Gari Kaspárov

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



Gari Kaspárov
Esta página contiene citas de una persona actualmente viva.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.
Garri kasparow 20070318.jpg

Gari Kímovich Kaspárov (Га́рри Ки́мович Каспа́ров /ˈgarʲɪ ˈkʲiməvʲɪtɕ kɐˈsparəf/)(nacido el 13 de abril de 1963, en Bakú, Azerbaiyán) es un Gran Maestro de ajedrez ruso, ex-Campeón del mundo de ajedrez, escritor y activista político.

Citas[editar]

  • "No me gusta el juego de Tal, porque Botvínnik considera que no se puede ganar jugando como lo hace él, porque el ajedrez tiene sus leyes."
  • "Cuando Botvínnik jugó contra Tal, no hubo color en el primer match y eso fue absolutamente normal. Lo anormal fue su posterior derrota."
  • "Las piezas blancas y negras parecían representar divisiones maniquíes entre la luz y la oscuridad, el bien y el mal, en el mismo espíritu del hombre."
  • "Veo en la lucha ajedrecística un modelo pasmosamente exacto de la vida humana, con su trajín diario, sus crisis y sus incesantes altibajos."
  • "Ahora sabía que había entrado al país malvado, pero no conocía las reglas de combate."
  • "¡El ajedrez es inagotable! Se han jugado millones de partidas y se han escrito miles de obras, pero hasta ahora no existe fórmula universal ni método que garantice el triunfo. Al ir conociendo sus múltiples aspectos, uno empieza a sentir una gran atracción por este juego."
  • "En ajedrez mi palabra es cercana a la de Dios."
  • "La creatividad, imaginación e intuición más que la base del medio juego, son indispensables, así como el carácter firme; el triunfo llega solamente con la lucha."
  • "He tenido el mejor profesor particular que hubiera podido desear."
    • Nota: Refiriéndose a Kárpov.
  • "Está claro que Artur Yusúpov está peor, pero creo que juega para ganar."
  • "Quisiera dejar constancia de mi admiración por Kárpov, que luchó bravamente hasta el final. Yo he sentido su fuerza, moral y psicológicamente hablando."
    • Nota: Cuando fue campeón del mundo por primera vez.
  • "Cuando jugó 45...h5 no podía creer a mis propios ojos."
    • Nota: Última partida del encuentro Kaspárov-Kárpov, Sevilla 1987 1-0.
  • "Es una pena utilizar una novedad tan fuerte con un rival tan flojo"
    • Nota: Fuerte novedad en la Grunfeld venciendo a un GM de 2550.

Como el ajedrez imita la vida[editar]

