Frédéric Chopin

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
Fryderyk Franciszek Chopin
«Porque yo tengo demasiado respeto a mi público y no quiero que las piezas indignas de mi público sean distribuidas en mi responsabilidad bajo mi nombre».
«Porque yo tengo demasiado respeto a mi público y no quiero que las piezas indignas de mi público sean distribuidas en mi responsabilidad bajo mi nombre».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 165 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Fryderyk Franciszek Chopin (Żelazowa Wola, Polonia, 1 de marzo de 1810 — París, 17 de octubre de 1849), en su francés adoptivo Frédéric Chopin, es considerado uno de los más importantes compositores y pianistas de la historia.

Citas[editar]

  • "Cuando las penas del corazón se convierten en enfermedades, estamos perdidos".[1]
  • "Dejad que sea lo que debo ser, nada más que un compositor de piano, porque esto es lo único que sé hacer". [2]

(Refiriéndose a sus amigos cuando le invitaron a componer para otros instrumentos)

  • "El enemigo ha entrado en casa [...] Oh, Dios, ¿existes? Haces y aún no cobras venganza. ¿Acaso no tuviste suficiente con los crímenes de Moscú? O... ¡O quizás Tú seas moscovita!".

(Cita de los llamados "diarios de Stuttgart" en su desesperación al recibir la noticia de la caída de Varsovia ante las tropas rusas).

  • "El tiempo es la mejor manera de comprobar quién es el instructor más sabio y paciente".
  • "Es inútil volver sobre lo que ha sido y no es ya".
  • "Estoy satisfecho con lo que he encontrado, tengo los mejores músicos del mundo y la mejor ópera del mundo". [3]

(Refiriéndose a París.)

  • "La simplicidad es la meta más alta, alcanzable, cuando se han superado todas las dificultades".
  • "Me voy de Polonia a morir rodeado de extraños".
  • "Mi piano no ha llegado todavía. ¿Cómo lo envío? ¿Por Marsella o por Perpignan? Yo sueño con la música pero no puedo hacerla porque aquí no hay pianos. . . en este sentido este es un país salvaje."[4]

(Carta de cuando estaba en la cartuja de Valdemosa en Mallorca.)

  • "No deseo ser una copia de Kalkbrenner [...]. Nada podría quitarme la idea ni el deseo, acaso audaz, pero noble, de crearme un mundo nuevo".
  • "No hay nada más odioso que la música sin significado oculto".
  • "No me gusta la gente que no se ríe. Es gente frívola."
  • "Nosotros utilizamos los sonidos con el fin de hacer música, como usamos las palabras con el fin de crear el lenguaje".
  • "París responde a todo lo que el corazón desea. Uno puede divertirse, aburrirse, reír, llorar o hacer lo que se le antoje sin llamar la atención, puesto que miles de personas hacen otro tanto...y cada uno como quiere".
  • "Por lo general, cuando la salud es mayor, menor es la paciencia en los sufrimientos de las personas".
  • "Porque yo tengo demasiado respeto a mi público y no quiero que las piezas indignas de mi público sean distribuidas en mi responsabilidad bajo mi nombre".
  • "Según la opinión general, mi interpretación se ha caracterizado por una sonoridad demasiado débil o, mejor dicho, demasiado delicada para el gusto de los oyentes vieneses, acostumbrados a escuchar a los artistas destrozando su instrumento […] No importa; es imposible que no haya algún pero, y prefiero esto a oír decir que toco demasiado fuerte".
  • "Si yo fuera más tonto de lo que soy, creo que habría alcanzado la cumbre de mi carrera".

(Escribiendo a su padre, Nicolás Chopin, profesor de francés y literatura en la Escuela de Varsovia)

  • "Soy un revolucionario, el dinero no significa nada para mí".[5]
  • " Yo no estoy hecho para dar conciertos; el público me intimida, me siento asfixiado por su impaciencia precipitada, paralizado por sus miradas curiosas, mudo ante esas fisonomías desconocidas".
  • "¡Y yo aquí, condenado a la inacción! Me sucede a veces que no puedo por menos de suspirar y, penetrado de dolor, vierto en el piano mi desesperación".[6]

Citas sobre Chopin[editar]

  • "Ahora por vez primera entiendo su música y también puedo explicarme el gran entusiasmo de las damas. Las modulaciones súbitas que yo no podía agarrar cuando ejecutaba sus obras no me preocupan ya más. Su piano es tan etéreo que no es necesario un forte para crear un contraste. Escuchándole, uno se entrega con toda el alma, como un cantante que, olvidándose del acompañamiento, se deja llevar lejos por su emoción. Para abreviar, él es el único entre los pianistas".
  • "Chopin es tan débil y tímido que puede ser herido incluso por el pliegue de un pétalo de rosa".
  • "La grandeza de Chopin es que lo que era simple, nunca desciende a la banalidad, y la más difícil de sus obras es refinada".
  • "Fue miembro de la familia de Varsovia por nacionalidad, polaco por corazón y ciudadano del mundo por su talento, que hoy se ha ido de la tierra".

(Cita en el periódico del día de la muerte de Chopin).

Franz Liszt[editar]

Robert Schumann[editar]

  • "Chopin, la inspiración poética más audaz y más orgullosa de nuestro tiempo."
  • "Era [...] un cuadro inolvidable verle sentado al piano como un clarividente, perdido en sus sueños; ver cómo su visión se comunicaba a través de su ejecución, y cómo al final de cada pieza, él tenía la costumbre de pasar un dedo a lo largo del teclado en reposo, como forzándose en arrancarse a sí mismo de un sueño".
  • "Chapeau bas, messieurs, un génie".[8]
    • Traducción:"Quítense los sombreros señores, aquí llega un artista."

Referencias[editar]

  1. « Carta a el Marqués de Custine », Frédéric Chopin, en Frédéric Chopin, "Chapeau bas, messieurs, un génie", Michel Pazdro, ed. Gallimard, colección descubrimientos Gallimard : música, 1989 (ISBN 2-07-053080-9), p. 79
  2. Viñuales Solé, Julián (1996). Diccionario Enciclopédico de la Música. Barcelona. ISBN 84-8257-032-3.
  3. RUGGIERI, Chopin. 1.. Iris, 1997. ISBN 80-85893-09-06. S. 5.
  4. Carta a Camille Pleyel (21 de noviembre 1838), publicado en Fryderyk Chopin, Korespondencja Fryderyka Chopina (1955), editado por Edward Bronisław Sydow, (2 vols.), Vol. 1, p. 443
  5. Arthur Hedley, Chopin (1947)
  6. Rubio Tovar, Joaquín (1981), «Chopin, poeta del piano», Los Grandes Compositores, Navarra: Salvat, S. A. de Ediciones, ISBN 84-7137-457-9
  7. Lutece, de Heinrich Heine
  8. Volumen 2 de CDs de recopilación de fichas de Música Clásica