El tiempo entre costuras

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El tiempo entre costuras
Autor María Dueñas
Publicación 2009 (hace 11 años)
Idioma Español

El tiempo entre costuras es una novela de María Dueñas que transcurre durante la guerra civil española.

Citas[editar]

  • «A mí no me instruyeron en nada, ni me prepararon, ni me protegieron: a mí simplemente me arrojaron desnuda a un mundo de lobos hambrientos».[1][2]
  • «Esta fue mi historia o al menos así la recuerdo, barnizada tal vez con la pátina que las décadas y la nostalgia dan a las cosas».[3][4]
    • Epílogo.
  • «Juan Luis Beigbeder. El amante de mi clienta y amiga resultó ser un hombre alto, delgado sin exceso, rondando los cincuenta. Llevaba un uniforme de gala con un ancho fajín ceñido a la cintura, gorra de plato y un bastón ligero, una especie de fusta. Tenía la nariz delgada y prominente: debajo un bigote oscuro; sobre ella, gafas de montura redonda, dos círculos perfectos tras los cuales se vislumbraban un par de ojos inteligentes que seguían todo lo que su alrededor acontecía».[5][6]
  • «Madrid andaba convulso y frenético, la tensión política impregnaba todas las esquinas».[7][8]
  • «Nadie es quien solía ser después de una guerra como la nuestra».[9]
    • Citado en: Siglo Nuevo[10]
  • «Nuestros destinos pudieron ser éstos o pudieron ser otros del todo distintos porque lo que de nosotros fue en ningún sitio quedó recogido. Tal vez ni siquiera llegamos a existir. O quizá sí lo hicimos, pero nadie percibió nuestra presencia. Al fin y al cabo, nos mantuvimos siempre en el envés de la historia, activamente invisibles en aquel tiempo que vivimos entre costuras».[11][12]
    • Párrafo final.
  • «Resultaba difícil creer que de aquel ambiente hubiera surgido apenas unas semanas atrás lo que se intuía como una guerra civil».[15]
  • «Tenía por nombre Rosalinda Fox y la piel tan clara y tan fina que parecía hecha del papel de envolver los encajes, y una extraña forma de hablar en la que las palabras de lenguas distintas saltaban alborotadas en una cadencia extravagante y a veces un tanto incomprensible».[16][17]

Referencias[editar]

  1. Dueñas, p. 610.
  2. Malmierca Hernández, p. 63.
  3. Dueñas, p. 619.
  4. Malmierca Hernández, p. 56.
  5. Dueñas, p. 313.
  6. Malmierca Hernández, p. 296.
  7. Dueñas, p. 19.
  8. Malmierca Hernández, p. 248.
  9. Dueñas, p. 442.
  10. «El tiempo entre costuras». Siglo Nuevo. 23 de febrero de 2018. Consultado el 18 de noviembre de 2020. 
  11. Dueñas, p. 631.
  12. Malmierca Hernández, p. 133.
  13. Dueñas, p. 317.
  14. Malmierca Hernández, p. 296.
  15. Dueñas, p. 82.
  16. Dueñas, p. 82.
  17. Malmierca Hernández, p. 295.
  18. Dueñas, p. 11.
  19. Malmierca Hernández, p. 133.

Bibliografía[editar]