  • A los escritores famosos se les pregunta qué tipo de bolígrafo y papel utilizan, como si los instrumentos tuvieran algo que ver con la escritura. Es evidente que todas esas preguntas pasan por alto el hecho de que todos somos distintos, el resultado de millones de elementos y transformaciones que van desde nuestro ADN hasta esta misma tarde. Cada uno crea su propio sistema de tomar decisiones. Nuestro objetivo, es conseguir lo mejor de ese sistema, identificarlo, calibrar su rendimiento y encontrar fórmulas para mejorarlo.[1]
  • La época de los grandes exploradores y emperadores ya ha pasado, pero siguen quedando algunos territorios por descubrir. Podemos explorar nuestros propios límites, y los límites de nuestras vidas. También podemos ayudar a los demás hacerlo, y quizás regalarle un globo terráqueo a un niño, o el equivalente en nuestra era digital para su cumpleaños.[2]
  • Debemos hacernos conscientes de nuestro sistema de toma de decisiones, que, a base de práctica, mejorará nuestro comportamiento intuitivo, inconsciente. Ese comportamiento antinatural es necesario porque como adultos tenemos patrones adquiridos, buenos y malos. Para corregir los malos y mejorar los buenos, debemos tomar un papel decisivo en el proceso de mayor concientización.[3]
  • Esos momentos decisivos son auténticas encrucijadas: Cuando escogemos un ramal del camino sabiendo que no podremos volver atrás. Vivimos por esos momentos, que, a su vez, definen nuestras vidas. Aprendemos quienes somos y lo que realmente nos importa. Luego, el “secreto”, será perseguir esos retos en lugar de evitarlos.[4]
  • No basta con tener talento. No basta con trabajar duro y estudiar hasta altas horas de la noche. Hay que ser, además, profundamente consciente de los métodos que te llevan a la toma de decisiones.[5]
  • Si jugamos sin objetivos a largo plazo, nuestras decisiones se convierten en exclusivamente reactivas, y nos vemos jugando el juego del oponente, no el nuestro.[6]
  • El estratega empieza con un objetivo para el futuro cercano y trabaja retrocediendo hasta el presente.[7]
  • Juega tu propia partida.[8]
  • Cambiar a menudo de estrategia es lo mismo que no tener estrategia.[9]
  • Un estratega debe tener fe en su estrategia, el coraje de seguirla y mantener la mente atenta para realizar un cambio de rumbo cuando sea necesario.[10]
  • El éxito raramente se analiza tan detenidamente como el fracaso.[11]
  • No vigiles a la competencia más que a ti mismo.[12]
  • Cuestionarse uno mismo debe convertirse en un hábito lo suficientemente arraigado como para superar los obstáculos del exceso de confianza y el desánimo.[13]
  • En ajedrez estamos obligados a mover; no existe la opción de ceder el turno cuando no sabemos qué hacer. Para un jugador sin visión estratégica, esa obligación puede convertirse en una carga. Incapaz de diseñar un plan sin enfrentarse a una crisis inmediata, es posible que el mismo provoque la crisis, y probablemente solo conseguirá poner en peligro su propia posición. [14]
  • En la vida no existe la obligación de moverse. Si no tenemos a mano un buen plan, podemos ver la televisión, seguir con nuestros asuntos de siempre y creer que la ausencia de noticias es una buena noticia. Los seres humanos son capaces de inventar formulas brillantes para pasar el tiempo sin crear nada en absoluto. Entonces es cuando destaca el verdadero estratega, quien descubre un método para progresar, para fortalecer la posición y preservarse para el inevitable conflicto. Porque el conflicto, no debemos olvidarlo. Es inevitable.[15]
  • El peor enemigo del estratega es el reloj.[16]
  • Una buena estrategia puede fracasar por una mala táctica.[17]
  • La fantasía puede disipar la niebla.[18]
  • La fantasía no es algo que se pueda poner en marcha con un interruptor. La clave para desarrollarla está en atenderla siempre que sea posible, y dejar que florezca nuestra faceta menos ortodoxa. Cada uno desarrolla sus propios mecanismos para invocar a sus musas. El objetivo es que se convierta en algo inconsciente y continuo, de modo que la fantasía esté siempre activa. No se trata de ser un inventor con un destello ocasional de creatividad, sino de innovar constantemente nuestro proceso de toma de decisiones.[19]
  • Tomar conciencia de nuestros hábitos y luego romperlos.[20]
  • Hay tantas formas de estimular nuestra fantasía como decisiones tomamos durante el dia.[21]
  • Es mucho mejor tener cierto exceso de confianza en uno mismo que lo contrario.[22]
