Francisco Rabal

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Francisco Rabal
«La muerte está al servicio de los toreros para darle inmortalidad y gloria como los dioses de Roma». Interpretando al torero retirado Juncal.
«La muerte está al servicio de los toreros para darle inmortalidad y gloria como los dioses de Roma». Interpretando al torero retirado Juncal.
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 16 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Francisco Rabal Valera (Águilas, Murcia, 8 de marzo de 1926 - Burdeos, 29 de agosto de 2001) fue un actor, guionista y director español nacido en Murcia, España y fallecido en Burdeos, Francia. [1]

Trabajó con los más importantes directores e interpretó algunos personajes a los que imprimió un sello tan personal que le catapultaron hasta la fama: Azarías en Los santos inocentes, adaptación de la obra literaria de Miguel Delibes (premio de interpretación del Festival de Cannes en 1984); Francisco de Goya en Los desastres de la guerra (1983) y en Goya en Burdeos (premio Goya en 1999), de Carlos Saura; y al torero retirado Juncal en la serie dirigida por Jaime de Armiñán en 1988.

Citas[editar]

  • «Nací en un cerro junto a las minas, en la Cuesta de Gos, una pedanía de Águilas, un grupo de casas de mineros y labradores, una rambla y al frente el mar. Había pequeños oasis, huertos de limones y naranjas: después de comer mi padre me mandaba al árbol. Me fui de allí a los seis años, y volví durante la Guerra Civil. Ya no quedan vestigios de la casa, pero mis recuerdos siguen siendo el azahar y el mineral, el plomo y la pirita».[2]
  • «¡Qué bien se está cuando se está bien!».
  • «Mi experiencia con [mi mujer] Asunción es que se ha ido transformando en madre. Empezó siendo amante, luego compañera, luego hermana y ahora ya es madre, absolutamente».[2]
  • «Yo que he sido muy prolijo, que he tenido cantidad de novias incluso estando casado, cada vez estoy más arraigado a Asunción, que ha sido la única mujer con la que he convivido. Mi educación ha sido diferente, yo me he criado en la naturaleza, en lo rural, y la mujer y su cuerpo eran algo natural, como hacer el amor con las cabras o las gallinas: eso me ha dado más naturalidad».[2]

De la serie de televisión Juncal[editar]

Fuente: ABC, 18 de junio de 2013.[4]

  • «- El mundo entero está rendido a sus pies [de los toreros]. Todo gira en el mundo alrededor de los toros. Los músicos existen para inventar pasodobles toreros, los poetas para cantar a los toreros, los médicos para curar a los toreros, los arquitectos para construir plazas de toros, los pintores para pintar toreros y las mujeres para querer a los toreros».
- ¿Cómo se te pueden olvidar unas bragas? Las prisas que son muy malas...».
  • «- La muerte está al servicio de los toreros para darle inmortalidad y gloria como los dioses de Roma».
  • «- Cuando sale el de las patas negras solo tienes oficio, técnina, instinto de conservación y arte. Y te vuelves loco. Desde Pedro Romero hasta Machaco han sentido lo tú sientes ahora».
  • «- Ese era el toro (Lobero) que me tenía que haber matado, porque un torero tiene que morir en la plaza, y no quedarse lisiado y pobre como yo».
  • «- José Álvarez Juncal nunca ha retrocedido ni ante un miura ni ante una mujer por muy peligrosa que sea».
  • «- Las mujeres siempre se meten de parte de las mujeres, sin saber de la misa la media, y sin saber que nosotros, por razones físicas, tenemos derechos sobre las becerras de las ganaderías, y no vaya usted a sentirse aludida con eso de los derechos de las becerras».
  • «¡Eso son andares, lo demás es joder el suelo!».
  • «-Con los zapatos limpios, parece que ha salido el sol».

Referencias[editar]