Carlota de México

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Carlota de México
«Todo aquello terminó sin haber alcanzado el éxito».
«Todo aquello terminó sin haber alcanzado el éxito».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 92 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

María Carlota Amalia Augusta Victoria Clementina Leopoldina de Sajonia Coburgo y Orléans Borbón Dos Sicilias y de Habsburgo Lorena (en francés: Marie Charlotte Amélie Augustine Victoire Clémentine Léopoldine de Saxe-Coburg-Gotha et Orléans Bourbon-Deux-Siciles et de Habsbourg-Lorraine; 7 de junio de 1840 - 19 de enero de 1927), fue princesa de Bélgica y emperatriz consorte de México, cabeza del Segundo Imperio Mexicano.

Citas[editar]

  • «¡Debí haber recordado que por mis venas corre la sangre de los Borbones, y no haber humillado mi raza y mi persona arrastrándome a los pies de un Bonaparte!».[1]
    • Palabras dichas a Napoleón III, emperador de Francia, en una reunión en la que solicitaba más apoyo de Francia para su marido Maximiliano I de México, ante la insistencia de aquel de que debía abdicar, ya que Francia abandonaba su aventura mejicana. [1]
  • «Recordadle al universo al hermoso extranjero de cabellos rubios. Dios quiera que se nos recuerde con tristeza, pero sin odio».[2]
  • «Todo aquello terminó sin haber alcanzado el éxito».[3]

Citas sobre Carlota de México[editar]

  • «Una verdadera femme d'État del calibre, no de la atolondrada Eugenia de Montijo, sino de la Reina Victoria».[4]
    • Luis Weckmann, historiador mexicano.
  • «La soberana, fresca, alegre, fiel y leal, compartiendo todos los trabajos y peligros de su esposo y viajando incansablemente por las extensas comarcas del país».[1]
  • «La archiduquesa es una de esas personas que no pueden describirse, cuya gracia y simpatía, es decir, cuya parte moral no es dable al pintor trasladar al lienzo, ni al fotógrafo al papel. Figúrate una joven alta, esbelta, llena de salud y de vida y que respira contento y bienestar, elegantísima, pero muy sencillamente vestida: frente pura y despejada; ojos alegres, rasgados y vivos, como los de las mexicanas; boca pequeña y graciosa, labios frescos y encarnados, dentadura blanca y menuda, pecho levantado, cuerpo airoso y en que compiten la soltura y magestad de los movimientos; fisonomía inteligente y espiritual, semblante apacible, bondadoso y risueño, y en que sin embargo, hay algo de grave, decoroso y que infunde respeto: figúrate esto y mucho más que esto, y se tendrá una idea de la princesa Carlota».[5]
    • Gutiérrez Estrada. [5]

Referencias[editar]

  1. 1,0 1,1 1,2 Deloya Cobián, Guillermo. La patria asediada. Editorial Las Ánimas, 2011. ISBN 9786079246976.
  2. Iturriaga de la Fuente, José N. Escritos mexicanos de Carlota de Bélgica. Editorial Banco de México, 1992. ISBN 9789686120066. p. 98.
  3. 3,0 3,1 Ausländische Unternehmen und einheimische Eliten in Lateinamerika: Historische Erfahrungen und aktuelle Tendenzen, Volumen 44. Colaborador Friedrich-Alexander-Universität Erlangen-Nürnberg. Sektion Lateinamerika. Editorial Vervuert, 2001. ISBN 9783893547449. p. 38.
  4. Aguilar, Enrique; Igler, Susanne. Carlota de México: Versiones literarias de un personaje histórico en obras selectas de la literatura mexicana del siglo XX. Editorial Ensayo, 1998. p. 22.
  5. 5,0 5,1 México: de la Reforma y el Imperio. Compilado por Héctor Díaz Zermeño, Javier Torres Medina. Editorial UNAM, 2005. ISBN 9789703222179. p. 153.