Alexander Fleming

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Alexander Fleming
«No son los vestíbulos de mármol los que proporcionan la grandeza intelectual, sino el alma y el cerebro del investigador».
«No son los vestíbulos de mármol los que proporcionan la grandeza intelectual, sino el alma y el cerebro del investigador».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikidata-logo-en.svg Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 66 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Alexander Fleming (Lochfield, Escocia, 6 de agosto de 1881 – Londres, 11 de marzo de 1955) fue un científico escocés descubridor de la penicilina.

Citas[editar]

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «A veces uno encuentra lo que no busca».
    • Original: «One sometimes finds what one is not looking for». [1]
  • «No son los vestíbulos de mármol los que proporcionan la grandeza intelectual, sino el alma y el cerebro del investigador». [2]
  • «Para el nacimiento de algo nuevo, tiene que haber un acontecimiento. Newton vio caer una manzana; James Watt vio hervir una tetera; Rontgen empañó algunas placas fotográficas. Y estas personas sabían lo suficiente como para traducir los sucesos ordinarios en algo nuevo».
    • Original: «For the birth of something new, there has to be a happening. Newton saw an apple fall; James Watt watched a kettle boil; Rontgen fogged some photographic plates. And these people knew enough to translate ordinary happenings into something new». [3]
  • «Un jardinero no debe ser impaciente. Las flores necesitan tiempo para desarrollarse; si se intenta apresurar su crecimiento, se les hace más mal que bien. Se las puede proteger contra los elementos, se las puede dar de comer y de beber, pero no resulta difícil matarlas si se las proporciona demasiada comida o bebidas demasiado fuertes. Ellas responden a la simpatía; son capaces de soportar tratamientos extremadamente duros. En resumen, se parecen mucho a los seres humanos». [2]

Referencias[editar]