Fernando Sánchez Dragó

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
"A esta altura de mi vida nada me desquicia. Soy un hombre tranquilo. Mis bisagras son sólidas y no chirrían." En la Feria del Libro de Madrid.

Fernando Sánchez Dragó (Madrid; 2 de octubre de 1936), ensayista, novelista y crítico literario español.

Citas[editar]

  • "Brahma, según el hinduismo, crea el universo, Visnú lo conserva y Shiva lo destruye para que Brahma vuelva a crearlo. Ese vaivén cosmogónico produce vitalidad y riqueza. Tan inevitable es destruir como necesario es reconstruir. En los Vedas se describe con pasmosa exactitud lo que hoy sucede en el mundo. Lo llaman Kaliyuga o era de la degradación generalizada: materialismo, codicia, violencia, frivolidad… Es, aseguran, el período de la degradación generalizada que precede a la disolución del universo y a la extinción de la especie humana como paso previo a su posterior refundación y regeneración. El Kaliyuga se caracteriza por el dominio de la mezquindad, la ausencia de espiritualidad y el predominio de todos los pecados capitales. Cunde la idolatría del Becerro de Oro. El hombre se vuelve furibundo lobo para el hombre. Todo es violencia, rapiña, beligerancia, competitividad, trivialidad, despropósito, sucedáneo, vicio, satiricón y economía. Lo virtual (la Red) sustituye a lo real, la discordia a la concordia (los antisistema, los prosistema, los indignados, los manifestantes, los integristas, los terroristas, la izquierda, la derecha), la materia al espíritu (la prima de riesgo, la Bolsa, las preferentes, el fisco, el bingo, los hombres de Adelson, la ingeniería financiera)… Ejerce el mando en ese ciclo la casta de los shûdra, que surge de los pies de Brahma y genera, asume y esgrime todas las ideologías perversas: fascismo, socialismo, capitalismo, sindicalismo, nacionalismo, monoteísmo… Durante el Kaliyuga, o Edad de Hierro en la terminología del gnosticismo occidental, el común de los mortales desconoce su verdadera identidad y confunde el yo profundo con las etiquetas del ego."
  • " En España nadie se plantea nada desde una perspectiva moral; este es un país de salvajes y de cafres; España vista desde el extranjero resulta un país ridículo, siempre estamos peleándonos con nuestra sombra y los extranjeros se quedan atónitos cuando ven lo que pasa aquí (...) El espíritu de la Guerra Civil está tan vivo como entonces, lo que pasa es que no tenemos un ejército levantisco, hay prosperidad y la gente no se va a echar a la calle, y estamos en Europa, pero las líneas de fuerza son las mismas: los separatismos, los problemas con la Iglesia, el rumor de sables, y la cuestión pedagógica y de la enseñanza... "
  • "Después del recorrido que he hecho por España, después del recorrido que he hecho por la Guerra Civil, he llegado a una conclusión y tengo que decirla. Ya se que se me va a atacar por esto, pero escribir es un oficio de samuráis que consiste en poner las tripas, en negro sobre blanco, encima de la mesa y lo digo: Lamento profundamente haber nacido español. Lamento haber nacido en un país donde la envidia es pecado capital. Lamento haber nacido en un país donde cada 30 o 40 años a lo largo de muchos siglos ha habido una guerra civil, donde los hermanos se han masacrado entre ellos, no por grandes causas, sino por una herencia, por una cuestión de cuernos, por una mujer,... por una pasión. Lamento haber nacido en un país tan mal educado. Lamento haber nacido en un país donde existe la telebasura. Lamento haber nacido en un país tan zafio, tan vulgar, tan encanallado.[...] En España se ha asumido el modelo del pícaro. Cuando el pícaro es un delincuente y lo que tendría que hacer es estar entre barrotes, en este país el pícaro es un héroe y eso crea el mayor número de sinvergüenzas por metro cuadrado del mundo.[...] Vivir en un país donde estamos todos con la mosca detrás de la oreja, donde creemos que el fontanero, el pintor, el de la tienda de ultramarinos, el periodista, el colega... te están engañando, eso genera una tensión, un estrés, una infelicidad, que es lo que me lleva a mi a decir que lamento profundamente haber nacido español. "
  • "Es igualmente ridículo decir que soy racista, cuando mi mujer es japonesa, he vivido la mayor parte de mi vida en Asia y África, y no me gusta vivir en Europa."
  • "Dicen esas cosas en nombre de la corrección política. Yo soy políticamente incorrecto y la corrección política no es más que la mordaza que antiguamente se llamaba censura e Inquisición. Además yo hablo con palabras de escritor, no con eufemismos de personas que sólo quieren ganar votos."
  • "[...] Hoy, sin embargo, y no hay ninguna contradicción en ello, sino corroboración y coherencia, voy a proponer que alguien tome medidas censorias porque ya está bien con los excesos de la telemierda, y perdónenme la palabra exactísima, pues la basura se recicla y la mierda no. [...] ¿Hasta dónde van a llegar esos antropófagos devoradores de vísceras humanas que se despachan como periodistas del corazón, de la vagina, de los testículos y de la cirugía estética. Hay programas que parecen concebidos por quienes concibieron el nazismo y que deberían ser materia constituyente de delito? La libertad de opinión y de expresión, que es sagrada, sólo puede existir en el contexto y el caldo de cultivo del decoro, la buena educación, el buen gusto y el respeto a la dignidad de las personas. [...]"
  • "Los españoles son uno de los pueblos más sucios de la Tierra y los madrileños ni te digo. Y los emigrantes, aún peor".
  • "A esta altura de mi vida nada me desquicia. Soy un hombre tranquilo. Mis bisagras son sólidas y no chirrían."
  • "En realidad, es un libro que me lo han preparado. Es una entrevista imaginaria de un colaborador mío y entonces se contesta con trozos de mi obra, con declaraciones, yo no he hecho nada. No puedo, ¿cómo voy a hacer?"
  • "No me interesa nada -o me interesa muy poco- cuanto ha sucedido en el mundo con posterioridad al siglo VI antes de cristo, que es el del pensamiento presocrático, el de Pitágoras, el de Buda, el de Zoroastro,el de Confucio, el de Lao-Tsé... Segimos viviendo hoy, aunque a duras penas, y a regañadientes, de todo aquello. ¿Volverá algún dia?"
    • Fuente: "El sendero de la mano izquierda"
  • "Todas las drogas son puertas sensuales hacia un conocimiento erótico del yo mismo que trascienda y transverse lo que creemos concebir como real absoluto."
