; pero su amenaza amengua si desde pequeño se acostumbra a no contar sino con sus propias fuerzas».
    • Fuente: "El hijo".
  • «¿Qué mayor dicha para dos enamorados que esa honrada consagración de un cariño, libertado ya del vil egoísmo de un mutuo amor sin fin ninguno y, lo que es peor para el amor mismo, sin esperanzas posibles de renovación?».
    • Fuente: "La gallina degollada" [1]
  • «Cuando se come pasto del suelo, hay que mirar siempre antes los yuyos para ver si hay víboras».
    • Nota: Este es el padrenuestro de los venados chicos.
    • Fuente: Cuentos de la selva para niños, Buenos Aires, Editorial Losada 1968, capitulo La Gama ciega, pagina 62.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]