Anna Ajmátova

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Anna Ajmátova
«Sabes, yo he leído que no mueren las almas»
«Sabes, yo he leído
que no mueren las almas»
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 54 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Anna Ajmátova (Bolshói Fontán, cerca de Odesa, 23 de junio de 1889-Domodédovo, cerca de Moscú, 5 de marzo de 1966) fue una poeta rusa.

Citas[editar]

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «Conocí a Ósip Mandelstam en la Torre de Viacheslav Ivánov en la primavera de 1911. [...] Lo vi por segunda vez en casa de Tolstói en Staro-Nevski; no me reconoció y Alexéi Nikoláievich se puso a hacerle preguntas sobre la mujer de Gumiliov, y él indicó con las manos cómo era de grande el sombrero que yo había llevado. Me asusté por si sucedía algo irreparable y me di a conocer».[1]
    • Fuente: Mandelstam (1913)
  • «[...] Esta vida es hermosa,
    sé sabio, corazón.

    Tú estás transido,
    lates en sorda calma...
    Sabes, yo he leído
    que no mueren las almas».[2]
  • «No, no estaba bajo un cielo extraño,
    Ni bajo la protección de extrañas alas,
    Estaba entonces con mi pueblo
    Allí donde mi pueblo, por desgracia, estaba».[3]
    • Fuente: Réquiem
    • Nota: Traducción de Jesús García Gabaldón
    • Variante: «Jamás busqué refugio bajo cielo extranjero,
      ni amparo procuré bajo alas extrañas.
      Junto a mi pueblo permanecí estos años,
      donde la gente padeció su desdicha».[4]
  • «Y vino una noche que no conoció la aurora».[3]

Citas sobre Ajmátova[editar]

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «Ella a todos nos llevaba a un plano más alto de la existencia».[5]
  • «¡Oh musa del llanto, la más bella de las musas!
    ¡Cómplice perdida de la noche blanca en la que naces!
    Haces pasar sobre Rusia tu sombra atormentada
    y tu queja aguda nos hiere cual disparo!».[4]
  • «Para ella, tras la guerra Leningrado no era más que un vasto cementerio, el camposanto de sus amigos. [...] El relato de la tragedia no aliviada de su vida iba mucha más allá de nada que nadie me habia expresado jamás en palabras habladas».[6]
    • Isaiah Berlin
    • Fuente: Personal Impressions
    • Nota: Berlin se reunió con Ajmátova en Leningrado en 1945[6]

Referencias[editar]

  1. Ajmátova, Anna (traducido por Marta Sánchez-Nieves, Arturo Peral). Mandelstam. Nordica, 2020. ISBN 8418067500, 9788418067501. En Google Libros. Consultado el 19 de marzo de 2020.
  2. Ajmátova, Anna (traducción de José Luís Reina Palazón). He leído que no mueren las almas. Penguin Random House Grupo Editorial España, 2018. ISBN 843973428X, 9788439734284. En Google Libros. Consultado el 19 de marzo de 2020.
  3. 3,0 3,1 Villena, Luis Antonio de. La felicidad y el suicidio. Penguin Random House Grupo Editorial España, 2013. ISBN 8490196370, 9788490196373. En Google Libros. Consultado el 19 de marzo de 2020.
  4. 4,0 4,1 Montagut, M.ª Cinta. Tomar la palabra: Aproximación a la poesía escrita por mujeres. Editorial UOC, 2015. ISBN 8490647860, 9788490647868. En Google Libros. Consultado el 19 de marzo de 2020.
  5. Pikouch, Natalia. Cinco ensayos sobre literatura rusa contemporánea, p. 55. Universidad de Antioquia, 2007. ISBN 9587140311, 9789587140316. En Google Libros. Consultado el 19 de marzo de 2020.
  6. 6,0 6,1 McGrath, Charles (en inglés). «No Longer Writing, Philip Roth Still Has Plenty to Say.» 16 de enero de 2018. The New York Times. Consultado el 19 de marzo de 2020.