  • "Quienes nos visitan son jubilatas del imserso británico, turistas de alpargata sudada y gamberros del Liverpool, por así decir. Estrabón, Hemingway, Orson Welles y Ava Gardner ya no vienen. Venían cuando en España había pueblo, carácter, originalidad, personalidad, vida y filosofía propias. Ahora sólo hay borregos numerados: plebe. Soy duro, lo sé, pero también sincero. Y mi sinceridad me obliga a decir que España, en contra de lo que el triunfalismo de muchos espñaoles cree, es uno de los peores lugares de la Tierra para vivir. Se vive bien donde las cosas funcionan, donde el pícaro no es un modelo a imitar y donde la gente está bien educada."
  • "A mí la evolución social me importa un pito. Sólo me interesa la espiritual, lo que está dentro de nosotros. Ocúpense de lo exterior otras personas. Creo que el mundo está en constante decadencia desde el siglo sexto antes de Cristo. Y , en cualquier caso, tocó definitivamente fondo en 1789. No soy multiculturalista, sino cosmopolita, que es lo contrario. El relativismo multiculturalista es un genocidio cultural contra todas las culturas, porque las disuelve en un gazpacho de ácido sulfúrico. No me interesa que las cosas cambien, sino profundizar en ellas. Fue la primera enseñanza que hace 40 años me transimitió la India. El hombre no cambia nunca, pero puede ser más ancho, más profundo, más alto, más intenso y más extenso. Ése es mi ideario."
  • "Te diré que ser de izquierdas o de derechas, como ya dijese Ortega y Gasset, es una de las infinitas formas dee ser estúpido que tiene a su alcance el ser humano. Pequeño mundo occidental, fruto del dualismo monoteísta. Nunca, nadie, fuera de ese ámbito, en Asia, por ejemplo, me ha hablado de derechas ni de izquierdas. Nunca, nadie, digo. La derecha, por otra parte, es desarrollista, como también lo es la izquierda, y yo creo que lo único que puede salvar el mundo, si es que éste aún puede salvarse, es detener el crecimiento económico."
  • "Hay grandes viajeros que nunca han salido de su barrio y turistas que han recorrido el mundo sin por ello ser viajeros."
  • "No me gustan los clones. Me gustan todas las personas que rompen la baraja. Me gustan todos los disidentes. Me gustan quienes sacan los pies del plato. Me gustan los que no dejan indiferente a nadie."
  • "Quevedo decía que sólo lo fugitivo permanece y dura. Priestley hablaba de la herida del tiempo. Horacio, mucho antes, aconsejaba al lector de sus odas que aprovechase, a bocados, el momento. Carpe diem, hic et nunc (aquí y ahora), fugit tempus. Buda y Laotsé pensaban lo mismo. Omar Khayyam lo remachó en uno de sus rubaiyatas: “Hay dos días por los cuales mi corazón jamás ha languidecido… Ése que ya pasó, ése que no ha llegado todavía”. Folleu, folleu que el món s’acaba."
  • "Al hombre occidental le angustia el tiempo; el oriental cree que no existe. Fue el judeocristianismo quien lo inventó: creación ex nihilo, Juicio Final. Con esos dos conceptos, que ninguna religión ―fuera de las tres del Libro― comparte, nació la idea de la Historia, de un tiempo lineal que avanza como una flecha desde el hágase la luz hasta la Segunda Venida, no se detiene, no retrocede, puede escandirse y medirse, tiene un antes, un durante y un después, y está, en consecuencia, sometido al tictac inexorable del reloj."
  • "Quise ser siempre escritor, aunque dedicara mi vida a presentar programa culturales. Al final, he descubierto que esta labor es aun más importante. Y me permite viajar."
  • "En Oriente, por el contrario, aseguran que el tiempo es circular, que todo se repite, que la historia es eterno retorno de ciclos que se encadenan y que las cosas del mundo no se suceden, sino que, simplemente, suceden. Es el illud tempus, el del érase una vez de las leyendas, las fábulas infantiles y las escrituras sagradas, el de la Edad de Oro, el de la serenidad apolínea y la ebriedad dionisíaca, el del nada importa nada de los cínicos, los estoicos y los epicúreos. En él no cabe la Caída ni, por lo tanto, el deterioro y la muerte. Es probable que el hombre feliz no tuviera camisa en la época de Las mil y una noches, pero es seguro que ahora no tiene reloj. Mi amigo Jodorowsky, de hecho, no lo tiene. Palabra. Y yo lo envidio. ¿Cómo se las apañará para no perder los aviones? Cuando se lo pregunto, sonríe. ¿Será que los pierde? Vive cada minuto de tu vida, aconsejan los chamanes, como si fuera el último, y así tu hora será siempre la de la verdad."
  • "¿Relojes? En los del mundo antiguo, cuando lo eran de sol, había una frase inscrita: Omnia vulnerant, ultima necat (todas las horas hieren, la última mata). Esa certidumbre es, en definitiva, el mecanismo secreto que mueve las agujas del reloj. La inmortalidad se alcanza parándolas."
  • "La decadencia española se remonta a la noche de los tiempos. No sabemos cuándo empezó. Podemos remontarnos ya a Alfonso X el Sabio, con textos en los que se cuestiona lo que significa ser español. De una forma clarísima empieza en Quevedo, en los escritores del Siglo de Oro, en la picaresca, y se exacerba sobre todo a partir del 2 de mayo de 1808, porque es ahí cuando el corazón español se parte en dos. Cuando en 1812 se proclama la Constitución de Cádiz, la gente se echa a la calle diciendo 'Viva la Pepa', y poco tiempo después se echa a la calle diciendo 'Vivan las cadenas y el rey absoluto".
  • "Valores nuevos no hay, están acuñados desde la noche de la humanidad. Si añadimos nuevos valores, estaríamos cayendo en lo que estoy denunciando: el multiculturalismo, que es comparable a la caída del Imperio romano. El multiculturalismo significa la anulación de todos los valores en la tentativa de encontrar otros nuevos. Si vienen a decirnos que el 'tam tam' de una tribu africana vale lo mismo que la Novena Sinfonía de Beethoven, eso no es un nuevo valor, es un desvalor."
  • "Las distintas culturas para convivir tienen que mantenerse, no pueden desnaturalizarse. Una cultura es una línea de fuerza muy poderosa que no puedes eliminar. Estados Unidos, que es el país prototípico del mestizaje, de la inmigración y de su asimilación, ha creado un concepto que mantienen, que es lo WASP (blanco, anglosajón y protestante). Si una cultura pierde el núcleo duro deja de existir, se desvertebra. Hay que volver al cosmopolitismo que es lo contrario al multiculturalismo. Occidente está en el fondo del problema, es un accidente mortal para la humanidad por esta cosa del monoteísmo, que es la cuna del nacionalismo."