  • Como el árbol del proverbio que cae en el bosque sin que nadie lo oiga, el talento que no sale a la luz es como si no existiera.[23]
  • Todo el mundo, a cualquier edad, posee talentos que no se han desarrollado completamente.[24]
  • Convertir nuestra eficacia en un objetivo.[25]
  • Tener una buena ética de trabajo no significa ser un fanático, significa ser consciente y luego pasar a la acción.[26]
  • Es esencial saber qué nos motiva. Encontrar el modo de espolearnos para recorrer un kilómetro más. [27]
  • La evaluación mejora el cálculo.[28]
  • Una debilidad teórica, una desventaja sobre el papel de la que nuestro adversario no pueda beneficiarse, en realidad no es tal debilidad.[29]
  • Los desequilibrios son inevitables, pero podemos tratar de conseguir que trabajen unidos.[30]
  • En la Rusia actual, el presidente Vladimir Putin está utilizando la seguridad para forzar el intercambio de libertad por control, aunque aparentemente la seguridad sigue sin conseguirse. Frente a la falta de transparencia, es difícil controlar los gastos, y sin un control de estos, la expansión del estado es infinita. [31]
  • En Rusia, los ciudadanos actualmente están expuestos al abuso de poder estatal, porque la opinión pública no puede controlar a los funcionarios. Cualquier crítica a los funcionarios del Estado es considerada “extremismo”, un término separado del de Terrorismo solamente por una coma en el libro de derecho de Putin.[32]
  • Intercambiamos nuestra libertad por promesas de seguridad, y cuando esa seguridad no aparece, nos dicen que es por no haber cedido suficiente.[33]
  • Las ideas solo tienen influencia si se lanzan al espacio y se mezclan con otras, y encuentran una aplicación práctica[34]
  • Creer en los milagros sirve para los cuentos infantiles, pero no para la inspiración. Podemos esforzarnos en emular la constancia de Newton, pero no podemos competir con la manzana de la suerte.[35]
  • Incluso las ideas más asombrosas, que refutan completamente los axiomas tradicionalmente aceptados, proceden de algún sitio.[36]
  • ¿Quién puede decir que el ajedrez no imita la vida?[37]
  • Como decía siempre mi madre: “Un resultado negativo también es un resultado”. Como ingeniera, tenía una actitud mucho más práctica y visceral frente a los contratiempos que un deportista.[38]
  • A la evolución no le preocupa otorgar los méritos a quien los merece. No le importa que se infrinjan las leyes sobre patentes o las leyes del mercado. Le preocupa la supervivencia de las mejores ideas, de una forma u otra.[39]
  • Todos los factores que elevan al ajedrez a la categoría de arte proceden de la fase intermedia.[40]
  • Ahora que dedico todo mi tiempo a la política nacional e internacional, muchos expertos se han preguntado si mi tendencia a no hacer prisioneros tiene futuro en el contexto de la negociación.[41]
  • La política de la Rusia de hoy está muy lejos del ideal democrático del debate y el respeto mutuo. Cualquiera que se oponga a la administración del presidente Putin no tiene ninguna posibilidad de negociar en absoluto. [42]
  • Unir a la gente es el único método eficaz para enfrentar la tiranía inminente, y conseguir que la gente se una requiere ser capaz de mantenerse firme ante las presiones.[43]
  • Tener una filosofía agresiva también implica ser agresivos con nosotros mismos. No se trata de ser un tipo agradable o no; se trata de desafiarnos constantemente a nosotros mismos, a nuestro entorno y a quienes os rodean. Es lo contrario de la complacencia física y moral.[44]
  • Hemos de aprender la importancia de desequilibrar la situación y tomar la iniciativa[45]
  • Es necesario que nos recordemos a nosotros mismos como hemos conseguido nuestros logros y mantenernos fieles a esos principios.[46]
  • Solía atacar porque era lo único que sabía hacer. Hoy ataco porque sé que es lo que mejor funciona.[47]
  • Un ataque no tiene que materializarse para tener un efecto devastador sobre la posición del enemigo. Si nuestro oponente ha de perder el tiempo para correr a defender un área, puede que nos permita obtener la victoria por otra vía.[48]
  • El impacto es el impacto. Gritar “¡fuego!” en un teatro abarrotado, provoca, al menos a corto plazo, la misma reacción. Haya o no haya fuego.[49]
  • Si podemos dominar en un terreno, no importa lo pequeño que sea, podemos prosperar, y quien sabe, usar una simple casilla para iniciar un camino hacia la expansión.[50]
  • Es mejor jugarse el triunfo que jugarse que alguien triunfe a nuestra costa.[51]
