Crac del 29

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El crac del 29 fue la más devastadora caída del mercado de valores en la historia de la Bolsa en Estados Unidos. El colapso de los valores de las acciones comenzó el Jueves Negro, llegando a desplomarse por completo el Martes Negro. Tuvo como consecuencia directa la Gran Depresión, que duró toda la década de 1930, prolongándose hasta, al menos, el comienzo de la Segunda Guerra Mundial y la puesta en marcha del New Deal (1933-1937) por parte del presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt.[1]

Citas[editar]

  • «El mercado siguió subiendo y subiendo. Cuando estábamos de gira, Max Gordon, el productor teatral, solía ponerme una conferencia telefónica cada mañana desde Nueva York, sólo para informarme de la cotización del mercado y de sus predicciones para el día. Dichos augurios nunca variaban. Siempre eran arriba, arriba, arriba».[sin fuentes]
  • «Hermano, ¡todavía no has visto nada!».[sin fuentes]
    • Dicho por Max Gordon utilizando una frase de Al Jolson.
  • «De vez en cuando algún profeta financiero publicaba un artículo sombrío advirtiendo al público que los precios no guardaban ninguna proporción con los verdaderos valores y recordando que todo lo que sube debe bajar».[sin fuentes]
  • «Esta era una broma pesada, porque la mayor parte de los accionistas se habían quedado sin dinero, y los agentes empezaron a vender acciones a cualquier precio».[sin fuentes]
  • «Algunos de mis conocidos perdieron millones. Yo tuve más suerte. Lo único que perdí fueron doscientos cuarenta mil dólares (o ciento veinte semanas de trabajo, a dos mil por semana)».[sin fuentes]
  • «Recuerdo que en una ocasión lo único que había en casa para comer era mostaza. Mi hermana y yo nos pusimos tanta en las galletas que nos sentó mal. Todavía no la puedo probar».
    • Peggy Terry, hija de Mary Owsley, residentes en Oklahoma City entre 1929 y 1936.
    • Fuente: Terkel, S.: Hard Times. An Oral History of the Great Depression, 1970.
  • «Los hechos son concluyentes. La cantidad de oro en manos de los EE. UU. aumentó de agosto de 1929 a agosto de 1931, los dos primeros años de contracción económica: esto es prueba evidente de que el país estaba en vanguardia de la depresion. Si el sistema de la Reserva Federal hubiera seguido las normas del patrón oro, habría reaccionado a la entrada de oro aumentando la cantidad de dinero. En vez de ello, en realidad la Fed dejó que la masa monetaria disminuyera».
  • «La cantidad total de dinero —la base monetaria— disminuyó en un 30 % de cada tres dólares en depositos y efectivo en manos del publico en 1929, a principios de 1933 solo quedaban dos, prueba irrebatible de un colapso monetario sin precedentes».

Referencias[editar]

  1. Memoria lingüística 2000-2009. Fundación del Español Urgente (Fundéu). Consultado el 1 de junio de 2019.