  • "Esa España, que fascinaba a Hemingway, poco a poco, en un proceso hortera de supuesta homologación con los demás, de clonación, ha ido desapareciendo hasta estrecharse y se está batiendo en retirada"
  • "Las utopías han devastado la historia convirtiendo en piltrafa al ser humano y en basura la naturaleza"
  • "Las herramientas que infantilizan a la sociedad son la corrección política, el multiculturalismo y la tecnología."
  • "Los ordenadores nos conducen al autismo más desenfrenado. Estamos sustituyendo la realidad por la ‘realidad virtual’, que es algo demoníaco".
  • "Hay que recuperar la palabra, que es recuperar el silencio. En el taoísmo existe un concepto fundamental que es el vacío. La palabra permite delimitar el silencio y en cambio hoy hay ruido en todas partes".
  • "El multiculturalismo es ácido sulfúrico para las culturas. éstas se convierten en gazpacho relativista. En cuanto a la inmigración, cerrojazo, o pereceremos como pereció Roma. Sobran la mitad de los que han entrado."
  • "Los hinduistas dicen que estamos viviendo en la época del Kali Yuga: la época de disolución y materialismo, donde todos los valores éticos y estéticos se van al traste y entonces uno se olvida de quién es. El ser humano no puede cumplir con ese viejo precepto de la eterna sabiduría, sophia perennis, que es “conócete a ti mismo”. Eso es muy difícil en el momento actual.

Europa se hunde, es un desastre, no hay nada que hacer. Europa dentro de poco será el tercer mundo. Continuamente voy y vengo de Oriente, que es lo que realmente está creciendo: India, China, Malasia, Vietnam, Corea… y tengo impresiones parecidas cuando voy de Bangkok a París a las que tuve en 1967 cuando desde Roma llegué a Bopal. Y esto es algo de lo que los europeos no se dan cuenta, están ciegos y sordos. Mudos no, porque hablan y hablan sin parar, pero sin decidir nada. Pero ya verás como Europa se va al diablo."

  • "En la historia universal hay corrientes telúricas que cuando llega su momento se abren paso a una velocidad vertiginosa y no hay quien las detenga. Hubo un milenio que fue el del Mediterráneo: el milenio de la Natividad, de la Hélade, de Egipto… Luego otro milenio que fue del Atlántico, el de Estados Unidos, Inglaterra, los imperios coloniales… y ahora llega el milenio del Pacífico. Hay tres grandes bloques emergentes en el mundo: uno es Rusia, otro es el sudeste asiático y el otro los países musulmanes. Estos últimos están desunidos entre sí, pero en el momento en que se unan Europa se va a convertir en un parque temático, en un museo. Los rusos, musulmanes y chinos vendrán a disfrutar de nuestra gastronomía, a beber nuestro vino, a tirarse a nuestras mujeres y visitar nuestros museos.

Tu estás aquí en España y tienes la impresión —por desgracia corroborada por los hechos— de que está todo el mundo engañándote. Llamas al fontanero para que te arregle la cisterna y lo primero que hace es culpar al fontanero anterior diciendo “uy, lo que le han hecho aquí”. Te engaña tu jefe, tu subordinado, la comunidad de vecinos, los políticos… es una sensación agobiante, acabas extenuado viviendo en países como España, Italia o Grecia."

  • "Está todo controlado, todo prohibido, yo me ahogo en la España de hoy en comparación con la que conocí, que era la España de Franco. Esto tampoco es defender el régimen de Franco, es defender una sociedad en la que había libertad, por ejemplo, para ir a la farmacia a comprar lo que me diera la gana, y ahora prácticamente no puedo comprar ni una aspirina. Donde podía coger un avión y no someterme a las vejaciones que ahora nos imponen. Ahora vivimos entre barrotes, los terroristas han triunfado, en nombre de la seguridad —que es la mayor estupidez del mundo, porque no hay nada más inseguro que estar vivo— nos han metido a todos en la cárcel."
  • "El mundo actual ha perdido el sentido común."
  • "Volvamos atrás, recuperemos el sentido común, recuperemos las viejas palabras, los viejos valores, las viejas costumbres.El siglo VI antes de Cristo. Es el siglo de Buda, de Confucio, de Lao-Tsé, de Zaratustra, de los movimientos órficos, de Pitágoras, los presocráticos… Ese es el mejor momento de la historia universal. Todo lo que sabemos se dijo en ese siglo y desde entonces el mundo está en continua decadencia."
  • "Drogarse está en la condición humana. Cuando follamos nos estamos drogando, el laboratorio interior está produciendo una serie de hormonas, de sustancias químicas como la oxitocina. Entonces la droga ha sido siempre un instrumento de éxtasis, para caer en trance, para encontrar respuestas o aproximaciones a las respuestas de las grandes preguntas como quiénes somos, a donde vamos, de donde venimos…etc. Y ahora en el mundo moderno, con la frivolidad que lo caracteriza, primero todas las drogas se meten al mismo cajón y pasan a ser estupefacientes. Y no tienen nada que ver las drogas llamadas alucinógenas con los opiáceos, las anfetaminas… son todas completamente diferentes y de efectos totalmente distintos. El siglo del que antes hablaba era el siglo de Eleusis, que va desde el siglo VII a C. hasta que monjes nestolianos fanáticos del siglo IV después de Cristo reducen a cenizas el viejo santuario iniciático de Eleusis. Todos los grandes espíritus del paganismo, artistas, políticos, todos ellos habían ido a iniciarse en los Misterios Mayores de Eleusis, porque como en todos los ritos sagrados había Mayores y Menores, algo que heredó el cristianismo, pero este quitó el principio activo de los ritos Mayores, que consistían en la ingesta de esa misteriosa sustancia, el kykeon, que llevaba a un estado de trance. El uso de tales sustancias es lo más importante que yo he hecho en la vida. Lo que más me ha enseñado en la vida han sido las ingestas de LSD, mescalina, peyote, ayahuasca…"
  • "Me defino como un místico sin religión."
