Ir al contenido

Herta Müller

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Herta Müller

Véase también
Biografía en Wikipedia.
Multimedia en Wikimedia Commons.
Obras en Wikisource.
Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona actualmente viva.
Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Herta Müller (Niţchidorf, Timiş, Rumania, 17 de agosto de 1953) es una escritora rumano-alemana, premio nobel de Literatura en 2009.

Citas[editar]

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «Cuando no hablamos, dijo Edgar, nos volvemos insoportables, y cuando lo hacemos, nos volvemos tontos».
    [When we don't speak, said Edgar, we become unbearable, and when we do, we make fools of ourselves].[1]
  • «Las mujeres siempre necesitan de otras mujeres en las que apoyarse. Se hacen amigas para odiarse mejor. Cuanto más se odian, más inseparables se vuelven».
    [Women always need other women to lean on. They become friends in order to hate each other better. The more they hate each other, the more inseparable they become].[2]
  • «Para combatir la muerte no necesitas mucha vida, solo una que aún no está terminada».
    [To combat death you don't need much of a life, just one that isn't yet finished].[3]

Discursos[editar]

  • «¿“Tienes un pañuelo”? me preguntaba cada mañana mi madre en la puerta de casa, antes de que yo saliera a la calle. Yo no tenía el pañuelo, y como no lo tenía, regresaba a la habitación y sacaba un pañuelo. No tenía el pañuelo cada mañana porque cada mañana aguardaba la pregunta. El pañuelo era la prueba de que mi madre me protegía por la mañana. [...] La pregunta ¿“Tienes un pañuelo”? era una ternura indirecta. Una directa hubiera sido penosa, algo que no existía entre los campesinos. El amor se disfrazaba de pregunta. Sólo así podía decirse, a secas, en tono de orden, como las maniobras del trabajo. El hecho de que la voz fuera áspera realzaba incluso la ternura [...] Sólo después salía a la calle, como si con el pañuelo también estuviera mi madre.» [4]

Referencias[editar]

  1. pag. 1 The Land of Green Plums. Herta Müller. Traducido por Michael Hofmann. Northwestern University Press, 1998. ISBN 9780810115972
  2. pag. 160.
  3. p. 80 The Hunger Angel. Herta Müller. Traducido por Philip Boehm. Portobello Books, 2012. ISBN 9781846274459
  4. En Cada palabra sabe algo sobre el círculo vicioso, título del discurso en la ceremonia del Premio Nobel el 7 de noviembre de 2009.