Antonio Buero Vallejo

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Antonio Buero Vallejo
«Cuando no me ve nadie, como ahora, gusto de imaginar a veces, si no será la música la única respuesta posible para algunas preguntas».
«Cuando no me ve nadie, como ahora, gusto de imaginar a veces, si no será la música la única respuesta posible para algunas preguntas».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 19 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Antonio Buero Vallejo (Guadalajara, España, 29 de septiembre de 1916 – Madrid, 29 de abril de 2000) fue un dramaturgo español. Obtuvo el Premio Cervantes en 1986.

Citas[editar]

  • «Cuando no me ve nadie, como ahora, gusto de imaginar a veces, si no será la música la única respuesta posible para algunas preguntas».
    • Fuente: El concierto de San Ovidio. Volumen 35 de Clásicos Castalia Series. Antonio Buero Vallejo. Editor y compilador Ricardo Doménech. 3ª Edición, ilustrada, reimpresa. Editorial Escelicer, 1971. Página 196.
  • «Duda cuanto quieras, pero no dejes de actuar».
    • Fuente: La tejedora de sueños: Llegada de los dioses. Volumen 45 de Letras hispánicas. Antonio Buero Vallejo. 2ª Edición. Ediciones Cátedra, 1977. ISBN 9788437603469. Página 35.
  • «El tiempo son nuestros impulsos, el tiempo somos nosotros y no es posible detenerlo». [1]
  • «Te quiero con tu tristeza y tu angustia; para sufrir contigo y no para llevarte a ningún falso reino de la alegría».
    • Fuente: Teatro: En la ardiente oscuridad. Gran teatro del mundo. Editorial Losada, 1959. Página 26.
  • «Vivimos en un mundo civilizado al que le sigue pareciendo el más embriagador deporte la viejísima práctica de las matanzas. Te degüellan por combatir la injusticia establecida, por pertenecer a una raza detestada; acaban contigo por hambre si eres prisionero de guerra, o te fusilan por supuestos intentos de sublevación; te condenan tribunales secretos por el delito de resistir en tu propia nación invadida... Te ahorcan porque no sonríes a quien ordena sonrisas, o porque to Dios no es el suyo, o porque tu ateísmo no es el suyo... A lo largo del tiempo, ríos de sangre. Millones de hombres y mujeres». [2]
    • Fuente: La Fundación.

Referencias[editar]