  • "Soy un místico sin iglesia, como todos los místicos de la historia universal en todos los ámbitos culturales y geográficos. El místico es un científico. El místico no cree en nada, no tiene fe. El místico es un científico que tiene un laboratorio: su cerebro. En él induce fenómenos mediante una serie de experimentos, que pueden ser las situaciones límite como el peligro, el arte, el éxtasis, la ingesta de determinadas drogas, la soledad, el ayuno… el místico provoca todo este tipo de experiencias y estudia las modificaciones que generan en su conciencia con la misma meticulosidad con la que un químico observa el movimiento de las bacterias, microbios o lo que se a través de un microscopio. Entonces llega a conclusiones universales. Lo que dice el místico chino, hindú, sufí o cristiano es exactamente lo mismo, usando obviamente un lenguaje y unas metáforas diferentes. Pero el meollo de sus conclusiones es la misma, de la misma manera que una química china y otra americana."
  • "En el mundo hay ahora una cuarta religión monoteísta además de las tres que te acabo de citar, que es la ciencia. El científico desempeña ahora el mismo papel que el hierofante en los templos egipcios en la época de los faraones. Su función era recibir a la muchedumbre de peregrinos que llegaban al propileo del templo y se dirigía a ellos con toda una parafernalia, con instrumentos musicales y voz engolada diciendo “acabo de estar en el pronao y Ra o Amón me ha comunicado… etc”, lo que él creía que eran los secretos del universo, cómo funcionaba el mundo. Esto es lo que hace ahora el científico: se encierra en una torre de marfil y de vez en cuando desgrana verdades como puños en un lenguaje críptico, inasequible al profano y revestido de autoridad, que cada 20, 30 o 40 años se descubre que era falso porque cambia el paradigma científico."
  • "Al desaparecer los dioses, los sacerdotes, las religiones… ese miedo que anida en el corazón del hombre, por el que surge la idea de un dios salvador exterior a nosotros que nos conducirá al cielo tras la muerte, hace que el científico pase a adoptar ese papel a los ojos del hombre de hoy. Antes te hablaba de la diferencia entre las religiones monoteístas y las orientales, en las segundas no hay revelación sino iluminación. Tras once años sentado debajo del árbol de Bo, llega un momento en que llega al éxtasis, al nirvana, se le rompe el cerebro, resuelve el kōan de la existencia. Es una iluminación desde dentro, eso es lo que hace el místico, es un fenómeno real, científico, no es un fenómeno de fe. Todo lo demás son pamplinas."
  • "Si alguien grita fuego corro, pero para acercarme al fuego. Me pasó el año pasado con el terremoto de Fukushima. Me pilló en Bangkok, y lo primero que hice fue irme a Japón y concretamente al propio lugar del terremoto, desde donde publiqué 35 crónicas. Me di cuenta de que en mi vida solo hay tres cosas realmente imprescindibles. A mí me gusta mucho comer, también beber una buena botella de champán o de vino y me gustan mucho las mujeres… todo eso me gusta muchísimo. Pero yo puedo vivir sin follar y puedo rechazar la buena comida y el alcohol. Sin embargo hay tres cosas a las que no puedo renunciar: viajar, leer y escribir. Mientras pueda seguir haciendo esas tres cosas, seguiré sintiéndome igual de joven que me siento ahora."
  • "El papa Francisco I, al paso que va, canonizará a Zapatero, Verstrynge, la Colau, Sánchez Gordillo, Cañamero, Willy Toledo y José Luis Sampedro. Lo del Che aún no se sabe, pero llegará. «La fe es revolucionaria», ha dicho a los pies del Corcovado ese émulo de san Vladimiro Lenin".[1]
  • "Comparte tus conocimientos y serás inmortal."
  • "Estamos en el post-apocalipsis. El fin del mundo ha llegado sin que la gente se dé cuenta de ello. Al menos el fin de mi mundo. El desarrollismo, el puritanismo, el Becerro de Oro, la corrección política, la religión democrática y la tecnología se lo han cargado. Pero lo peor, lo más grave, lo que nos conduce a una situación irreversible, es la demografía. Siete mil millones de bípedos implumes no caben en el planeta. (...)Llegarán guerras, epidemias, catástrofes terribles... Y si con eso no basta, el ecosistema nos exterminará."
  • "El mundo retrocede constantemente desde el siglo VI antes de Cristo. Ése fue el punto de inflexión y no retorno en el que la entropía empezó a adueñarse de la especie humana. Todo en la historia, a diferencia de lo que sucede en la naturaleza, es retroceso o, si lo prefiere, enfriamiento. La segunda ley de la termodinámica."
  • Sobre las ONG's: "Pijos, caraduras, gilipollas y gorrones (...) Pijos, porque basta verlos, saber quiénes son sus papis y pasar lista a los enchufes de los que viven. Caraduras, porque jeta de granito hay que tener para asegurar que es la misericordia -solidaridad, la llaman. Jerga progre- lo que los mueve (...) Gilipollas, porque lo es en grado sumo todo el que piense que con unos cuantos camiones cargados de alubias, chocolatinas y preservativos va a sacar de apuros a millones de personas gobernadas por sinvergüenzas" (...) "Tres cuartas partes, como mínimo, del dinero recaudado por las oenegés laicas van a parar al pozo de los gastos de gestión y al sumidero de la corrupción (...) ¿Es que no hay aquí pobres sin intermediarios a la vuelta de cualquier esquina?".
  • "Nos vemos convertidos en teólogos de Bizancio, que mientras los turcos trepan por las murallas de Constantinopla están discutiendo sobre el sexo de los ángeles. Todas estas cosas de las que estáis hablando: Solbes, las hipotecas basura, las inyecciones de crédito, si llegan o si no llegan, son cosas absolutamente inanes que no sirven para nada, porque no estamos en una situación de crisis, ni de recesión ni de depresión siquiera, estamos ante el colosal hundimiento de todo un sistema político, cultural, económico, social, espiritual y filosófico, y entonces no vamos a la raíz del problema. Yo creo que la raíz del problema es en primer lugar de índole zoológica. Sencillamente en el planeta Tierra no caben 6.000 millones de egos consumiendo, devorando, trabajando, es decir: no hay comida, no hay trabajo para 6.000 millones de personas. Hay una ley zoológica inflexible que dice que cuando una especie animal se reproduce por encima de lo que su hábitat consiente, esa especie se extingue. Y el ser humano está en un proceso de extinción. Es un problema filosófico: es la economía de consumo. Es como la bóveda de Barceló lo que se esta cayendo sobre nuestras cabezas, es una economía basada en el consumo, en el consumo, en el consumo, y en la inyección de créditos, es decir: montada absolutamente sobre el vacío. Nos piden que demos más dinero a esos mismos bancos que nos han engañado, que han sido en el mejor de los casos incompetentes, y en peor de los casos estafadores, que nos han estafado, que nos han arrebatado nuestro propio dinero, nos piden que de nuestro bolsillo, (porque el dinero público sale de nuestro propio bolsillo), a esas personas para que sigan montando y montando bóvedas de Barceló hasta el infinito... Bueno, eso se va a caer, antes o después se va a caer sobre nuestras cabezas, entonces todas estas cosas de las que habláis, no afectan a las causas primeras, solamente a las consecuencias de esas causas remotas."
