Ir al contenido

August Strindberg

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
August Strindberg
«Cuando se tienen veinte años, uno cree haber resuelto el enigma del mundo; a los treinta reflexiona sobre él, y a los cuarenta descubre que es insoluble»
«Cuando se tienen veinte años, uno cree haber resuelto el enigma del mundo; a los treinta reflexiona sobre él, y a los cuarenta descubre que es insoluble»
Véase también
Biografía en Wikipedia.
Multimedia en Wikimedia Commons.
Obras en Wikisource.
Obras en Cervantes Virtual.
Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 112 años.

August Strindberg (Estocolmo, 22 de enero de 1849 – ibídem, 14 de mayo de 1912) fue un escritor y dramaturgo sueco.

Citas[editar]

  • «Cuando se tienen veinte años, uno cree haber resuelto el enigma del mundo; a los treinta reflexiona sobre él, y a los cuarenta descubre que es insoluble».[1][2][3]
  • «El capital no está solamente en el trabajo manual; la inteligencia es un capital, y el celo también».[4][5]
  • «La educación hace de cada uno de nosotros una pieza de una máquina y no un individuo».[6][7]
  • «La verdad es siempre desvergonzada».[8]
  • «Los hijos son educados como si debiesen ser hijos toda la vida, sin que se piense en absoluto que se convertirán en padres».[9][10][11]
«No es la victoria lo que yo quería, sino la lucha».[12]
  • «No se puede tener otra tarea en cuanto a la vida que la de conservarla hasta morir».[13][14][15]
  • «Para mí que no creo en el más allá, mi hija era una garantía de inmortalidad, era la única cosa eterna para mí».[16]
  • «¿Por qué un soldado no debería llorar?».[17]
  • «Sin un punto de apoyo sólido fuera de mí, me es imposible inclinarme».[18]
  • «Somos inocentes pero responsables. Inocentes ante Aquel que ya no existe, responsables ante nosotros mismos y nuestros semejantes».[19]

Citas sobre Strindberg[editar]

  • «Me ha acompañado toda la vida: lo he amado, lo he odiado y he lanzado sus libros contra la pared. Lo único que no he podido hacer nunca es deshacerme de él».[20]

Referencias[editar]

  1. Bartra (1994), p. 297.
  2. Señor (1997), p. 181.
  3. Ortega (2013), p. 1380.
  4. Bartra (1994), p. 296.
  5. Señor (1997), p. 365.
  6. Bartra (1994), p. 296.
  7. Señor (1997), p. 190.
  8. Bartra (1994), p. 296.
  9. Bartra (1994), p. 296.
  10. Señor (1997), p. 222.
  11. Ortega (2013) p. 1407.
  12. Bartra (1994), p. 296.
  13. Bartra (1994), p. 296.
  14. Señor (1997), p. 578.
  15. Ortega (2013) p. 4207.
  16. Bartra (1994), p. 296.
  17. Bartra (1994), p. 296.
  18. Bartra (1994), p. 296.
  19. Bartra (1994), p. 296.
  20. "Strindberg, en el teatro de la locura". Fernández-Santos, Elsa. 'El País.10.05.2012.

Bibliografía[editar]

  • Señor, Luis (1ª ed. 1997 / 2017). Diccionario de citas. Espasa Calpe. ISBN 8423992543.