B. Traven

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



Bruno Traven

Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 50 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

B. Traven (Alemania, 23 de febrero de 1882 - Ciudad de México, 26 de marzo de 1969) es uno de los tantos seudónimos (Bruno Traven, Traven Torsvan, Hal Croves o Ret Marut) de un novelista que escribió en alemán y fue famoso en los Estados Unidos principalmente por ser el autor de la novela El tesoro de Sierra Madre ("Der Schatz der Sierra Madre", 1927).

Citas[editar]

  • «El canastero tenía muy escaso conocimiento del mundo exterior, sí es que tenía alguno, de otro modo hubiera sabido que a lo que a él le ocurría pasaba a todas horas del día con todos los artistas del mundo»
  • «En los últimos tiempos había encontrado la vida tan risueña y agradable, que se negaba a renunciar a ella, pues sabía que aún le restaban muchos años buenos»
  • «Jugaba ajedrez con maestría, pero no admitía una derrota. Sí algún contrincante la superaba, suspendía el partido, aventándole no sólo las piezas del juego sino hasta el tablero»
  • «Tenia ya veinticuatro, una edad en la cual en México las mujeres ya no se sienten en condiciones de escoger, y generalmente toman lo que les llega sin esperar, títulos, posición social, fortuna o al hombre guapo y viril de sus sueños»
  • «Pues déjame decirte una cosa: las gallinas no necesitan de gallo para poner huevos»
  • «Nunca pensó él que un ser humano podía encolerizarse tanto»
  • «¿De qué sirve un buen ejemplo en un libro sino puede uno servirse de él para su propio bien?»
  • «Allí se quedo largo tiempo dibujando con la punta de su zapato figuras imaginarias sobre el piso del corredor mientras por su mente desfilaban quien sabe cuántas reflexiones»
  • «El perro lo tomo con más suavidad que prisa, lanzó una mirada de agradecimiento a su favorecedor, cómo ningún hombre y sólo los animales saben hacerlo»
«
Claro, que si la persona no es ni sensata ni honesta no podrá comprender las cosas en la misma forma en que nosotros aquí las entendemos
»
P. 24 "Canasta de Cuentos Mexicanos". Ed. SELECTOR. ISBN 978-970-643-854-6
  • «Los comerciantes hacían sus tratos tan ruidosamente como si se encontraran en una feria, mientras los servicios religiosos se llevaban acabo al mismo tiempo»
  • «Todos tenemos que trabajar en la vida, y también tú tendrás que hacerlo»
  • «A medida que hablaba, lloraba desconsolado, hasta que llego un momento en que sólo pudo balbucear frases incoherentes»
  • «Pronto observe que el pobre no estaba ni ebrio ni adormecido sino que sufría intensamente»
  • «¿El alcalde, señor? Ese es el bruto más grande que hay. Por eso lo eligieron»
  • «Se encontraba desesperado, no pensaba en ninguna de las consecuencias de su crimen; como un niño testarudo, deseaba ver satisfecho su deseo inmediatamente»