  • "Quien alcanza el centro de éste y se instala en él, como lo hizo Teseo, se centra... Vale decir: se convierte en el ónfalo de convergencia de todos los puntos de la Realidad, que es esférica y se divide en dos hemisferios contiguos: el del microcosmos y el del macrocosmos, el del Valle de Lágrimas y el del Reino de los Cielos, el del mundo denso y el del mundo sutil. Cuando José Tomás, vencida ya su última fiera, saludó a la ciudad y al orbe desde el centro de la plaza con una oreja en cada mano, pensé y dije a quien conmigo iba que aquel hombre con hechuras de semidiós helénico nunca podría jugar más fuerte, ni llegar más lejos, ni rayar más alto. Su victoria era homérica y el tributo que la afición, puesta en pie, le rendía, era análogo al que las tropas aqueas ofrecieron al cadáver de Aquiles frente a los muros de Troya. Embriaguez divina, religión, sacramentalidad, éxtasis... Nadie, en consecuencia, se extrañe si añado ahora que la reaparición de José Tomás el 17 de junio en Barcelona es para la afición algo similar a lo que la Parusía -la Segunda Venida- representa para los cristianos. El regreso del Redentor, el retorno del Jedi, la llegada del Reino prometido, la resurrección de la carne y de la idea de España allí donde ésta corre más peligro."
  • "Llegué a la glorieta de Atocha y busqué refugio en la barra de El Brillante. En él aún sopla alguna que otra ráfaga de todo lo que en Madrid, ese circo en el que cualquier dislate tiene cabida, se ha llevado el viento del multiculturalismo, la globalización y la explosión demográfica. Pedí un bocadillo de calamares, le hinqué el diente y sentí algo muy similar a lo que sintió Proust al morder su famosa magdalena. Muchos buscan paraísos. No los hay, aunque al principio parezca lo contrario. Yo creí haber encontrado algunos en otros tiempos: Benidorm en 1946; Ibiza en 1957; Torremolinos en 1960; Bali, Angkor, Vientián, Kathmandú y Goa en 1968... Todos ellos fueron devastados por la peor plaga de la historia de la humanidad: el turismo."
  • "Cela dijo que Madrid era un poblachón manchego. Ahora es una cosmópolis."
  • "Lo diré en latín macarrónico: es condición sine qua non conocer esa lengua, la latina, y no viene mal leer de corrido el griego, para escribir como Dios manda en castellano."
  • "Los progres creen que la humanidad es una flecha que avanza y avanza en el tiempo. En oriente la historia es cíclica, va y viene. A toda época de puritanismo le sucede otra de libertinaje. Ahora estamos en la cresta de la ola de ese puritanismo, pero empieza a decrecer porque atenta contra el sentido común, contra la libertad. Es la represión de los instintos, no se puede mantener porque acaba explotando. Pasará."
  • "Nunca entendí el mecanismo por el que alguien se identifica con un grupo. Tengo cinco animales totémicos: el gato, el escarabajo, el oso, el lagarto y el lobo. Los cinco son animales guerreros, nobles pero solitarios. Casi todo el mundo es de algo: de una ciudad, de un partido, de un equipo de fútbol, de un torero... Se empeñan en dividir la vida en casillas taxonómicas."
  • "La España de hoy vive asfixiada por el garrote vil del control y la policía del pensamiento."
  • "Si milito en el pelotón euroescéptico, si solicité el estatuto de apátrida cuando hace treinta años nos metieron en Eurabia por el embudo de la ley del mismo nombre, si lamenté el parricidio de la pesetas, si me avergüenza que en la tapa de mi pasaporte figure el rótulo de la UE, si espero y deseo que ese híbrido se vaya a freír monas cuanto antes, ¿cómo voy a incurrir en el cinismo de aportar mi sufragio a cualquier candidatura que aspire a representarnos en Bruselas?"
  • "Eso de la Constitución es cosa que me suena tan lejana como este islote. Yo no la voté, así que puedo decirlo. No me cae simpática. Su texto me parece cursi. Sirve para rotos y para descosidos. Sus propuestas son utópicas y poco ajustadas a la realidad. De algunas de ellas procede la metástasis que está devorando España. Las autonomías son un cáncer. No la voté por dos motivos. Uno, anecdótico: vivía yo entonces en Marruecos. Otro, categórico: no voto leyes, y si son Magnas, menos. En el orbe hay muchos países que carecen de Constitución y no por ello son menos civilizados que nosotros. En 1971, cuando puse fin a mi exilio, acuñé una frase, la escribí sobre una baldosa y colgué esa especie de proclama en una de las paredes de mi domicilio soriano. Decía: "Nunca respetes la ley. Respeta siempre tu ley. Esa ley es la de mi conciencia. Jamás la he transgredido. Al hombre justo, decían los cátaros, todo le está permitido. Si por mí fuese, condensaría todas las infinitas leyes de los infinitos códigos que nos oprimen en un solo precepto: "Trata al prójimo y a cuanto el universo contiene como a ti mismo". Con eso basta, a condición de que tengas alta opinión de ti y te respetes y trates como esa opinión exige. Amor propio: tal es la clave. Aplíquese la Constitución a quienes carezcan de él. Los demás no la necesitan."
  • "Civilización, en el mundo, sólo hay una: la industrial, la de los coches, el asfalto, el hormigón, las autopistas, el FMI, los rascacielos, internet, la telebasura, la globalización, la carrera espacial, el peligro amarillo y demás mandangas. Todo eso vale para Madrid, para Nueva York, para Tokio, para El Cairo, para Tel Aviv, para Benarés, para Brasilia, para Katmandú y para Bollullos. Se salva, de momento, Castilfrío. Culturas, en cambio, aún quedan varias, pero todas están al borde de la entropía globalizadora y, por ello, uniformizadora."
  • "Judíos, cristianos y moros, por ese orden de llegada, anduvieron aquí siempre a la greña, con algún que otro momento de respiro. También los hay, entre asalto y asalto, en los combates de boxeo, ¿no? Pero lo que en ellos cuenta son los guantazos y no las toallitas húmedas en la frente. Ésa es la triste verdad, nos guste o no. Sefarad, Hispania y Al-Ándalus fueron tres naciones en constante pugna. Ésta, de hecho, terminó de la única forma en que podía hacerlo: con derrota militar, que lamento, en uno de los casos, y con expulsión, que deploro, en dos de ellos (o en tres, porque lo de los moriscos, algo más tarde, también lo sería)."
