Catón el Joven

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Saltar a: navegación, buscar
M·PORCIVS·M·F·CATO·VTICENSIS
Marco Porcio Catón el Joven
«La primera virtud es frenar la lengua, y es casi un dios quien teniendo razón sabe callarse».
«La primera virtud es frenar la lengua, y es casi un dios quien teniendo razón sabe callarse».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 2063 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Marco Porcio Catón (en latín Marcus Porcius Cato Uticensis; n. Roma; 95 a. C. – m. Útica; 12 de abril de 46 a. C.) fue un político romano. También se lo llama Catón el Joven o Catón de Útica para distinguirlo de su bisabuelo Catón el Viejo o Catón el Censor.

Citas[editar]

  • «Anda y manifiesta a Pompeyo que a Catón no se le gana por ese lado; mas que con todo, aprecia su afecto, y en las cosas justas le dará pruebas de una amistad más leal que todos los parentescos, pero no dará prendas a la gloria de Pompeyo en daño de la patria».
  • «Era propio de los mismos que causaban grandes males el hacerlos cesar».
  • «Había sido invencible Pompeyo mientras no había hecho nada saludable y justo, y ahora, cuando quería salvar la patria, y combatir por la libertad, lo abandona su próspera fortuna».
  • «Infelices poned remedio a este mal modo de recibir a los huéspedes; no todos los que vengan serán Catones, embotad con el buen trato su autoridad y poder, porque no suelen desear más que un pretexto para tomarse fuerza lo que no les da grado».
  • «La primera virtud es frenar la lengua, y es casi un dios quien teniendo razón sabe callarse».
  • «No compres lo que es útil, sino lo que es necesario; lo meramente útil aun por moneda pequeña, es caro».
  • «No es tiempo de vacaciones y recreo, sino que es menester contener a este hombre o morir honrosamente contendiendo por la libertad».
  • «No se entrará en batalla con un hombre aguerrido y terrible, sino que ganará tiempo, porque este es el que marchita el vigor de la tiranía».
  • «Obra vuestra ha de ser el desinflar a este hinchado y amoldarle a lo que conviene».
  • «Pues si alguno de vosotros, oh ciudadanos, hubiera dado crédito a lo que siempre estuve pronosticando y aconsejado, ni ahora temeríais a un hombre solo, ni en un hombre solo tendríamos nuestras esperanzas».
  • «Pues si yo quisiera que mi salud fuera una gracia de César, a mí me tocaba ir a implorarla directamente; más no quiero tener nada que agradecer a un tirano en aquello mismo que es injusto, y no puede menos que no serlo, salvando como dueño y señor a los que no era razón dominarse».
  • «Qué hombre tan osado y tan cobarde al mismo tiempo el que contra uno solo, desarmado y desnudo, ha levantado tanta gente».
  • «Se habla, ¡oh Catón!, y se murmura de tu silencio. Muy bien, como no se murmure de mi conducta, pues yo empezaré a hablar cuando no haya de decir nada que fuera mejor no haberlo dicho».
  • «Vergüenza es, ¡oh Cátulo!, que tú, a quién incumbe examinar y corregir las vidas de todos nosotros, te dejes seducir de nuestros dependientes».
  • «¿Y nos admiramos cómo se ha perdido la república, viendo que la ambición del mando nos sigue hasta el borde del precipicio?»

Referencias[editar]