  • El éxito es el enemigo del éxito futuro.[52]
  • Korchnoi ha mantenido el ritmo a base de negarse a mirar atrás y contemplar lo que cualquiera consideraría sus días de gloria. Sigue teniendo ilusión por jugar al ajedrez y desea sinceramente batir a su adversario, sin limitarse a jugar lo mejor posible. Para seguir estando alerta en la vida, es esencial conservar ese punto de referencia. En el ajedrez y en otros deportes existen las clasificaciones, los rivales y los torneos, de modo que las cosas parecen claras, pero no basta con eso. .[53]
  • Hemos de ser exigentes con nosotros mismos, crear nuestras propias normas y cumplirlas siempre. Puede parecer paradójico que tengamos que ser los mejores y seguir compitiendo como si fuéramos intrusos indefensos.[54]
  • El viejo dicho “si no está roto, no lo arregles” debe reservarse para la fontanería, y no influir en absoluto en la manera en que orientamos nuestra vida, ni en casa ni en el trabajo. Debemos cuestionar el status quo, especialmente cuando las cosas van bien.[55]
  • Durante mis veinte años en la cumbre del ajedrez profesional soporte un aluvión tanto de acusaciones como de elogios, y siempre existe la tentación de ignorar las primeras y aceptar las segundas. Debemos lucha contra nuestro ego y contra el instinto defensivo para comprender que ciertas críticas son merecidas y constructivas y que pueden resultarnos útiles. No siempre podemos ganar esa batalla pero es vital que seamos conscientes que dicha batalla existe.[56]
  • La partida puede ganarse antes de llegar al tablero.[57]
  • Varias veces a lo largo de mi carrera tuve la extraordinaria sensación previa a una partida, de que, no importaba quien fuera, o que hiciera mi oponente, yo iba a despellejarle vivo.[58]
  • Si quieres que te tomen en serio, tomate en serio a ti mismo.[59]
  • La partida interior. Esa es la partida.[60]
  • Encontrar el equilibrio adecuado entre la confianza en uno mismo y la rectificación depende de cada uno. “perder tantas veces como seamos capaces de soportarlo” es un buen criterio general.[61]
  • Las cosas pequeñas pueden funcionar bien, al mismo tiempo que los grandes temas funcionan mal.[62]
  • No debemos dejarnos atrapar por los detalles, hasta el punto de ser incapaces de cambiar de perspectiva de ser necesario. Los arboles no nos dejarán ver el bosque si estamos constantemente preocupados porque los troncos nos caigan en la cabeza.[63]
  • Ser capaces de aceptar una derrota a corto plazo a cambio de una victoria futura es una de las características de la maestría.[64]
  • La intuición es el cajón de sastre donde todo confluye, nuestra experiencia, sabiduría y voluntad. En contra de la creencia popular, no podemos decir, en honor a la verdad, que tenemos intuición en un terreno del que apenas tenemos conocimientos prácticos. Incluso las corazonadas más vagas están basadas en algo tangible.[65]
  • ¿Qué nos intimidaría más, qué nos dijeran “resuelve este problema”, o que nos dijeran “averigua si hay algún problema”?.[66]
  • Las auténticas demostraciones de talento e intuición surgen cuando todo parece tranquilo y no estamos seguros de qué hacer, ni siquiera de si debemos hacer algo.[67]
  • El mayor peligro está a menudo en evitar por completo las crisis, lo cual suele significar únicamente posponerlas.[68]
  • Mi favorita y sucinta definición de crisis es “un momento en que las preguntas no pueden responderse”.[69]
  • Tu vida es tu preparación.[70]
  • Una y otra vez, cuando he superado un nuevo obstáculo o vencido a otro rival, he sabido que las batallas más importantes aún están por llegar… El final de mi lucha sigue abierto.[71]
  • Porque nada es más importante, no hay objetivo más precioso para un ajedrecista eminente, que transmitir su experiencia a otros, que irán después de él. En efecto, lo principal en ajedrez (como por otra parte, en cada una de las otras esferas de las actividades humanas) es mantener lo acumulado, incrementarlo y transmitirlo a aquellos que vendrán después.[72]
  • El trabajo creador de un gran ajedrecista, mucho más si es un campeón mundial, siempre es actual.[73]
  • [74]

Fuentes[editar]

  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Kasparov, Garry. Cómo la vida imita el ajedrez. Grijalbo, México, 2007
  • Petrosi, Tigran. Ajedrez en la cumbre. Colección Internacional de Ajedrez, Madrid, 1989
  • Petrosi, Tigran. Ajedrez en la cumbre. Colección Internacional de Ajedrez, Madrid, 1989
  • Petrosi, Tigran. Ajedrez en la cumbre. Colección Internacional de Ajedrez, Madrid, 1989