  • "Las pateras no son de ahora. Empezaron a llegar siglos antes de que toda Andalucía, y tras ella el resto del estado visigodo, se desplomara como un castillo de naipes trucados ante el órdago a la chica, sin ases en la mano, de la raquítica soldadesca de Tariq, que nunca fue ejército, sino tropilla de desharrapados. Fue la lenta penetración y aposentamiento demográfico de los inmigrantes mogrebíes quien ganó la batalla, tragedia y farsa de Guadalete. Andalucía era ya andalusí cuando los futuros andalusíes dieron vida al primer Emirato."
  • "¿Escuela de Traductores de Toledo? Sí, claro, la hubo, pero fue fruto pasajero del capricho de un par de reyes cristianos. Su significación y repercusión en la historia de España y de Europa han sido magnificadas. La España de las Tres Culturas es, de hecho, una invención literaria –a menudo, aunque no siempre, ridícula, de cartón piedra y de tente mientras los tontos aplauden y el autor cobra– a la que algunos políticos arrimaron, arriman y arrimarán sus ascuas demagógicas."
  • "Carezco de ideología. No pertenezco a partidos, ni a iglesias, ni a rebaños. Estoy frente a la izquierda, frente a la derecha, frente al centro y frente a casi todo lo que Europa representa. No soy monárquico ni republicano. No soy zoon politikon, mal que le pese a Aristóteles."
  • "Día Mundial de la Filosofía, Día Mundial de los Niños, Día Mundial de No Sé Qué... Propongo que se establezca el Día Mundial de los Días Mundiales. Lo malo es que quizá no quede, en los trescientos sesenta y cinco días del año, ninguno que no sea Día de Algo."
  • "La democracia por sufragio universal, a diferencia de la aristocracia, en la que sólo los mejores (los aristoi de la Grecia antigua... Honra, vergüenza y memoria eran las tres columnas vertebrales de su código moral) tienen derecho a voto, no pasa de ser, bien mirado, un sistema de extracción y extorsión fiscal, de clientelismo y de castas."
  • "El leitmotiv de nuestro tiempo es la solidaridad, que consiste en hacer nuestras las desgracias del prójimo entrometiéndonos, so capa de compasión, en sus vidas, arruinándolas a veces y arrimando en otras el hombro, caritativamente, al trajín de hacerlas más llevaderas."
  • "El Cándido de Voltaire abjuró de las estúpidas enseñanzas impartidas por su maestro Pangloss −"vivimos en el mejor de los mundos, pero aún cabe mejorarlo" (es el equivalente del eslogan que reza "otro mundo es posible"− y se dedicó a cultivar su huerto."
  • "Es curioso que la gente todavía identifique, aunque lo haga cada vez en menor medida, la democracia con la libertad. La casta de los políticos vive de, por y para legislar, paralizando así todo lo que en la sociedad y en la vida privada se mueve, y para ejecutar luego lo legislado con el talonario de las multas convertido en cachiporra. Ahí está el truco. Lo único que de verdad les interesa es hacer caja. No quieren protegernos. Quieren explotarnos. Multar no es castigar. Es cobrar. Otro impuesto, amigo. Cuantas más leyes haya, fuera de las estrictamente necesarias, menos libres seremos. Los vacíos legales, que tanto asustan a los demócratas, son el caldo de cultivo de la libertad y, por añadidura, de la responsabilidad, pues ésta no existe sin aquélla."
  • "Hay una necesidad de que se devuelva al mundo su antiguo aliento sagrado y que se rehabilite la historia frente a su manipulación, mutilación y falsificación para quebrar el espinazo de la vulgaridad simultáneamente burguesa y proletaria −tanto montan− que desde 1789 lo aplasta todo."
  • "Estamos en el post-apocalipsis. El fin del mundo ha llegado sin que la gente se dé cuenta de ello. Al menos el fin de mi mundo. El desarrollismo, el puritanismo, el Becerro de Oro, la corrección política, la religión democrática y la tecnología se lo han cargado. Pero lo peor, lo más grave, lo que nos conduce a una situación irreversible, es la demografía. Siete mil millones de bípedos implumes no caben en el planeta."
  • "Internet es el fin del mundo. Se lo ha cargado todo: el libro, el cine, la música, el periodismo, la televisión, la tienda de la esquina, la familia, la amistad, la economía, la inteligencia, la excelencia, la gramática, el diccionario, los buenos sentimientos, la libertad... Si estamos en crisis es por su culpa. Las redes sociales son la rebelión de la chusma."
  • "Todos los borregos de izquierdas de toda la vida me llaman chaquetero, como los borregos de signo opuesto se lo llaman a mi buen amigo Jorge Verstrynge. Es curioso porque chaquetero es el que cambia de chaqueta atendiendo a su deseo de prosperar. Y no creo que nadie pueda decir que nuestros cambios hayan obedecido a eso."
  • "Yo también fui de putas por primera y no última vez cuando tenía dieciocho años. Sucedió en Mérida. Aquella casa de putas, por cierto, era fantástica. Tenía dos pisos. En el segundo, por un duro (¿o eran siete?) se follaba. La habitación en la que yo lo hice tenía una claraboya que daba a un pasillo, y por ella, de vez en cuando, se asomaban quienes lo recorrían y nos jaleaban. En el primer piso, que lo era de respeto, había una enorme mesa de camilla, alrededor de la cual se sentaban los clientes, los mirones, los espontáneos y las pupilas del burdel. La tertulia, en la que se hablaba de todo, de fútbol y de Platón, de Franco y de Santiago Carrillo, duraba hasta el amanecer. Para repicar en ella o, simplemente, escuchar lo que se decía, pellizcando en el ínterin a las chicas, si se dejaban, había que pagar una pela."
  • "La secularización del mundo, que hoy es moneda cotidiana de curso legal y casi obligatorio, empezó muy tarde, alrededor de 1789, y sólo en las últimas décadas ha alcanzado su apogeo. Hasta ayer mismo, cabe decir exagerando un poco, todo lo importante era sagrado. Ya no lo es. Esa aptitud congénita y subsiguiente actitud de nuestra psique han hecho mutis por entre los bastidores de la conciencia y se han agazapado en las sentinas del inconsciente, individual o colectivo que éste sea. El hombre de nuestros días sigue siendo, como el de Cromañón, un animal de símbolos, pero los ha interiorizado hasta el extremo de olvidar que existen, y en todo caso, cuando no es así, ya no sabe lo que significan. Jung, Hermann Hesse, Mircea Eliade y Campbell, entre tantos otros, lo han explicado muy bien."
