Armando Palacio Valdés

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Armando Palacio Valdés
«Me hice abogado, que es la carrera de los ricos tontos y los pobres listos».
«Me hice abogado, que es la carrera de los ricos tontos y los pobres listos».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 82 años.
Icon PD.svg

Armando Palacio Valdés (Entralgo, Laviana, Asturias, 4 de octubre de 1853 – Madrid, 29 de enero de 1938) fue un escritor español.

Citas[editar]

  • «Cuando el escritor principia a comerciar con su ingenio, no tarda en sorprender los pagos».[1]
  • «De la inteligencia no viene jamás la felicidad, por más que otra cosa afirma Schopenhauer, porque la inteligencia no admite reposo».[2]
  • «Desde que se cesa de luchar por ella, la vida ya no tiene sabor».[3]
  • «El tabajo del labrador es el trabajo natural del hombre, el único que aquieta las pasiones y vigoriza el cuerpo».[4]
  • «En este mundo, los errores se expían como si fueran crímenes».[5]
  • «En la soledad está nuestra grandeza, pero en la sociedad nuestra eficacia».[6]
  • «La mayoría de la gente acepta los dogmas de su religión como los artículos del reglamento de un casino, sin pensar en ellos más que cuando algún socio pide en la junta general su lectura».[7]
  • «La oratoria política es el arte de decir vulgaridades con corrección y propiedad».[8][9]
  • «La vida está hecha para obrar, y es tan corta, que si nos obstinamos en razonar cada uno de nuestros pasos, corremos el peligro de quedar inmóviles».[10]
  • «La vida no se nos ha dado para ser felices, sino para merecer serlo».[11]
  • «Los neurasténicos aman la soledad, como los malos estómagos gustan de los alimentos ácidos a sabiendas de que les son fatales».[12]
  • «Me hice abogado, que es la carrera de los ricos tontos y los pobres listos».[13]
  • «No hay nada más triste que la tristeza de un hombre alegre».[14][15]
  • «Para que un hombre sea realmente feliz, es menester que esté contento de sí mismo».[16]
  • «Triste es llegar a una edad en que todas las mujeres agradan y no es posible agradar a ninguna».[17][18]

Referencias[editar]

  1. Ortega (2013), p. 1554.
  2. Ortega (2013), p. 2317.
  3. Señor (1997), p. 573.
  4. Señor (1997), p. 394.
  5. Ortega (2013), p. 1533.
  6. Ortega (2013), p. 3833.
  7. Ortega (2013), p. 3591.
  8. Señor (1997), p. 270.
  9. Ortega (2013), p. 3379.
  10. Ortega (2013), p. 2911.
  11. Señor (1997), p. 230.
  12. Ortega (2013), p. 3864.
  13. Señor (1997), p. .
  14. Señor (1997), p. 530.
  15. Ortega (2013), p. 130.
  16. Ortega (2013), p. 1750.
  17. Señor (1997), p. 178.
  18. Ortega (2013), p. 348.

Bibliografía[editar]

  • Ortega Blake, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial. México, 2013. ISBN 6073116314, 9786073116312. (En Google Books.) [
  • Señor, Luis (1ª ed. 1997 / 2017). Diccionario de citas. Espasa Calpe.  ISBN 8423992543.