Hombrecitos

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Hombrecitos
Obra original
Título original Little men: Life at Plumfield with Jo's boys
Autor Louise May Alcott
Publicación 1871 (hace 148 años)
Idioma inglés
País Estados Unidos
Género Novela
Traducción
Editorial Editores Mexicanos Unidos
País México
Páginas 159
ISBN 978-968-15-2219-3
Enlaces externos
Wikipedia-logo.png Artículo en Wikipedia.

Hombrecitos es una novela, representativa de la autora: Louisa May Alcott. Narra la historia de Jo Bhaer; que junto a su esposo cuidan de la educación de ciertos jovenes.

En este libro, la autora retoma personajes de su primera novela, Mujercitas, completando la trilogía Los muchachos de Jo (1886).

Citas[editar]

  • «Poseer cosas era una manera de lograr estatus; poseer esas cosas exigía dinero, y ganar dinero era lo que había que hacer aún perjudicando a los otros si era necesario»
  • «Lo profundo no es, por cierto, lo que se presenta adornado con términos que pueden resultar incomprensibles, oscuros»
  • «El muchachito maravillado de tanta comodidad, se encontraba como en éxtasis. Imaginaba estar soñando y se resistía a dormir temiendo que al despertar se hubiese disipado tanta ventura»
  • «Confió en que me permitirás subir alguna que otra vez. Jamás he visto nada tan bello; quisiera ser pájaro para vivir siempre en este nido»
  • «—Conviene que tengas cuidado y que pongas atención a tu lengua, a tus ojos y a tus manos, porque es muy fácil decir, mirar, y hacer falsedades—»
  • «Papa bhaer había juzgado cuerdamente que el amor al maestro influiría más en el ánimo del chico que el miedo al castigo»
  • «—Lo prometo; pero conste que papá me enseñó a no dejar para mañana lo que puedes hacer hoy»
  • «[...] la niña era como un jardín lleno de flores ocultas entre punzantes zarzales, y cuando manos cariñosas comenzarón a cultivarlo con dulzura, dejó brotar verdes tallos como promesa de hermosas florescencias que surgirían al calor del cariño y del cuidado inteligente, que son los mejores jardines para los corazones y las almas juveniles»
  • «Un hombre que vive en los bosques estudiando animales, plantas y piedras, y que escribe libros hablando de todos los bichos»
  • «[...] permaneció largo rato despierto pensando en nuevas ideas, sintiendo nuevas esperanzas y alentando nuevos deseos; dos ángeles buenos, el cariño y la gratitud habían entrado en su corazón y principiaban la obra que el tiempo y el esfuerzo habrían de concluir»
  • «El dinero es la raíz de todo mal y, sin embargo, es raíz tan útil que no podemos prescindir de ella como podemos prescindir de la papa»
  • «—Me disgusta verte siempre solo —Pues a mi me gusta mucho»
  • «En la edad que tiene necesita algo para vivir; sin ese algo, será una criatura caprichosa, descontentadiza, y de mal carácter»
  • «Mira, el pícaro (yo le diría maldito) dinero me ha dado muchos disgustos (pero '¿como?' si apenas es un niño) y muchas preocupaciones ('¿cuales, juzgar, señalar?'), y así ni me envidiarán ni me robarán ni sospecharé de nada ('¿no que hay mucha moral?')»
  • «—Me gusta; celebraría que fuese algo más grande. Pero el diablo se mete dentro de mi cuerpo y tengo que dar saltos —murmuró con tristeza e e inquietud el chico»
  • «No quiero irme, no debo irme, procuraré no irme. De vez en cuando siento como una rebelión en el pecho, y necesito correr, galopar, o dar saltos mortales ¿porque? Lo ignoro»
  • «Tras fieros ataques de rebeldía, el potro se sometió y, al fin, Dan pudo montarlo. El animalito se paraba en firme, relinchaba, y parecía decir 'No entiendo lo que pasa; esto es nuevo para mí, ya veo que no me haces daño así que me conformaré»
  • «Gotitas de agua, granitos de arena, forman mares muy grandes, muy grandes, y anchurosas tierras. Trabajo constante, cariños serenos, nos endulzan la vida y convierten la tierra en un cielo»
  • «—Es que el mundo necesita que haya de todo; obreros y estudiantes,. Sin embargo convendría que los obreros estudiasen un poco, y que los estudiantes trabajasen algo»
  • «El muchacho tuvo que pensar seriamente en lo que iba a hacer. Le dolía robar tiempo al estudio, porque no soltaba los libros más que para comer o para dormir y adelantaba rápidamente [...] Pero el trabajo era duro, los días cortos y el invierno muy frio y daba pena soltar los amados libros para emprender antipáticas faenas»
  • «Porque el amor es planta que arraiga en todos los suelos, que se desarrolla sin miedo a las heladas de otoño o a las nieves del invierno, y que florece durante todo el año, perfumando y bendiciendo tanto a los que lo otorgan como a los que lo reciben»

Fuente:[editar]

  • May Alcott Louise (1871) "HOMBRECITOS" ed. Editores Mexicanos Unidos. pp. 159. ISBN: 978-968-15-2219-3