  • "He nacido tres veces. Una en Madrid en 1936, pero como no me gusta Madrid no me considero madrileño. Otra segunda, cuando llegué a Soria, que es mi verdadera patria hispánica y eso fue cuando tenía ocho años. Y la tercera fue a mi paso por Asia, el 14 de marzo de 1967 cuando llegué al Ganges por primera vez y allí bajé al río y tuve una conversión. Rasgué la aparienciade la realidad y pude ver durante un par de horas la verdadera realidad."
  • "Mafalda: yo no temo al lobo. Temo a las ovejas". Yo también. ¿Y quiénes son las ovejas? Las hay a granel. Ovejas son las que votan siempre al mismo partido, de derechas o de izquierdas, pase lo que pase, y entre ellas son ovejas negras las que votan a grupos o movimientos de índole asamblearia. El jacobinismo, el bolchevismo, el fascismo y el nazismo lo fueron."
  • "Mi ideal de vida es vivir oculto. La felicidad estriba en vivir oculto y evidentemente no lo he conseguido. En el momento en el que tienes prestigio construyen un personaje que no tiene nada que ver con tu persona, y eso puede resultar pegajoso. Antes viajaba para conocer sitios, ahora viajo para huir de España. Soy una persona esquiva, solitaria y no me gusta nada ser popular ni que me paren por la calle. Ya de niño llamaba la atención. Era un niño raro por aquel entonces y ahora soy un viejo raro. Siempre he llamado la atención, no lo puedo evitar."
  • "Las personas que sí me conocen de verdad saben como soy, pero ya no solo los que me desprecian, sino también lo que no me conocen, tienen una idea totalmente diferente a mi verdadero yo. Sin ir mas lejos, se me otorgan ciertas ideas políticas. Yo detesto la política, soy rigurosamente apolítico. No me interesa la política lo mas mínimo. Si por mi fuera haría desaparecer la política de la faz de la tierra. La política es el problema. A veces uno opina y ya te adscriben a cierto sector político. Como decía Ortega, “Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral".
  • "Al decir etiqueta has puesto el dedo en la llaga. Efectivamente en cuanto te conocen, sobre todo en un país como este que no soporta que la gente sea libre. Este país es de esclavos, de borregos, de cobardes… por eso se desprecia tanto la valentía. No soportan que tú puedas moverte. Que seas escritor, que presentes programas de televisión, que seas futbolista y también torero a la vez, por poner un ejemplo brusco. Debes ser de izquierdas o de derechas. Tienes que ser ateo o tienes que ser creyente. U homosexual o heterosexual. No se pueden ser varias cosas al mismo tiempo."
  • "La ideología es lo contrario a las ideas. Quien tiene una ideología ha renunciado a tener sus propias ideas. Como el que forma parte de un equipo de fútbol. Las personas han de tener ideas, unas ideas que son cambiantes a lo largo de la vida. Quien piensa lo mismo a los sesenta años que lo que pensaba a los veinte es un imbécil, está perdido. Lo único que hay en las personas es cambio y más cambio. En tu exterior, en el mundo que te rodea, en tus amigos, en amores; todo es cambio."
  • "Casi todo lo que mamas en la infancia es lo que te forma de verdad. Los libros que a mi me han influido no son el Ulises ni nada de eso. Los que sigo releyendo son los libros de Guillermo, Huckleberry, Tom Sawyer… todo lo que tenemos es la infancia, que es el momento en el que el niño es libre. No tiene condicionamiento. Un niño es como un dios que va poniendo nombre a las cosas. Jugar en la calle era una libertad absoluta… No había ningún tipo de clase social entre los niños."
  • "Soy hijo de la calle, de la cárcel y del exilio."
  • "¿Sabes quién es el primer cronista taurino? Platón. En su libro de La Atlantida ya habla de este rito tan ancestral. Él cuenta, que se lo había contado su maestro, un rito ancestral. Solón había sido iniciado en los secretos de la Atlántida, entonces Platón, discípulo suyo y cuyos labios estaban cerrados, deslizó por sus labios esos espectáculos en los que un individuo armado con un trapo y un instrumento de hierro daba muerte a un toro."
  • "El sufismo dice que lo único que tiene sentido en la vida en todo lo que no puedes perder en un naufragio. Lo que tú eres . Diferencia entre el tener y el ser. Lo que sirve es el ser. Tener dinero es mortal. En la vida he ganado mucho dinero, pero siendo hippie de joven he sido más libre. Lo más caro que hay en el mundo es tener dinero. Nunca busqué el dinero."
  • "La historia de la humanidad se mueve por ciclos. Primero el turno fue del Mediterráneo. Egipto, Grecia Roma… Luego el ciclo del Atlántico, con el descubrimiento de América y la hegemonía de los Estados Unidos y ahora llega el turno de China. Los chinos pueden comprar todo lo que contiene el globo terráqueo incluidas las gafas que llevas puestas. Con la nueva ley de dos hijos por pareja china acaba de salir un Nuevo Orden Mundial. Europa es un cadáver muy voluminoso que tarda en desintegrarse."
  • "No quiero ir a ninguna parte. Conozco ciento y pico países, pero no de turista, sino pateándomelos. No me gusta ir al mar. Toda la chusma turística va al mar. En cuanto hay guerra, erupción del volcán o lo que sea, voy a ese sitio porque desaparecen los turistas. Soy un viajero muy aburrido, donde sea la comida buena, la gente sea agradable y donde no hablen mi lengua es donde me gusta ir. Si no hablan mi lengua puedo concentrarme al máximo en todo. Cuando voy a mi destino me paso el día metido en el hotel para escribir y después salgo a conocer el lugar."
  • "Tokio y Bangkok son mis ciudades favoritas. Donde hay budismo la gente es muy educada, pero claro están los chinos encima."
  • "Para ser escritor hay dos condiciones sine qua non, tener algo que contar y leer mucho, mucho. No hay más. Si te digo que estoy 10 horas trabajando, no quiere decir que esté escribiendo todo el rato, sino también leo, viajo, investigo… Mi vocación es ser escritor y todo lo he hecho para ser escritor, viajar, estar en el PCE… Me divierte follar, comer bien , beber champagne pero lo que más es escribir."

