Disturbios de Birmingham de 1791

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
(Redirigido desde «Priestley Riots»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Joseph Priestley, el controvertido disidente inglés, que antes había sido unitario.[1][2]

Los Disturbios de Birmingham de 1791 (también conocidos como Priestley Riots) tuvieron lugar entre el 14 de julio y el 17 de julio de 1791 en Birmingham (Inglaterra). Los principales objetivos de los alborotadores eran los disidentes religiosos y muy particularmente Joseph Priestley, un personaje controvertido tanto teológica como políticamente. Varios asuntos de actualidad locales y nacionales contribuyeron a agitar las pasiones de los alborotadores: desde ciertos desacuerdos sobre la venta de ciertos libros en bibliotecas públicas hasta las controversias en torno a los intentos de los disidentes de obtener los plenos derechos civiles, así como el apoyo de los mismos a la Revolución francesa.

Invitación para la cena[editar]

«Un grupo de caballeros tiene la intención de realizar una cena el día 14 del mes presente para conmemorar el auspicioso día que fue testigo de la emancipación de veintiséis millones de personas del yugo del despotismo y que restauró las bendiciones de un gobierno igualitario a una nación verdaderamente grande e ilustrada, nación con la cual es nuestro interés, como pueblo comercial, y nuestro deber, como amigos de los derechos generales de la humanidad, promover un libre intercambio, que ha de servir a una amistad permanente.

Cualquier amigo de la libertad, dispuesto a unirse a la sobria celebración, tenga la bondad de dejar su nombre en la barra del hotel, donde las entradas pueden adquirirse a cinco chelines cada una, incluyendo una botella de vino; pero no se admitirá a ninguna persona que no lleve su boleto. La cena estará en la mesa a las tres horas de la tarde en punto».[3]

Narración de Hutton[editar]

«Me apartaron como si fuera una pestilencia; olas de tristeza me arrastraban y me aplastaban con fuerzas multiplicadas, cada una con mayor dureza. Mis hijos estaban angustiados. Mi esposa, inmersa en una enorme aflicción, estaba dispuesta a abandonar mis brazos por los de la muerte, ¡y yo mismo me vi reducido a la triste necesidad de mendigar humildemente una cantimplora de agua en una casa de campo!... Por la mañana del 15 de julio yo era un hombre rico; por la noche estaba arruinado».[4]

Disturbios[editar]

15 de julio[editar]

«Como había una luz de luna notoriamente tranquila y clara, podíamos ver a una distancia considerable, y, al estar en un terreno elevado, oíamos con claridad todo lo que pasaba en la casa, cada grito del populacho y casi cada uno de los golpes de los instrumentos que habían traído para derribar las puertas y destrozar el mobiliario. Pues no podían encender ningún fuego, aunque oímos a uno de ellos que ofrecía dos guineas por una vela encendida; mi hijo, a quien dejamos detrás de nosotros, había tomado la precaución de apagar todos los fuegos en la casa, y otros amigos míos habían logrado que todos los vecinos hicieran lo mismo. Posteriormente oí que estaban esforzándose mucho, sin efecto, para obtener fuego de mi gran máquina eléctrica, que se encontraba en mi biblioteca».[5]

Joseph Priestley[editar]

«Nací inglés como cualquiera de ustedes. Aunque, como disidente, he trabajado bajo restricciones de derechos civiles, he puesto mi parte desde hace mucho en apoyo al gobierno, y supuse que contaba con la protección de su constitución y sus leyes para mi patrimonio. Sin embargo, me he sentido muy profundamente decepcionado, como podrá sentírselo cualquiera de ustedes si, como yo, con o sin causa, llegaran a ser tan desafortunados como para recabar el odio popular. Ya que entonces, como ustedes han visto en mi caso, sin ningún tipo de juicio de clase alguna, sin ninguna explicación de su crimen, o del peligro que ustedes constituyen, sus casas y todas sus propiedades pueden ser destruidas, y tal vez no tengan la suerte de escapar con vida como lo he hecho yo.... ¿Qué son las viejas Lettres de Cachet francesas o los horrores de la demolida Bastilla, en comparación con esto?».[6]

Referencias[editar]

  1. Tomalin, 15s.
  2. Tyson, 7s; Chard, 57.
  3. An authentic account of the riots in Birmingham, 2
  4. Hutton, William. «A Narrative of the Riots in Birmingham, July 1791». The Life of William Hutton. Londres: Printed for Baldwin, Cradock, and Joy, Paternoster Row; and Beilby and Knotts, Birmingham, 1816. Google Books. Consultado el 28 de febrero de 2008.
  5. Priestley, 30.
  6. Priestley, viii-ix.