Edimburgo

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ramsay Garden en la ciudad vieja vista desde Princes' Street.

Edimburgo (Acerca de este sonido /ˈɛdɪnb(ʌ)ɹə/ (?·i) en inglés y escocés: Edinburgh; en gaélico escocés: Dùn Èideann) es la capital y un concejo de Escocia (Reino Unido). Es la segunda ciudad más grande de Escocia tras Glasgow.

Citas[editar]

  • «Aunque se han encontrado restos humanos de la Edad del Bronce por toda la zona y los romanos instalaron un fuerte militar permanente en lo que hoy conocemos como Cramond, Edimburgo sólo aparece como tal en el siglo VII y, sobre todo, a partir del siglo X, cuando ya forma parte del reino de los escoceses. Dos siglos más tarde su castillo ciudadela ya era conocida en toda Gran Bretaña, al estar construida sobre una inexpugnable formación volcánica. Durante esa época sólo era conocido como Edimburgo el territorio que rodeaba la fortaleza propiamente dicha. La zona en torno al monasterio de Holyrood formaba parte de otro ayuntamiento llamado Canongate. En 1492 el destino de estas dos poblaciones cambia por completo al ser elegidas por el rey Jaime IV residencias oficiales de su Corte y, por consiguiente, convertidas ya unidas en la capital de Escocia.» [1]
  • «Born se convirtió en pensionista en Edimburgo, y su pensión era tan pequeña que no podía permitirse vivir en Inglaterra y tuvo que mudarse a Alemania[2]
    • Fuente: Albert Einstein, citado por Fantova en Conversations with Einstein, 2 de noviembre de 1953.
    • Nota: Conversación sobre Born, físico alemán al que admiraba Einstein, y que obtuvo el premio Nobel al año siguiente, 1954.
  • «Cuando George Wihtefield lograba sacar de su cama a la gente de Edimburgo a las cinco de la mañana para oír su predicación, un hombre que se dirigía al tabernáculo se encontró con David Hume, el filósofo y escéptico escocés. Sorprendido de verlo en camino para oir a Whitefield, el hombre le dijo: "Pensé que usted no creía en el evangelio". Hume respondió: "Yo no, ¡pero él sí!"» [3]
  • «Mientras tanto, la Escocia continuaba en el más lamentable estado de anarquía.
    Los partidarios de María se habían apoderado del castillo de Edimburgo, y sostenían vigorosamente la guerra contra el Regente, a quien sorprendieron en Stirling y le mataron. Fue elegido el conde de Marre, quien concluyó una tregua con el partido de la Reina a condiciones iguales. Este nombramiento y la muerte de Norfolk abatieron a los partidarios de María, hasta el punto de prestar obediencia al Regente, a trueque del perdón por sus faltas pasadas. La guarnición del castillo de Edimburgo no quiso capitular, y Kirkaldy, que la mandaba, hizo esfuerzos desesperados para sostener el valor de la guarnición, esperando socorros de los reyes de Francia y España, comprometidos al efecto. Isabel mandó a sir William Drury, gobernador de Berwic, que marchase a Edimburgo con un cuerpo de artillería y sitiase el castillo. Los sitiados se rindieron a discreción, y Kirkaldy, su jefe, fue entregado a sus conciudadanos que lo condenaron a muerte[...]
    La Escocia, sometida enteramente, cesó de inquietar a la reina Isabel.» [4]

Referencias[editar]

  1. Mazorra Infante, Javier. Edimburgo: Gente viajera. Editorial Alhena Media, 2011. ISBN 978-84-92963-25-6 p.18.
  2. Calaprice, Alice. “Albert Einstein. El libro definitivo de citas”. Editorial Plataforma, 2016. ISBN 978-84-16256-07-5.
  3. Charles R, Swindoll. Más de 1001 ilustraciones y citas de Swindoll: Maneras sobresalientes de martillar eficazmente su mensaje. Editorial Harper Collins, 2012. ISBN 978-14-18583-22-4. p. 213.
  4. Garrido, Fernando (bajo el seudónimo Alonso Torres de Castilla). Volumen 4 de Historia de las persecuciones políticas y religiosas ocurridas en Europa desde la Edad Media hasta nuestros días: galería política filosófica y humanitaria, imparcial y concienzudamente escrita. Editor Imprenta y Librería de Salvador Manero, 1865. pp. 342-343.

Enlaces externos[editar]