Sobre España[editar]

  • "Lo malo -lo peor- de España es que no hay forma de que pase inadvertida. No cabe ignorarla. Se mete por las pupilas, atruena los tímpanos, hiere la sensibilidad, ofende la inteligencia. Su personalidad, qué duda cabe, es acusada. Quien llega a ella, indígena o forastero que sea, no puede mirar hacia otra parte. El país lo absorbe, lo implica, lo complica, lo incorpora a su metabolismo.”
  • "España es un callejón de incierta salida, un sacramento diabólico que imprime carácter, un hostión en el alma que deja imborrable huella, una Fuenteovejuna de la horterada y la chabacanería, un muestrario de pecados capitales, un circo de agresividad y desafueros, una gigantesca vaquería de mala leche, el reino de los pícaros, la escenificación ininterrumpida de un delito coral, individual y permanente."
  • "Convivir con ese porcentaje de españoles mediocres, apasionados, coléricos, tercos, viscerales e irrazonables, hace que España sea uno de los peores países de la tierra para vivir."
  • "Quienes nos visitan son jubilatas del imserso británico, turistas de alpargata sudada y gamberros del Liverpool, por así decir. Estrabón, Hemingway, Orson Welles y Ava Gardner ya no vienen. Venían cuando en España había pueblo, carácter, originalidad, personalidad, vida y filosofía propias. Ahora sólo hay borregos numerados: plebe. Soy duro, lo sé, pero también sincero. Y mi sinceridad me obliga a decir que España, en contra de lo que el triunfalismo de muchos espñaoles cree, es uno de los peores lugares de la Tierra para vivir. Se vive bien donde las cosas funcionan, donde el pícaro no es un modelo a imitar y donde la gente está bien educada. Todo lo demás lo pone uno."
  • "No me siento español. No soy español ni de ninguna parte. Tengo en mi casa del pueblo donde vivo —que eso ni es España ni es nada, es como Macondo— un cartel en latín que dice “Ubi bene ibi patria”, que significa “Allí donde estés bien, está tu patria”. Miguel Hernández decía “donde están mis zapatos está mi patria”. Si yo estoy bien conmigo mismo, esa es mi patria. Entonces no me hables de España, me resulta absolutamente indiferente. La he dado por perdida, España no tiene arreglo, parafraseando a Primo de Rivera es una unidad de destino en lo infernal. El problema de España son los españoles. Los españoles han andado siempre a la greña desde la época de las tribus, arranca de la prehistoria, es una maldición no secular sino milenaria. Están todos enfrentados, España es el país del mundo en el que más guerras civiles ha habido y esto es un frío dato historiográfico. García Lorca dijo que aquí pasó lo de siempre, murieron cuatro romanos y cinco cartagineses, y eso sigue pasando. Hoy en día gracias a dios de forma incruenta, pero el espíritu que condujo a la Guerra Civil está vivo en las calles exactamente igual. La fragmentación de las autonomías, esto es un delirio español, que ningún extranjero con dos dedos de frente y los pies en el suelo entiende."
  • "Este rescate que se está produciendo es una ineluctabilidad histórica. Te voy a citar cuatro fechas: siglo XVI, Felipe II, la Armada invencible. Se va al diablo el poderío naval, España pierde el dominio de los mares, le traen la noticia a Felipe II y lo pillan rezando y no se inmuta, “no envié a mis naves para luchar contra los elementos” y sigue bisbiseando jaculatorias arrodillado en un reclinatorio. Siguiente siglo, Batalla de Rocroi, los invencibles tercios españoles son derrotados por el Duque de Enghien y a partir de ese momento España es expulsada de Europa y nos convertimos en lo que somos ahora: el hazmerreír del mundo. Tercera fecha: el desastre de la pérdida de las colonias de 1898. Francisco Silvela, Jefe de Gobierno, ese día en que perdimos las últimas migajas, Cuba y Filipinas, escribe un artículo llamado España sin pulso. ¿Qué hacen ese día los madrileños? Llenan la plaza de toros, llenan las horchaterías, eran las fiestas de la Paloma… por favor, ¡Qué importaba que se hubieran perdido las colonias! Lo primero es lo primero. Y esto último del rescate que acaba de ocurrir es una continuación de lo anterior, es el golpe en la nuca del conejo."
  • "Esa España, que fascinaba a Hemingway, poco a poco, en un proceso hortera de supuesta homologación con los demás, de clonación, ha ido desapareciendo hasta estrecharse y se está batiendo en retirada".
  • "España nació rota. Es un país tribal. Ya lo dijo Ortega: siempre estuvo invertebrada."
  • "No vamos a salir nunca de la crisis. Se acabó. Europa (y España con ella) está condenada al tercermundismo. Por mí, que zurzan a las dos. La socialdemocracia y la corrección política que de ella se deriva son las peores lacras (aunque no las únicas) que tienen en común."

De sus libros[editar]

  • "El ser humano nace del matrimonio sideral entre el firmamento y la esfera terrestre. En el símbolo del triángulo se define una dialéctica que las grandes religiones indoeuropeas no han dejado de repetir. Es el primer mensaje del pasado, la escueta geometría del teorema inical: a un lado, la Magna Mater, Gea, el yin generador; al otro, Helios, Osiris, Dionisio, el yang procreador. En su confluencia -hijos del cosmos, conciliadores de los opuestos, arquitectos del camino que se hace al andar (el Tao)- los héroes: Adán, Osiris, Hércules, Cristo.(...) En Europa, en Asia, en el Pacífico, una misma raíz aludirá al principio conformador de la vida, de la energía y de la magia: mana. Las tribus del Éxodo, que pintaban a Dios con un triángulo, supieron encontrar en el desierto el maná, la fuerza necesaria para seguir adelante. Moisés, un iniciado en los misterios solares los guiaba. Son esos héroes del Verbo-los semidioses y titanes- quienes roban al fuego celeste y traen su calor, su mana, a los hombres rasos, conminándoles a adorar al Sol y a venerar a la Señora. Los tres puntos girarán ya para siempre en la rueda de Brama-Shiva-Vishnú, la creación-destrucción-conservación, y allí serán los laberintos, las esvásticas, los crismones, el mandala (de man) con un boddhitsva en su centro. Todos los símbolos están en ese triángulo: quien lo sepa interpretar será dueño del conocimiento. Del satori. Del éxtasis. Plutarco leyó en el templo de Sais: "Soy el que ha sido, el que es y el que será. Ningún mortal ha podido levantar aún el velo que me cubre."
    • Gárgoris y Habidis: Una historia mágica de España

Referencias[editar]