Fátima Mernessi

De Wikiquote, la colección libre de citas y frases célebres.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
فاطمة مرنيسي
Fāṭima Marnīsī
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Esta página contiene citas de una persona actualmente viva.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Fátima Mernissi (en árabe, فاطمة مرنيسي, Fāṭima Marnīsī; Fez; 1940) es una escritora marroquí que defiende un concepto humanista donde las mujeres tienen que asumir su papel luchando con la palabra, el arma principal para lograr la igualdad y hacer la revolución. En 2003 recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, junto a Susan Sontag.

Citas[editar]

  • «Es cierto, yo nací en un harén».
  • «Sí, pensé, acababa de encontrar la respuesta a mi enigma. A diferencia del hombre musulmán, que establece su dominación por medio del uso del espacio (excluyendo a la mujer de la arena pública), el occidental manipula el tiempo y la luz. Este último afirma que una mujer es bella sólo cuando aparenta tener catorce años(…)».
  • «Fijar esa imagen de niña en la iconografía como ideal de belleza condena a la mujer madura a la invisibilidad».
  • «Al confinar a las mujeres al estatus de objetos simbólicos que siempre serán mirados y percibidos por el otro, la dominación masculina las coloca en un estado de inseguridad constante. Tienen que luchar sin cesar por resultar atractivas, bellas y siempre disponibles».
  • «La palabra clave es la frontera y el miedo. Occidente tiene miedo al islam, los hombres tienen miedo de las mujeres. Contra esto se crean dobles barreras: el visado en la frontera que separa los del sur de los del norte. Y, dentro del Magreb, el espacio público, reservado a los hombres, del privado en el que se confina a las mujeres a la obediencia. (...) El transgresor ha de saltar tres obstáculos a la vez: la frontera del país, la de su diversidad cultural y la de clase inferior y reprimida. –¿Cuál es su propuesta? –Es tan tonta como simple. En vez de cerrar fronteras, pedir visados, armarse hasta los dientes y dar lugar al nacimiento de nuevos fascismos europeos, bastaría con invertir en educación. La educación de la mujer en el mundo árabe se ha revelado como el método anticonceptivo más eficaz. Allí donde ha fracasado la píldora gratuita, impuesta despóticamente en muchos casos y como tal rechazada, triunfa el control de la natalidad basado en la alfabetización y la cultura».
    • María Asunción Guardia, La Vanguardia (11/6/1992)
  • «A escala mundial el hombre musulmán no tiene poder. Por eso compra armas, porque en esa situación “femenina” internacional su problemática es la del poder».